Páginas vistas en total

sábado, 15 de octubre de 2016

Snowden. Oliver Stone.






Ficha técnica, ,sinopsis, notas de producción de Vértigo, trailer (Pinchad aquí)


Comentario:


De nuevo Oliver Stone se coloca en la vanguardia de la sociedad con la construcción de un relato, que interpreta el mundo que se está construyendo, que pocos entienden y que ha sido incapaz de construir la prensa, - de ahí el éxito del cine -,y que diseña unas líneas de análisis del tiempo que nos ha tocado vivir que ha dinamitado el derecho del ciudadano a su privacidad, con un sistema telemático, que según los actores encargados de la vigilancia del orden mundial tiene el mérito de haber evitado la tercera guerra mundial con un nuevo sistema de seguridad basado en unas comunicaciones que invaden nuestro hogar y nos controlan incluso en la ducha. Tres o cuatro palabras se convierten en la clave para entrar en ese mundo tan inaccesible y misterioso de  los programas informáticos que invaden las redes sociales y husmean en sitios como Facebook, Youtube, Instagram, Google, Skype cámaras IP, web cams..,, con o dos o tres claves sencillas que abren todas las puertas: keywoords (que las páginas seo venden como fórmula mágica del éxito, pero que según su significado pueden servir para clasificar a los usuarios en grupos de riesgo que deben ser vigilados); cámaras instaladas en nuestros ordenadores, a través de las cuales invaden nuestra intimidad y facturas que se deben pagar para reunir los requisitos necesarios para ser admitido en el club y disfrutar de los nuevos jueguetes que los magnates que controlan las redes sociales ponen a nuestra disposición. Da mucho miedo, dice con razón Carlos Boyero.

Si en  la saga de Wall Street  Oliver Stone fue capaz de crear un paradigma de empresario especulador, un ejemplo de quienes han atentado contra el bien común y que renacen de sus cenizas como Sísifo, un arquetipo tan perfecto que ha sido adoptado por la prensa salmón, ahora ha convertido, gracias a su capacidad de transformar el contexto en que se mueve Snowden en el principal protagonista, de invertir los hábitos cinematográficos y, en lugar de contar una historia ficticia a modo de falso documental o mockumentary, contar a su público una historia verdadera dramatizándola y tratar a su protagonista como un hombre real, no un icono, que renuncia a una vida amable en Haiti, en el mismo lugar en el que Alexander Payne filmó 'Los descendientes', un auténtico paraíso, por ser leal consigo mismo. Y para lograrlo se reune de un elenco de actores que ha protagonizado películas cuyo background era la crisis económica que estamos atravesando y que acompaña a la revolución tecnológica que está a punto de dislocar todo el sistema productivo. Debemos felicitarnos todos de la existencia de relizadores valientes y comprometidos como Oliver Stone. y de la elección de un elenco de actores con cierta experiencia en las películas que se han hecho en Estados Unidos, que suponen un esfuerzo didáctico por explicar a sus espectadores las causas que originaron la crisis actual, una acumulación de capitales para ingresar por la puerta grande de la era tecnológica, capitaneados por un magnífico Joseph Gordon Levitt, entre los que se encuentran Zachary Quinto, que jugó un buen papel de Margin Call de J-.C.Chandor, (2011), Tom Wilkinson, co-protagonista con  George Clooney de Michael Clyton de Tony Gilroy (2009)...

Aquellos a los que quizá no les preocupe la invasión de su privacidad, porque son otros los encargados de la custodia de ésta con grandes medios, prefieren ensimismarse en una poesía trasnochada. Es casi imposible saber de qué se queja Luís Martínez, más allá del hecho  de realizar el ataque acostumbrado contra Hollywood, precisamente al referirse a uno de los directores más personales y comprometidos de Estados Unidos: Oliver Stone: " Lo que se ve, sin embargo y pese a las muy loables intenciones, es lo más parecido a un descalabro. Snowden aporta poco o nada a lo ya conocido. Además de ser mucho más aburrida que el magistral trabajo de Poitras. Simplemente vemos eso que Hollywood y alrededores acostumbra a llamar el lado humano. Es decir, lo que menos interesa de probablemente el asunto más relevante de nuestro tiempo. (1)

Nando Salvá se lamenta de que una de las  grandes pegas " que se le puede poner al filme es que convierte la experiencia de Snowden en el típico relato de un individuo enfrentado al sistema, y por tanto esquiva sin reparos las particularidades más espinosas de un asunto esencial para entender el mundo actual: la libertad que quienes mandan nos quitan en nombre de la seguridad que dicen darnos. “Hay que ser muy cauto frente a aquellos que dicen protegernos”, (2) Pero lo cierto es que, si bien todo el sistema de seguridad mundial, vigilado por un organismo llamada FISA, una especie de tribunal mundial de derechos de los ciudadanos, de carácter secreto, que se blinda contra quienes dice proteger, no puede ser obra de una sola persona, sin embargo una sola ha denunciado la pérdida de privacidad de la sociedad mundial y está pagando, junto a Julian Assange un duro castigo por ello.

El film está concebido como un gran racconto, que comienza con la conexión de Snowden con los periodistas de The Guardian, llevando en la mano, tomada en primer plano, un cubo de Rubik, una imagen cuyo significado sólo conocerá el espectador al final, cuando el bucle forme una de sus últimas volutas, en esa estructura circular sin solución de continuidad. Y es algo indiscutible que los dos hombres que hicieron conscientes a la humanidad de hasta qué punto su libertad y privacidad están amenazadas viven recluidos, una en la embajada de Ecuador en Londres y el otro en la Rusia de Vladimir Puttin, sin que nadie sea capaz de adivinar cuánto va  a durar su exilio. La nueva era no es responsabilidad de estos hombres, pero sus consecuencias tan sólo ha sido denunciadas  por ellos, mientras miles de páginas nos venden como un gran instrumento de éxito y progreso el control de instrumentos como las keywords, por poner un ejemplo. y otros recursos de apoyo o backups, cuyo significado aprenden los usuarios.Los vatilileaks y sus consecuencias tampoco parecen preocupar a nadie, ni tan siquiera a quienes no gusta que ante un problema de tal magnitud emerja la figura de tan solo dos o tres hombres entre los miles de millones que pueblan la Tierra,más ocupados en actualizar equipos que los hacen más vulnerables.





(1) Stone y el ruido, Diario 'El Mundo, 22 de septiembre de 2016.
(2) Oliver Stone decepciona con su retrato de Snowden. Diario 'El periódico' . 22 de septiembre de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario