Páginas vistas en total

jueves, 20 de octubre de 2016

Centurión. Comentario.




Ficha técnica, sinopsis, críticas, cartel y trailer (Pinchad aquí)


Comentario:


Cuando lees algunos comentarios relacionados con películas que vuelven su mirada a la época clásica greco-latina, te da la impresión de que hay una gran caterva de expertos, algo sorprendente en un periodo tan convulso, en especial si nos referimos a Britannia, separada del continente europeo por el Canal de la Mancha, una gran isla que siempre tiende a distanciarse de la tierra firme y que supuso una ventaja añadida en el freno del avance  de las tropas imperiales romanas desde la primera incursión fallida que realizó Julio César, en la que perdió una gran parte de su flota, un hecho que él mismo narra en el libro IV de De bello gallico. Quien se haya acercado a esta obra magna, que César escribió para justificar cada uno de sus actos y decisiones bélicas ante sus enemigos en Roma, conocerá la enorme variedad de pueblos celtas, a los que se añaden otros pueblos como los belgas o aquitanos, una circunstancia que esconde la misma denominación de pictos, entre los que había también hispanos.

Entre los celtas britannos, a los que en nuestro país vecino llaman galos, había una clase 'intelectual' a los ellos que llamaban druidas, hombres muy cultos que estudiaban botánica y dominaban el latín y el griego, aunque no escribían sino que transmitían sus conocimientos oralmente, y que incluían entre sus filas a mujeres, como Boudica ( o Boadicea) , una reina guerrera icena que infringió serias derrotas a los romanos en tiempo de Nerón y que Manda Scott, autora de una tetralogía sobre esta heroína, cuyo monumento preside el puente de Londres, que la escritora sitúa en el grupo de los druidas. Transcurridos tan solo cincuenta años desde su derrota, otra mujer guerrera, Etain, que emerge de la leyenda, fustiga a los ejércitos imperiales,en tiempos del emperador Antonino Trajano o Adriano ( la película sitúa su relato en el año 117 en el que se produjo la muerte del primero y el ascenso del segundo), y aniquila la ¿legendaria? IX Legión. ¿A que legión se refieren los que la citan como tan notable? Sencillamente todo es producto de la ficción como todo lo demás.

En un post  realizado el 12 de setiembre de 2011, recogía la opinión de  Manda Scott que afirmaba que : "La mujer celta era muy diferente a la romana "(...)" la leyenda ha dejado la imagen de una mujer guerrera y en una situación de igualdad con el hombre. También existe la especie de que César se emparejó con una princesa gala y tuvo incluso un hijo, hecho que ha sido muy novelado, especialmente por la australiana Colleen McCulloug, mujer de extraordinaria formación y muy bien documentada. El dar a las mujeres la capacidad de decidir la guerra no es cuestión menor; ésto quedaba en Roma en manos de los cónsules (cuando a la vez desempeñaban cargos religiosos) o de los Augures, que interpretaban los designios de los dioses, pero,en todo caso, en manos de los hombres; las mujeres no podían ni asistir a las deliberaciones del Senado, de ahí el escándalo que se produjo cuando se atrevió a presentarse en esta institución Agripina, la madre de Nerón. Como hemos visto en la obra de Salustio, De coniuratione Catilinae, su forma de intervenir era indirecta, en reuniones privadas con hombres influyentes, como Sempronia.

Cuando Truffaut realizó 450 grados Farenheit, o Lucas su Guerra de las Galaxias, aportaron el conocimiento del mundo de los druidas, cuya formación duraba veinte años, tenían grandes conocimientos de botánica (de ahí los poderes que Goscinny, dibujante, y Uderzo, guionista, atribuyen a Panoramix) y dominaban el griego, pero no escribían y transmitían sus conocimientos de forma oral. Según Manda Scott, Boudica se formó en la Isla de Mona, y, como guerrera, dio tremendos disgustos a los romanos, entre el 60 y 61 d.C., durante el reinado de Nerón (Tácito y Dión Casio). Algún periodista osó decir, al comentar los atentados en Londres después del 11de Septiembre en New York, por la participación de los ingleses en la Guerra de Irak, que el objetivo de la estación de King's Cross, obedecía al conocimiento de los terroristas de que bajo esa estación está enterrada Boadicea, aunque parece que no hay testimonios arqueológicos. De este modo atentaban contra un símbolo de la 'epica inglesa'. Pero lo importante es que en sus Comentarii de Bello Gallico César deja algunos apuntes importantes, sobre el papel de las mujeres galas o germanas .








No podemos olvidar que el film es británico, y que la historiografía inglesa no es muy proclive a interpretaciones positivas de los invasores (incluso Terry Jones, un mimbro de los Monty Python ha escrito un libro llamado Roma y los Bárbaros, que da una visión terrible de la actuación de las legiones en su país. Pero ni Neil Marshall en su película ni Manda Scott en sus libros dan esta visión tan negativa : "Yo, que siento un profundo respeto por la cultura celta, la formación de sus Druidas y su repercusión en la literatura y el cine anglosajón, quiero decir que no podemos analizar tiempos pasados, que conocemos débilmente, con criterios actuales. La propia Manda Scott, novelista escocesa, que ha escrito mucho sobre la reina Boadicea (o Budica), pinta a los britannos como terribles y no como pobres víctimas. Pero esta es una carencia del aislamiento continental. Yo respeto mucho la enseñanza británica, y especialmente cuando dota a sus estudiantes del mejor instrumento para la investigación histórica y lingüística. En esto son, quizás, los mejores..." (2)





Este largo preámbulo nos sitúa ante el paréntesis histórico que contempla 'Centurión': un enfrentamiento brutal en el que las disciplinadas legiones romanas, que caminaban en orden, 'confertim' (ver Gladiatorde Ridley Scott), como ellos llamaban al estilo de su formación, una estrategia que les permitió vencer a los celtas galos cuando al fin unieron todas sus tribus bajo el férreo liderazgo de Vercingetorix, no pudieron hacer frente a la guerra de guerrillas de quienes conocían su terreno mejor que el invasor y fueron derrotados en una emboscada sin posibilidad de escapar. Aunque la historia es ficticia y hace alusión a una IX legión, ésta también imaginada.

Lo que no forma parte de la ficción y ayuda bastante a comprender la historia que cuenta la película y las consecuencias de esa terrible persecución por las montañas heladas, de unos soldados romanos que se veían obligados a desprenderse de sus armaduras, y que sabían que si eran alcanzados su destino era la decapitación, la forma en que estos pueblos tenían de ejecutar a sus enemigos de la que se hace eco el realizador y logra llamar la atención de cualquiera que ve la película. Los galos del actual solar francés cortaban la mano derecha, -la de la espada -, a los vencidos, un hecho que provocó que César, tras una batalla decisiva decidiera no sólo cortar esta mano, sino las dos. Así eran las cosas y siempre se agradece que alguien decida contarlas y construir un relato, una diégesis estremecedora de la terrible historia del hombre, que convierte en héroe al más insignificante (un cocinero) que jamás buscó la gloria. Muy aconsejable.





La reacción de Roma fue hacer aquello que mejor resultado les había dado: oponer la estrategia y la táctica militar a la valentía y el valor, la razón a la emoción. El año 122 Adriano comenzó a construir un muro que lleva su nombre, un limes fortificado para protegerse de los 'pictos' (pueblos que se pintaban para la guerra, una muralla que se construyó entre el año 122 y el 132 (una obra que comienza tan solo cinco años después de los que relata el film), que se extiende desde el Golfode Solway en el Oeste, hasta el estuario del río Tyne, realizado con sillares de piedra de un grosor de,3 y 4 metros y una altura entre 3,6 y 4,8 metros, reforzada con un foso, 14 fuertes y 80 fortines. Una realidad que revela la acritud del momento que acota el film. Este muro fue atravesado tres veces por los pueblos situados detrás de él (197, 296 y 367), y finalmente abandonado en 383, cuando el imperio estaba experimentado sus últimos estertores, y sus sillares utilizados para construir iglesias y otros edificios.



Michael Fassbender interpreta con mucha dignidad su papel de hombre perseguido y medio desarmado, acompañado de unos pocos hombres que realizan su huida a pie, perseguidos por los pictos capitaneados por Etain, una joven picta a la que los romanos cortaron la lengua, tras matar a toda su familia, que se mueve por el odio. Un relato que cubre una zona oscura de la historia de Gran Bretaña y que Marshall subre con inteligencia, evitando la fotografía brillante, (algo que llama mucho la atención), la celebración, y que convierte a los cazadores en cazados, sin perder jamás la perspectiva de que unos y otros son hombres y mujeres, no héroes, a los que las circunstancias han reducido a la condición de salvajes. Si vemos muchas decapitaciones es porque, según la propia historiografía inglesa, los britannos eran decapitadores, una forma de matar como otra cualquiera.Una costumbre que mantuvieron los ingleses (pena capital, de caput-capitis, cabeza, que hacía rodar el hacha del verdugo), reservando para el populacho muertes mucho más espantosas, largas y dolorosas, (entre otros el garrote vil). La guillotina francesa acabó con esta distinción y democratizó la forma de ejecutar a los condenados a muerte.



 Roma y los bárbaros. Una historia alternativa. Terry Jones y Alan Ereira Crítica, S.L. Edición española de 2008.
(2) Terry Jones.Roma y los bárbaros.romaayeryhoy, 19 de agosto de 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario