Páginas vistas en total

domingo, 16 de octubre de 2016

Un largo viaje. Jonathan Teplitzky.






Ficha técnica: 


Título original: The railway man
País: Australia.
Año: 2013.
Duración: 116 minutos.
Género: Thriller.

Dirección: Jonathan Teplitzky
Guión: basado en el best seller de Eric Lomax
Csting: Nikki Barrett
Dirección de Fotografía: Garry Phillips.
Música: David Hirschfelder.
Montaje: Martin Connor.

Diseño de Vestuario: Lizzy Gardnier.

Productores: Steven John Evans, Chris Brown, Bill Curbishley y Andy Paterson.
Productor manager: Colleen Clarke.
Diseño de Producción: Steve Jones-Evans.
Compañías. Productoras: Screen Australia, asociada con Silver Reel, Screen Quensland, Scheen News, Lionsgate; Screen Queensland, Creative Scotland, Screen NSW; Andy Paterson, Pictures in Paradise Trinifold Production, asociada con Davis Film y Latitude Media. Distribución: DeAPlaneta.



Intérpretes: 


Colin Firth: Eric Lomax,
Nicole Kidman: Patricia Wallace,
Hiroyuki Sanada : Nagase,
Stellan Skarsgård : Finlay,
Jeremy Irvine : Joven Eric Lomax,
Sam Reid : Joven Finlay,
Marta Dusseldorp : Memsahib


Sinopsis:


Eric Lomax es un oficial británico fascinado desde su infancia por los ferrocarriles. Durante la Segunda Guerra Mundial fue capturado por los japoneses y enviado a un campo de trabajo en la línea férrea entre Birmania y Tailandia. Allí, él y sus compañeros tuvieron que sobrevivir en condiciones extremas a las torturas de sus captores. Décadas después, Lomax vive en el norte de Inglaterra retirado junto a su esposa Patricia y centrado en su pasión por los trenes, cuando descubre que el soldado japonés responsable de gran parte de su sufrimiento sigue vivo.


Premios (Filmaffinity) :


2013: Festival de San Sebastián: Sección oficial de largometrajes a concurso
2013: Festival de Toronto (TIFF): Nominada al Premio del Público (Mejor película)


Críticas: 


Carlos Boyero muestra su descuerdo con el background del film de Teplitzky: "Y que hay que olvidar los antiguos horrores en nombre de la convivencia. Y que el director nos está contando lo que ocurrió en la realidad. Pero no acabo de entender las razones de ese perdón. No debería existir jamás para los que han practicado esa forma superior de la abyección llamada tortura. Esos monstruos tan humanos no se redimen nunca. Si la venganza no es posible, al menos que funcione la justicia." (Torturadores redimidos..Diario El País).


Comentario:


Tras los créditos de las compañías productoras, inscritos sobre unas imágenes en las que vemos a Colin Firth tumbado en el suelo, recitando palabras de momento incomprensibles para el público, un corte directo nos traslada al Club de Veteranos de Berwick-upon-Tweed ( localidad inglesa situada en el condado de Northumberland, es la ciudad más norteña de Inglaterra), en 1980. Otro corte sitúa  a Eric Lomax (Colin Firth), en un tren, tras un cambio de itinerario, coincidiendo en el departamento con su co-protagonista femenina, Patricia Vallace, interpretada por Nicole Kidman.

The railway men aporta una visión nueva de quién y cómo se construyó el ferrocarril en torno al río Kwai y los puentes que lo atravesaban, que fue el motivo central de la trama argumental de la película de David Lean 'El puente sobre el río Kwai '(1957), que ridiculizaba a los ejércitos de uno y otro bando, a la vez que los humanizaba, quizás de forma un tanto maniquea, ad usum de su propósito de abordar vicios propios de la milicia de cualquier tiempo y lugar,a la vez que ponía de relieve las controversias y los pactos entre caballeros, pero que apenas incidía en cómo soportaba la tropa el trabajo en el ferrocarril y las torturas a que era sometida. Bajo la forma de una gran obra clásica el héroe ocupaba la parte central del relato y su soberbia lo llevaba al extremo de traicionar a su propio pueblo.

Jonathan Teplitzky desciende desde aquella visión épica, centrada en el héroe, a un acercamiento a los individuos, soldados prisioneros de guerra, inviolables según la Convención de Ginebra, que son obligados a trabajar en la construcción del ferrocarril que debía unir Birmania y Tailandia y posteriormente torturados por construir una radio para escuchar las emisoras de su país. El trato degradante e infrahumano a que fueron sometidos por el ejército dejó a los oficiales británicos hondamente marcados y traumatizados, hasta tal punto que Eric Lomax, un oficial amante de los trenes, volvió años más tarde al lejano oriente para realizar una travesía en el ferrocarril que él mismo mismo contribuyó a construir dejándose la piel, la sangre y la integridad de sus huesos. Sus compañeros, a la vuelta a Inglaterra, se asociaron con el objetivo de cazar nazis en Japón y dieron con su torturador, y es, en este punto, en el que, con razón, ciertos sectores, entre los que se encuentra Carlos Boyero, duda de la versión buenista de una reconciliación, tras una especie de 'comisión de la verdad' individual, en la que la víctima consigue que el verdugo reconozca sus crímenes.

Tras la Segunda Guerra Mundial se celebraron juicios ejemplares como el de Nüremberg que acabaron con la vida de los líderes nazis más importantes, que no se suicidaron, dejando sólo al pueblo alemán; otros, como el que lleva a las pantallas el film, todavía en cartelera, 'La Conspiración del silencio' de Giulio Ricciarelli (2014), en el que se juzgó a unos cuantos ciudadanos, miembros de las SS, o de personajes destacados por su especial ferocidad como Eichmann, juzgado en Israel. No se puede decir lo mismo de otros países en los que los muertos permanecen en las cunetas o en las vallas de los cementerios, sin que nadie haya colaborado a la recuperación de sus cuerpos. La ayuda del torturador Nagase a encontrar los cementerios clandestinos lo libró de la muerte. Recuperada la memoria histórica se hace posible el perdón, aunque muchos no crean en el arrepentimiento de los hombres capaces de cometer tales atrocidades. Gracias a este hombre, Lomax, muchos sabrán las vidas que se cobró la gran serpiente de hierro, que fue construida en Estados Unidos por chinos, en Inglaterra por los irlandeses y en Rusia por los siervos. Este joven amante de los trenes conoció a su esposa en uno de ellos y con ellos viajó de nuevo a Oriente para poner su alma en paz consigo mismo.

Este film está disponible en el videoclub de la plataforma TIVO de ONO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario