Páginas vistas en total

viernes, 2 de septiembre de 2016

Los visitantes la lían (en la revolución francesa).




Ficha técnica:


Título original: Les Visiteurs: la Revolution.
País: Francia.
Año: 2016.
Duración: 110 minutos.

Dirección: Jean-Marie Poiré
Guión: Jean-Marie Poiré, Christian Clavier.
Casting: Michael Biër.
Dirección de fotografía: Stephane Le Parc.
Música: Eric Levi,
Edición: Philippe Bourgueil.
Dirección artística: Gerard Droion.

Diseño de producción: Pierre Jean-Larroque.
Diseño de peluquería: Linda Eisehamerova.
Maquillaje: Gabriela Polakova.

Productores: Christian Clavier, Sidonie Dumas, Jean-Marie Poiré.
Productor ejecutivo: Marc Vadé, Michal Prikryl.
Diseño de producción: Marc Vadé.
Compañías: Gaumont, Nexus Factory, Ekko Productions, Ouille Productions; distribución:A Contracorriente Films



Intérpretes:


Sylvie Testud: Charlotte Robespierre / Geneviève Carraud Robespierre,
Christian Clavier:  Jacquouille la Fripouille,
Jean Reno : Conde Godefroy de Montmirail,
Karin Viard : Adélaïde de Montmirail,
Frédérique Bel : Flore,
Julie-Marie Parmentier : Norah,la hija de Eusebius,
Mathieu Spinosi : Louis Antoine de Saint-Just,
Lorànt Deutsch : Jean-Marie Collot d'Herbois,
Götz Otto  : Colonel Wurtz.


Sinopsis:



Christian Clavier coescribe y protagoniza esta comedia francesa dirigida por Jean-Marie Poiré ('Mi mujer... se llama Mauricio', 'Dos colgados en Chicago (Los Visitantes cruzan el charco)'). 'Los visitantes la lían (en la Revolución Francesa)' recupera las aventuras de Godefroy de Montmirail y su fiel compañero de fatigas Jacquouille que viajarán en esta ocasión a una época un tanto complicada para desarrollar una vida normal: aterrizan en plena rebelión francesa. Es por ello que ambos personajes encontrarán serias dificultades para convivir de forma armoniosa y pacífica. Y es que mientras los descendientes de Jacquouille se convierten en intensos y luchadores revolucionarios, los antepasados de Godefroy se comportan como egoístas aristócratas bajo seria amenaza.


Críticas:


Jean-Marie Poiré decide regresar con un reboot de una película que fue mainstream en Europa cuando el siglo XX llegaba a su fin. Y que lo fue lo muestra el número de lectores de la página Filmaffinity que han decidido darle una puntuación,  que nunca llega al aprobado, aunque cliquean con mucha mayor frecuencia que lo hacen en películas teóricamente mejores. Los Visitantes, [1993], la primera entrega de esta saga es la única que aprueba con un 5.9, que le otorgan 8,925 espectadores; Los Visitantes regresan por el túnel del tiempo [1998], con  3998 votos se queda  en un modesto 4,6; Dos colgados en Chicago (los visitantes cruzan el charco) [2001], valorada por 3026 usuarios,sólo alcanza un 4,4.

Pero es posible que para los europeos que ya han superado la primera fase de su juventud, a pesar de lo chusca que sea la película , ocupe un lugar junto a La princesa prometida de Rob Reiner, (1987), o El chico de oro  de Michael Ritchie (1986), y hace probable el que bastante gente acuda al cine para disfrutar con aquellas frases tontas, estudiadas y construidas para ser recordadas y evocar la infancia de un espectador, que, siendo niño provocaba a sus mayores riendo a carcajadas cada vez que pronunciaba el nombre del escudero del Conde Godefroy de Montmirail, el  señor Delcojon. Y no creáis que semejante provocación ha sido desarticulada: todavía hay quien no entiende que lo que más le gusta a un niño es escandalizar.

Los jóvenes actuales norteamericanos, si a la distancia en el tiempo añadimos la distancia que impone el espacio, tienen escaso interés por esta película, como lo prueba la página Rotten Tomatoes , que, a pesar de ser ajustada, vuelve a demostrar que la prensa y el público no coinciden: un 33% de aceptación de los críticos (aunque sólo se ha consultado 6 artículos) frente a un 58 % del público, al que tampoco se han preocupado de pulsar (15 usuarios)..

La crítica se ha situado en un terreno intermedio:


Según Paula Arantzazu: Ruiz " No hay dos sin tres, y es probable que no haya tres sin cuatro, por lo que después de haber seguido a Godofredo de Miramonte y a su sirviente Delcojón por el túnel del tiempo en un par de aventuras durante los 90, ahora tocaba, aunque fuera 18 años más tarde, repasar qué había sido del caballero y del escudero que hacían de la escatología medieval su santo y seña. Y la verdad es que, por mucho tiempo que haya pasado, uno y otro siguen anclados en las mismas fórmulas que les hicieron batir taquillas an- taño. Para bien y para mal." (1)







Para Fausto Fernández: "El futuro de nuestro pasado es una mierda. Esta máxima, no sé si digna de la Ilustración pero sí del Desencanto, así en mayúscula, del presente, seguramente de cualquier presente, es la que rige (por mucho que regir sea aquí un deporte de riesgo) esta antipática y pesimista tercera entrega (cuarta si contamos el remake USA) de 'Los visitantes'. Las continuas alusiones y la presencia del excremento como exclamación, objeto físico de gag de trazo grueso o atrezzo de esta Revolución Francesa, no dejan lugar a dudas de que la caca es la gran protagonista del film." (2)




(1) Los visitantes la lían. Cinemanía, 25 de julio de 2016.
(2) Los visitantes la lía (en la Revolución Francesa.Fotogramas,



No hay comentarios:

Publicar un comentario