Páginas vistas en total

lunes, 12 de septiembre de 2016

Cinco minutos de gloria. Oliver Hirshbiegel.









Ficha técnica:


Título original: Five Minutes of Heaven.
País:  Reino Unido.
Año  2009.
Duración: 89 ,minutos.

Dirección: Oliver Hirshbiegel.
Guión: Guy Hibbert.
Casting: Georgia Simpson.
Director de Fotografía: Ruairi O'Brien.
Música: David Holmes y Leo Abrahams.
Edición: Hans Funk.
Dirección artística: Gilliam Devenney.
Coordinador de especialistas: Joe Condren.

Diseño de Vestuario: Maggie Donnelly.
Diseño de maquillaje y peluquería: Pamela Smith.
Estilista de peluquería: Jill Green.

Productor: Eoin O'Callagham, Stephen Wright.n Mullan.
Productor asociado: Do
Productores ejecutivos: Paul Trijbits, François Ivernel, Cameron Mckracken, Ed Guiney, Andrew Lowe. Productor ejecutivo BBC: Patrick Spence.
Diseño de producción: Mark Lowry.
Compañías de producción: BBC Films, Big Fish Film,Bórd Scannán na hÉireann, Element Pictures...


Intérpretes:


Liam Neeson: Alistair Little,
Marc Davidson: Joven Alistair,
Kevin  O'Neill: joven Joe,
James Nesbitt: Joe,
Ana Maria Marinca: Vika,
Richard Domer: Michael,
Mark Davison.
Gerard Jordan: Jim.


Sinopsis:


Alistar Little (Liam Neeson) es líder de una violenta célula del IRA en el conflicto que vive Irlanda en 1975. Alistair debe matar a James Griffin, un joven católico. El hermano menor (de 11 años) presencia con horror como muere el mayor. Treinta años después, Joe y Alistair deben encontrarse ante las cámaras de  TV, de cara a una reconciliación, pero algo sucederá....


Críticas:

Aunque la crítica se ha mantenido en un terreno neutral, con algún crítico entusiasmado, también hay quien ha echado un jarro de agua fría al proyecto, como Javier Ocaña, para quien : "Cuando se aborda una historia como la que contiene Cinco minutos de gloria, acercamiento del alemán Oliver Hirschbiegel, autor de El hundimiento, al conflicto político de Irlanda del Norte, sus responsables deben decidir desde un principio el camino a tomar (...) Sin embargo, cuando llega el momento del encuentro televisado, se convierte en la historia de un doble fracaso. Primero, el del programa en sí, que tras toda la parafernalia previa, ni siquiera logra que víctima y verdugo se vean. Segundo, el de la película, que parece girar hacia la opción de la dialéctica para luego emborronarla con una posterior pelea callejera, indigna de un producto de esta trascendencia." (1)

En efecto, la reconciliación de los pueblos que han sufrido enfrentamientos entre los propios compatriotas es tan difícil, que hace más de 2000 años, los romanos, que celebraban de forma espectacular sus triunfos sobre otros pueblos, en los que exhibían el botín adquirido en los combates, y paseaban ante la plebe reunida para el evento a los reyes de otros pueblos, como el galo Vercingetorix, (Cleopatra se suicidó para no ser paseada en triunfo ), jamás celebraban la victoria sobre sus propios compatriotas. Hemos retrocedido tanto en la comprensión de este fenómenos, que, en pleno siglo XX, los tiranos se han pasado años celebrando el sometimiento de la otra mitad de su país. A nadie puede, pues, extrañar que los odios calen tan profundo.

Los pueblos sudamericanos que han padecido constantemente enfrentamientos civiles parecen haber entendido mejor este film:

El argentino Pablo O.Scholz comienza haciéndose una pregunta: " Es posible aproximarse a la verdad y a la reconciliación, cuando hay un asesinato a sangre fría? Ese es el tema central de Cinco minutos de gloria , la nueva película del alemán Oliver Hirschbiegel ( La caída ). De nuevo la controversia: si en el filme mencionado se abordaba el final de Hitler, aquí es el enfrentamiento entre los católicos del Ejército Republicano Irlandés (IRA) y los protestantes del Ulster, en Irlanda del Norte, por 1975, y décadas después, cuando el asesino y el hermano de una víctima puedan mirarse cara a cara (...) Hirschbiegel, quien había tenido su paso por Hollywood con Invasores , vuelve a demostrar ahínco desde la marcación, aunque en los tiempos muertos no parezca saber cómo hacer para que la historia fluya. Hay un mensaje en contra de la violencia, un paralelismo con lo que sucede en la Inglaterra actual y los musulmanes terroristas, muy buenas intenciones y un dolor palpable en cada fotograma." (2)

Horacio Bernades, se hace también una pregunta: " ¿Puede alcanzarse alguna forma de verdad cometiendo torpezas? Primera película anglohablante del realizador alemán Oliver Hirschbiegel (que con La caída logró uno de los grandes éxitos del cine global en los últimos años), Cinco minutos de gloria demuestra que se puede. Basada en personajes reales, la película de Hirschbiegel echa mano de un episodio de violencia política que tuvo lugar en la Irlanda ocupada de los años ’70, para postular que el costo de matar al semejante jamás es bajo. Haya o no argumentaciones políticas para hacerlo. Transmitir al espectador el dolor de la muerte ajena, incitando a una reflexión más general sobre la violencia política –aun a caballo de un dispositivo cinematográfico que en ocasiones cruje–, es prueba de que a la verdad no siempre se accede de modo bello, justo y elegante (...) Un mérito mayor de Cinco minutos de gloria es exponer la trampa que podría llamarse, con perdón por la rima, “frivolización de la reconciliación”. Opción que no por casualidad representa el programa de televisión, que pretende lavar en una hora de emisión las heridas de una guerra centenaria. (3)



(1) Perdón a garrotazos. Diario 'El País', 9 de abril de 2010.
(2) Irlanda, en la mira. diario 'Clarín', 5 de agosto de 2010. (3) La reconciliación tiene precio, www.pagina12.com.ar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario