Páginas vistas en total

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Loom. Luke Scott.













Ficha técnica:


Título original: Loom.
País: Estados Unidos.
Año:  2012.
Duración:  20 minutos aprox.

Guión y dirección: Luke Scott.
Casting: Lisa Fields.
Dirección de fotografía: Dariusz  Wolski, ASC.
Música: Colin Smith, Simon Elms.
Editor: Jason Hellmann.
Coordinador de arte: Carla Nemec.
Decorador del set: Erin Boyd.
SPFX: Scott Fisher.

Diseño de Vestuario: Michael Wilkinson.
Maquillaje: Maggie Kaklamanos.
Estilista de peluquería: Johnny Walker.

Productores: Ridley Scott, Jules Daly, Jim Jannard, Jarred Land.
Productores ejecutivos: Tracie Norfleet, Jan Wieringa.
Diseño de producción: Chris Seager.

Intérpretes:


Gino Aquino: Tico,
Evelyn Edwards: Psiquiatra,
Kimi evans: Locurtor de telediario,
Giovanni Ribbisi: Gañvin,
Jellybean Howie: Escha,
Jea Jung: Agente Saville,
Erica Piccininni: Shelley.


Sinopsis:


Protagonizado por Giovanni Ribisi, el corto gira en torno a un hombre que oculta a un ser artificial en un taller genético. Algunas de las ideas examinadas en Loom fueron desarrolladas en el guión original que el Seth Owen escribió para MORGAN, y que pasó a formar parte de la prestigiosa “Lista Negra” de 2014 de la industria cinematográfica, recopilada anualmente entre las sugerencias de más de 250 ejecutivos del sector, que aportan los nombres de sus guiones favoritos escritos en el año de que se trate.


Comentario:

EL NUEVO FRANKENSTEIN



Visualmente impactante, el corto de Luke Scott viene a demostrar que no hay nada más allá de nuestras percepciones, y que, incluso cuando abrazamos la quimera  de la creación nos auto-engañamos: siempre operamos en torno a lo que ya conocemos.  La diferencia entre el viejo y el nuevo Frankenstein, es que si el primero tomaba su fuerza de un nuevo elemento, la electricidad, el segundo se introduce por otra senda desconocida: la nueva tecnología del láser, el led, más limpio, minimal, metafísico y vacío, una estética ya presente en THX 1138 de George Lucas. Su creación, a pesar de que utiliza piezas de carne de matadero, lo que establece una conexión con el mito de Mary Shelley, es perfecta, se genera en laboratorio con un instrumental conocido, no muy diferente del que utilizan los laboratorios químicos para extraer y analizar muestras.

El enfrentamiento ya no es con un dios, en el que muy pocos creen, aunque lo hagan con mayor fanatismo e intensidad, sino con un 'gran hermano' de voz femenina, como mujeres son quienes controlan el trabajo de los científicos, representado por una foco de color rojo, al que nada ni nadie puede esquivar. Todo ello representado con una estética indie, en la que los filtrados en azul, verde o rojo evocan la estética minimalista de Dario Argento en Suspiria. Interesante. Nadie sabe si, con el tiempo, llegará a igualar a su padre y realizar películas como Blade Runner o Alien, pero lo que si es cierto es que, un hombre educado en un ambiente cinematográfico (Ridley Scott, Tony Scott...), puede dar sorpresas. Esperamos el estreno de Morgan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario