Páginas vistas en total

lunes, 31 de octubre de 2016

The Crazies. Breck Eisner








Ficha técnica:


Título original: The Crazies.
País: USA.
Año: 2009.
Duración: 95 minutos.

Dirección: Breck Eisner.
Guión: Scott Kosar y Ray Wright.
Casting: John Papsidera.
Director de Fotografía: Maxime Alexander, A.I.C.
Música: Mark Isham.
Edición: Billy Fox, A.C.E.
Director artístico: Greg Berry,
Decorador del set: Cindy La Jeunesse.

Diseño de Vestuario: George L.Little.
Maquillaje protésico y de efectos: Robert Hall/Almost Human, Inc.
Técnico de peluquería: Darnell Shepherd.
Responsable efectos especiales de maquillaje: Christopher Gallaher; maquilladores: Kenny Myers, Toby Bells, Jonah Levis.
Jefe de departamento de pelqueríaAdruitha Lee.

Productores: Michael Aguilar, Dean Georgaris. Rob Cowan.
Productores ejecutivos: Jeff Skoll, Jonathan King. George A.Romero
Productor asociado: Alexander W.Kogan, Jr.
Diseño de producción: Andrew Menzies.
Compañías: Paramount Vantage, Overture Films, Starz Company, Imagenation Abu Dhabi, Aguilar/Georgaris Production, Participant Media.


Intérpretes:


Timothy Olyphant: David Dutton,
Radha Mitchell: Judy Dutton,
Joe Anderson: Russell Clank,
Danielle Penabaker: Becca Darling,
Christie Lynn Smith: Deardra Farnum,
Brett Rickaby: Bill Farnum,
Preston Bailey: Nicholas,
John Aylward: Mayor Hobbs.



Sinopsis:


Un escalofriante fenómeno asola a los ciudadanos de Ogden Marsh. Una toxina se propaga sin control y les empuja a cometer violentos actos sádicos entre sus vecinos. El comisario Dutton (Timothy Olyphant) y su esposa embarazada, Judy (Radha Mitchell) tratan de dar con la explicación, mientras el gobierno aisla el municipio. La noche acabará convirtiéndose para los supervivientes en una lucha terrorífica por escapar de la ciudad. Mucho más que una película de terror y acción.



Comentario

Breck Eisner, realiza este remake de un  film de bajo presupuesto, realizado por George A,Romero en 1973, una de cuyas protagonistas, Lynn Lowry, realiza un cameo  circulando en una bicicleta por el centro del pueblo. El director californiano, hijo del ex-jefe ejecutivo de  Walt Disney, experto en programación, muestra una gran claridad de ideas en la construcción del discurso audiovisual y cierto minimalismo en la organización de las  imágenes dentro del encuadre, que lo convierten en digno heredero del maestro del terror, que inspiró a otros jóvenes, como Alex y David Pastor, autores de la película 'Infectados' (2010). Desde el primer minuto de la proyección un espectador avisado y conocedor del lenguaje hipertextual, observa que hay dos niveles en el relato, una narración atenta a lo que va ocurriendo en pantalla, en la que emergen periódicamente indicios de otro relato que subyace en el background y que se sirve  de diversas fuentes (satélites, televisión, google earth...) cuyos actores no se hacen manifiestos hasta  bien avanzada la película. Una forma de expresar que lo que ocurre no tiene nada de sobrenatural, aunque los efectos sean similares. El cielo y el infierno está entre nosotros, como nos recuerdan incluso películas realizadas en un tono bien distinto, como el que emplean Greg Tierman y Conrad Vernon, en 'La fiesta de las salchichas', basada en un guión de Kyle Hunter, Ariel Shaffir y producida por Seth Rogen.

Un plano general de una pequeña ciudad, Ogden Marsh, en Iowa, en llamas  es seguido de una leyenda,  'Dos días antes', que ubica temporalmente  la historia que se va a contar. Una serie de planos medios y de detalle nos introducen en esta comunidad rural de la América profunda, aparentemente tranquila, en la que un policía, un hombre casado como revela el anillo que lleva en la mano pegada al volante,  hace su ronda diaria en el coche patrulla, unos niños juegan en las calles y una enfermera anuncia a la doctora con la que trabaja que esa noche se toma permiso. Mas no tarda en romperse el equilibrio, la calma que reina en la comunidad que asimila a sus propios integrantes y conoce sus debilidades por muy turbias que parezcan a cualquier persona que habite en grandes ciudades en las que apenas se conocen los vecinos, una percepción de la realidad  que va a contaminar estos parajes en apariencia paradisíacos, en especial para quienes no viven en ellos.

Un accidente de un avión silenciado por las autoridades provoca una situación muy similar a la que se produce en zonas de guerra, en la que sus habitantes son sometidos incluso a ataques bacteriológicos e intentan saltar las vallas y emigrar a zonas seguras, algo que impiden los mismos que han provocado la debacle en sus hogares. Breck Eisner utiliza una metáfora que acerca a los afectados a los zombies; hombres y mujeres enloquecen y atacan a sus propios familiares, aunque alguno de ellos, mientras le queda un poco de sentido común, busca ejercer la venganza contra quienes han acabado con alguno de sus familiares. Un film interesante, muy bien contado realizado en un estilo ochentero a pesar de haber sido realizado en 2009.





No hay comentarios:

Publicar un comentario