Páginas vistas en total

jueves, 13 de octubre de 2016

Duplicity. Tony Gilroy.






Ficha técnica:


Título original: Duplicity.
País: Estados Unidos.
Año: 2009.
Duración: 125 minutos

Dirección: Tony Gilroy.
Guión: Tony Gilroy.
Casting: Ellen Chenoweth.
Dirección de Fotografía:  Robert Elwist, A.S.C.
Música: James Newton Howard.
Montaje: John Gilroy. A.C.E.


Productores: Jennifer Fox, Kerry Orent, Laura Bickford
Productor ejecutivo: Ryan Cavanaugh.
Diseño de producción: Kevin Thompson.
Compañias. Productoras: Universal Pictures en asociación con Relativity Media.


Intérpretes:


Julia Roberts: Claire Stenwick,
Clive Owen: Ray Koval.
Tom Wilkinson: Howard Tullly,
Paul Giamatti: Dick Garsik.
Rick Worthy: Dale Raimes, Kathleen Chalfant: Pam Frates, ...

Sinopsis:


Claire Stenwick (Julia Roberts), ex agente de la CIA, y Ray Koval (Clive Owen), ex agente del MI6, han abandonado el mundo del espionaje para dedicarse a un negocio más lucrativo que los convierte en enemigos: su misión consiste en encontrar la fórmula de un producto que hará ganar una auténtica fortuna a la empresa que la consiga. Sus jefes son el titán de la industria Howard Tully (Tom Wilkinson) y el desaprensivo consejero delegado Dick Garsik (Paul Giamatti). A pesar de que las tácticas de Claire y Ray son cada vez más sucias, surge entre ellos una creciente atracción.


 Críticas:


La película de Tony Gilroy, guionista y director gustó a la prensa en general. Quien escribió los guiones de Jason Bourne para las películas que protagonizó Matt Damon y fue nominado al Mejor Director y Mejor Guión  por su película Michael Clayton, plantea  ahora la cuestión del espionaje industrial a cargo de ex-agentes de servicios de inteligencia de la CIA y el M16. A ciertos críticos les parece que acierta en el centro exacto del espíritu de la época, " Estudiado rompecabezas, laberinto narrativo con (falsas) rutas marcadas, impecable juego de director-guionista listo, trilero" (Jordi Costa para el diario 'El País'. Lo cierto es que desconozco bastante el espionaje industrial, en el que las compañías compiten por conseguir la patente de un producto-milagro y lo único que deja claro Gilroy es que lo expertos espías son superados por los tiburones de las empresas.

No todos lo ven exactamente así; Mirito Torreiro se sitúa en un punto intermedio y concede el mayor mérito del film al atractivo de sus protagonistas: "Ya habían coincidido en Closer y por lo allí visto resulta claro que la unión funciona: una diva en la cumbre y un actor con palmito y talento, unidos para crear una de esas parejas que al espectador le gustan. Lo de menos suele ser el vehículo elegido, pero tanto allí (más allí, en realidad) como aquí no se trata de propuestas ramplonas. Actualización de las peripecias de agentes secretos, pero ambientada en el mundo de la empresa y el espionaje industrial, la película logra mantener un interés constante, más por el trabajo de sus actores que por una forma narrativa en flash-backs, que luce bastante ramplona. Pero se ve sin problemas y hasta su excesiva duración (más de dos horas) se hace llevadera. No es una gran película, qué duda cabe; pero no desmerece el crédito de sus inspirados, fundamentales intérpretes." (Duplicity. Fotogramas).

Disiento profundamente de Todd McCarthy, (The Hollywood Reporter), cuando afirma que el film es muy superior que Michael Clayton, ya que no sólo es más anodino y superficial,  sino que carece de tensión y confía, como afirma Torreiro, en el atractivo de una pareja que había triunfado en Closer, película dirigida por Mike Nichols en 2004. Estos días se puede ver en alguna cadena de TV.



No hay comentarios:

Publicar un comentario