Páginas vistas en total

lunes, 3 de octubre de 2016

Perdona pero quiero casarme contigo. Federico Moccia








Ficha técnica:


Título original: Scusa ma ti voglio sposare
País: Italia.
Año: 2010
Duración: 104 minutos

Dirección: Federico Moccia
Guión: Federico Moccia, Luca Infascelli y Chiara Barzini, basado en un  argumento de Federico Moccia, basado en el romance 'Scusa ma ti voglio sposare de Federico Moccia.
Casting: Michela Forbicioni
Dirección de Fotografía: Marcello Montarsi, a.i.c.
Música: Zero Assoluto & Emanuele Bossi
Montaje: Patrizio Marone
Sonido: Cinzia Alchimede, a.i.t.s.
Decoración: Maurizio Marchoitelli, a.s.c.
Organizador general: Nicola Mastrorilli

Diseño de Vestuario: Grazia Materia

Productor: Rita Rusic
Productor ejecutivo por Arella Film: Lierka Rusic
Compañías. Productora: Medusa Film, Arella Film.


Intérpretes: 


Raoul Bova Michela Quattrociocche Andrea Montovoli Beatrice Valente Covino Michelle Carpente Francesca Ferrazzo Francesco Apolloni Luca Angeletti Ignazio Oliva Francesca Antonelli Rossella Infanti Cecilia Dazzi Pino Quartullo Mariano Rigillo Anna Teresa Rossini Stefano Viali: psicólogo



Sinopsis:



Segunda parte del film "Perdona si te llamo amor". Alex y Niki están más enamorados que nunca. Acaban de volver del faro de la isla de Blu, donde han vivido días inolvidables. Niki vuelve a ver a sus amigas, pero una serie de cambios importantes en sus vidas pondrá a prueba la amistad de las chicas. También Alex reanuda la vida con sus viejos amigos. Todos ellos, Flavio (Ignazio Oliva), Enrico (Luca Angeletti) y Pietro (Francesco Apolloni), han dejado de ser maridos serenos y seguros debido a ciertas dificultades que han puesto en peligro sus matrimonios.


Comentario.



Este fin de semana ha sido especialmente triste para nuestro país, que ha sufrido en sus carnes unos acontecimientos que varias generaciones jamás habían experimentado, tras el acceso de España a un sistema democrático. Aprovechando que los periódicos han lanzado este fin de semana un film de Federico Moccia, un italiano sin complejos que hace películas, en apariencia moñas, sobre el enamoramiento de los jóvenes y de los que no lo son tanto, pero que no evita situaciones para algunos conflictivas,


Las películas de Federico Moccia sólo pretenden ser un entretenimiento amable para un público de todas las edades: cuarentones guapos, paisajes urbanos y rurales filmados con una luz cálida y agradable, música italiana romántica, chicas guapas y jóvenes que se enamoran de hombres también de todas las edades; padres ricos con castillos en la playa, buenos coches, distinción en todas las clases sociales... A pesar de que se cuestiona la pareja, se acaba reivindicando, y el nuevo Don Quijote ya no recorre los caminos en busca de su Dulcinea a caballo, sino en moto.

Agradables para algunos e insoportables para otros, estos filmes no tienen la chispa ácrata de la franquicia 'Manuale d'amore' de Giovanni Veronessi, pero producen el mismo efecto placebo que los sistemas de aprendizaje de idiomas, como diría Juan José Millás, en los que no existen las enfermedades duras, el paro, ni las estrecheces. Es difícil encontrar en estos programas una lección que empiece de esta manera: "Estamos a día 10 del mes: ¿Cuánto dinero te queda?", o ¿Ha sido positivo el resultado de la ecografía?"

¿A quién le amarga un dulce?



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario