Páginas vistas en total

jueves, 18 de agosto de 2016

The Pillow Book. Peter Greenaway. Ficha técnica.






Ficha técnica:


Título original: The Pillow Book.
País: Reino Unido/Francia/Países Bajos/Luxemburgo.
Año: 1996.
Duración: 126 minutos.

Dirección: Peter Greenaway.
Guión: Peter Greenaway, basado en el libro de Shei Sonagon, 
Casting: Aby Cohen, Ithomi Ishihara, Carrie O'Brien, Aimi O, Liora Reich.
Dirección de Fotografía: Sacha Vierny.
Música: Brian Eno.
Edición: Peter Greenaway.

Diseño de Vestuario: Dien Van Straalen.Kojj Tatsuno, Emy Wada.
Maquillaje: Seiji Arai, Cathy Folmer, Shoko Ishigaki, Sara Meerman, Vivian Nowak,  Noriko Sato, Kyôko Toyokawa.

Productor: Kees Kasander
Productores ejecutivos: Terry Glinwood, Jean-Louis Piel, Tom Reeve, Denis Wigman.
Diseño de producción: Koichi Hamamura, Willemijn Loivers, Hiroto Oonogi, Andrée Putman, Noriyuki Tanaka, , Wilbert Van Dorp.
Compañías productoras: Kasander & Wigman Productions, Woodline Films Ltd., Alpha Film Corporation. Distribución: Ace Pictures, Ciné 360.

Intérpretes:


Vivian Wu :Nagiko,
Yoshi Oida : el editort,
Ken Ogata : el padre,
Hideko Yoshida: la tía/la criada,
Ewan McGregor : Jerome,
Judy Ongg : la madre,
Ken Mitsuishi : el marido.
Más créditos en Imdb.


Sinopsis:



En Kyoto, en los años 70, un anciano calígrafo escribe con gran delicadeza una felicitación en la cara de su hija el día de su cumpleaños. Cuando se hace mayor, Nagiko recuerda emocionada aquel regalo, y busca al amante calígrafo ideal que utilice todo su cuerpo como una hoja en blanco....


Comentario:


En 'The Pillow book', Peter Greenaway (1996) construye una alegoría de la escritura, con el estilo grotesco y bizarro a que nos tiene acostumbrados, que conecta con el espíritu nihilista, cínico y desorientado de la vieja Europa, que demuestra lo despistado que andaba Cronenberg cuando afirmó que los norteamericanos se estaban volviendo blanditos de ver tanto cine oriental (Videodrome, 1982), olvidando de donde vienen las producciones más crueles y violentas, pasando por alto la serie 'Guinea Pig'; quizá a algunos todavía nos empatiza esa blandura de que se acusa a los norteamericanos, sin caer en la cursilería del indie. porque hay muchas sensibilidades que derivan hacia diferentes estados de ánimo, incluso se originan cambios en la propia actitud en nuestro discurrir por la vida. Este título, mira por donde, a algunos, como Javier Ocaña, les pareció pretencioso y Pablo Kurt se mantuvo demasiado neutro: " Greenaway sigue explorando los lenguajes cinematográficos del sexo y la muerte en una cinta poco convencional (como todo lo de su director) que dividió a la crítica." (Filmaffinity)


El terriblemente provocador cineasta británico, (un sentimiento que logra desatar, incluso en los más duros y machitos), establece un nexo entre la escritura y la relación carnal, que protagoniza la historia narrada y protagonizada por Nagiko Kiyohara, en la que el cineasta desvela la 'prostitución' del escritor por sus editores y el proceso iniciático de una joven que pasa de ser el soporte de la escritura de los hombres al pincel que les da forma. El título hace referencia a la costumbre japonesa de guardar en unas almohadas de madera o cerámica huecas los diarios íntimos. El referente de Nagiko es una poetisa, Sei Shonagon, de la que aprende a escribir listas de las cosas que le disgustan y le gustan. Tiene especial preferencia por el color añil, que a medida que progresa el film se llenará de significado.




Es una película difícil de ver, en la que se contraponen tradición (aprendizaje del chino mandarín, costumbres antiguas japonesas, indumentarias y peinados...) y la modernidad (aviones que sobrevuelan las ciudades). Esta dialéctica se dará también en la forma, pretendidamente vanguardista, en la que la alternancia de secuencias, combinada con imágenes del camasutra, se logra con la inscripción de unas en otras, que se desplazan en todas las direcciones del encuadre, como una metáfora de su propio cuerpo que describe como un poste indicador apuntando en todas las direcciones. Su propio padre, calígrafo, que cada cumpleaños le dibuja en la cara una bendición tradicional, mantiene a la familia dejándose sodomizar y humillar por su editor; la niña que no puede comprender ésto se debate en el dilema de elegir a su compañero entre calígrafos indiferentes que sean buenos amantes o excelentes amantes pero pobres calígrafos.



Casada de acuerdo con la costumbre nipona y tras fracasar un matrimonio en el que el hombre no siente inclinación por las letras y quema sus libros, huye a Occidente y conoce a un escritor inglés, Jerome (Ewan McGregor) políglota, que la inicia en el arte de la escritura, ofreciendo su propio cuerpo como papel. Hasta ese momento, la mujer había preferido mantener relaciones con hombres mayores para evitar implicarse emocionalmente. El atractivo del escritor la atrapa y la somete a la pesadilla de los celos, que quebrantan su perfecta unión; la razón de su postración reside en el hecho de que el joven repite la historia de su padre y se deja sodomizar por el editor, que es el mismo personaje, encarnado por el mismo actor, trasladado en el lugar y en el tiempo.



La historia se repite. Maneja su vida, escribe sus libros, es el pincel, pero pierde a su amante. Éste, como el Romeo de Shakespeare, se suicida y se cubre el sexo con el libro de Sei Shonagon, y le deja a Nagiko su epitafio: "Reúnete conmigo en todas las bibliotecas del mundo". La madre despectiva y a su vez despreciada por el hijo, lo describe como un disléxico sin imaginación. El editor, movido por una gran pasión, profana su tumba y escribe sobre su piel desollada un libro de cabecera, mientras se oye la voz en off de Nagiko mostrando sus sentimientos por el color añil, tanto del papel que le envuelve, como de la coloración del cadáver. Escatológico.



Desengañada y destrozada tras la muerte de Jerome escribe en los cuerpos de sus sucesivos amantes diferentes libros: el inocente, el idiota, el impotente, el exhibicionista, el amante. Es así como ve a los hombres. Triste y sin aliciente quema sus libros y vuelve a Japón, tras el segundo incendio de su vida, donde tiene una hija, no importa con quién,y donde sigue escribiendo otros libros con el afán de conseguir el escrito en el cuerpo de Jerome; todos ellos adoptan la forma de conclusión de sus experiencias: libro de la juventud, de los secretos, del silencio, de la traición, de los falsos comienzos y el deseado de la muerte del editor. Este fin se presagia con el auge de los movimientos ecologístas, cuya actividad se insinúa a lo largo de todo el film con discretas pinceladas, que denuncian la devastación de los bosques y la contaminación de las aguas por la industria del libro, en unos momentos en los que se apunta la posibilidad de prescindir del papel en la comunicación entre los hombres. 

A sus veintiocho años Nagiko ha acumulado suficiente experiencia para escribir su diario íntimo, su lista de cosas que hacen que su corazón lata más deprisa, para legárselo a su hija e iniciarla en las artes de la escritura y del amor. El editor que había chantajeado,violado, humillado y profanado a su padre y a su amante, había culminado de forma inexorable su ciclo vital. El cuerpo de Jerome (excusa para largas secuencias de Ewan MacGregor desnudo en primeros planos) será el vehículo para excitar e interesar a un editor que no siente placer con las mujeres. El cuerpo y la palabra forman un todo inseparable. La literatura y el amor, entendido como pasión carnal (Eros y Afrodita). Su madre pudo disfrutar de las delicias de la carne y de la literatura a un tiempo a cambio de su sumisión; Nagiko perteneció a una generación de mujeres que no aceptaban esta pasividad y esta elección le impuso un sacrificio.



Jerome encarna el cosmopolitismo del judío ( pene circuncidado), políglota y sin patria. La primera escritura sobre el cuerpo de la mujer será en yiddish, lengua de los judíos ortodoxos de todo el mundo. Él encarna la modernidad, con su máquina de escribir; ella la tradición oriental , con su escritura en chino mandarín, que mantendrá después de su travesía hacia su propia liberación, ejerciendo todas las profesiones de una mujer occidental, incluída la de modelo de pasarela .

Un film que no olvidas  fácilmente,y que pasa a engrosar el número de títulos del cineasta inglés que no deja indiferente a nadie: 'El vientre de un arquitecto' (1987), 'El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante' ((1989), 'El niño de Macon' (1993), Eisenstein en Guanajuato (2015), etc. En 2012 colaboró con Godard en 3x3D.




No hay comentarios:

Publicar un comentario