Páginas vistas en total

lunes, 3 de octubre de 2016

Carolina se enamora. Federico Moccia.





Ficha técnica:


Título original: Amore 14.
País: Italia.
Año:  2009.
Duración: 95 minutos.

Dirección: Federico Moccia.
Guión: Federico Moccia, Luca Infascelli, Chiara Barcini, basado en una historia de Federico Moccia
Casting: Barbara Giordani.
Dirección de Fotografía: Marcello Montarsi, a.i.e.
Música: Fabrizio Bondi.
Edición: Patrizio Marone.
Dirección artística: Roberta Federico.
Decoración del set: Davide Anello.
Puesta en escena: Maurizio Marchitelli, a.s.c.
Organización general: Marco Giannoni.

Dirección de Vestuario: Gracia Materia.
Diseño de maquillaje: Novella Borghi.

Productores: Marco Belardi.
Director de producción: Fabrizio Prada.
Diseño de producción: Maurizio Marchitelli.
Compañías. Productoras: Medusa Mediaset Group, realizada por Lotus Production

Intérpretes: 


Veronica Olivier: Carolina,
Beatrice Flamini: Alis,
Flavia Roberto: Clod,
Rainiero Monaco Di Lapio:
Giuseppe Maggio: Rusty James,
Emiliano Franzone: Lucilla,
Isabelle Adriani:  madre de Alis,
Pietro De Silva.: Dario, padre de Carolina,
Riccardo Garrone: Tommaso, abuelo de Carolina,
Pamela Villoresi:  Silvia, madre de Carolina.


Sinopsis:


Esta es la historia de Carolina, una joven adolescente que está descubriendo un mundo nuevo de sensaciones.Su primer amor, sus primeros besos en el portal de su casa, innumerables e inolvidables fiestas con sus amigos y, como no, una tormentosa relación con sus padres.


Comentario:


La gracia de estas películas de Moccia (Perdona si te llamo amor, 2008; Perdona pero quiero casarme contigo, 2010...) descansa en la narración precipitada e irreflexiva de una joven adolescente que impone su ritmo  acelerado a las imágenes, y en la selección de un grupo de chicos y chicas de cuerpos bien formados y rostros agraciados. Unos jóvenes como los de ahora, que hacen  bullying a las empollonas de la clase, lo graban en vídeo y lo suben a una plataforma a la que han denominado Scuolazoo.com.

Los acontecimientos se producen con tal rapidez y el temor a momentos-valle, lentos y que propicien cierta reflexión, que ralenticen la narración impone este asindetón continuado, intentando conjurar el aburrimiento propio de gente más madura y que tienen poco que ver con los pre.adolescentes introduciendo todo tipo de temas (internet, revistas porno, MTV, abuelos marchosos  frente a padres casposos, manuales de auto-ayuda, que suponen una auténtica obsesión para Moccia, etc...).  Pero en esta ocasión añade, con enorme naturalidad, una cuestión peliaguda como el sexo entre menores de edad  que en algunos países, como el nuestro, provocaría cierto escándalo y que, en otros, como Estados Unidos, daría lugar a terribles metáforas propias del  género Shlaser, en zonas puritanas de la América profunda, en las que los jóvenes se desinhiben fuera del control de los adultos.

Moccia comienza su relato con una confesión de su protagonista  de que ese día va a perder su virginidad. Poco a poco va desgranando ciertas costumbres adolescentes, ignoradas por sus padres pero conocidas por el común de los mortales, como la de salir de casa con vaqueros y ponerse ropa ligera y provocativa en el ascensor de su casa, en el portal de un edificio extraño o en los servicios de las discotecas. Nada se oculta al ojo de la cámara de Moccia, y, a pesar de parecer una película naïf y tonta aborda sin aspavientos lo que forma parte de la cotidianidad de los adolescentes, cuando están fuera del alcance de la custodia de los adultos; curiosas estrategias para distraer la atención de los padres. Y también el primer desengaño y el sabor amargo del desamor a una tierna edad.

Una película amable que se soporta bastante bien, a pesar de que la crítica no le ha prestado la menor atención. Es curioso que, a pesar de los bodrios que se estrenan cada día en torno a los adolescentes de cualquier latitud, se haya tratado con tal desprecio a una película por paginas americanas como Rotten Tomatoes, que tan solo aporta un dato: un 13 % de aceptación del público.


La película se puede ver, aunque en mala condiciones, en Youtube.

No hay comentarios:

Publicar un comentario