Páginas vistas en total

martes, 15 de noviembre de 2016

¿Qué hacemos con Honey? Wayne Hope.Comentario.





Ficha técnica, sinopsis, críticas, cartel y trailer. (Pinchad aquí).



Comentario:


Cuando en el mes de diciembre de 2010, apenas iniciado este blog, escribimos un post sobre 'El diablo se viste de Prada' de 2006, una película mucho más compleja de lo que aparenta, decíamos lo siguiente: " David Frankel realiza un filme, El diablo se viste de Prada, que sin ser una gran comedia nos sirve para ilustrar lo que queremos decir...", no es, en absoluto ninguna tontería. Wayne Hope hace  un trabajo aparentemente muy superficial, pero que pone de relieve que la sociedad australiana ha superado muchos prejuicios que permanecen intactos en la sociedad europea, y que dan pie a discriminaciones no sólo por el sexo, la raza o la edad, sino la talla de la ropa.

La película aborda la crisis de la pareja cuando sus hijos están a punto de alcanzar su independencia, las infidelidades, las atracciones tardías por otras personas, y en definitiva la armonía del hogar, que estalla con un conflicto insignificante: Honey, una estrella adolescente, protagonista de una franquicia de moda, aparece en casa de los Morgan, donde se ve obligada a quedar bajo la custodia de la hermana de su madre, al ser ésta recluida en un sanatorio donde debe ser sometida, por orden judicial, a un tratamiento de desintoxicación de tranquilizantes y somníferos.

Hay más de una diferencia de estilo visual con el cine americano para adolescentes, pero no es solo en el tratamiento de la estructura, lineal y sin muchas pretensiones de romper moldes ni de celebrar comportamientos, donde residen las disimilitudes, sino en la representación de las costumbres y la idiosincrasia de la burguesía australiana mucho más desinhibida y desprejuiciada que la que reflejan las películas norteamericanas, un trytato puntual contaminado por las nuevas tecnologías (Instagram, Facebook...),que están introduciendo más de un cambio en las relaciones entre las personas. Además introduce una reflexión curiosa sobre la madre 'sobreprotectora', que da mucho que hablar y escribir. ¿Aceptan o rechazan los hijos la figura de la madre que los cuida y los controla? La protagonista se queja de lo contrario: su madre ha intentado explotarla al máximo y no ha dudado en firmar contratos para que la fotografíaran desnuda; cuando Honey entra en contacto con la familia de la hermana de su progenitora no sólo observa las diferencias entre una y otra, sino que comprende que su madre sólo ha pretendido enriquecerse y hacerse famosa a su costa, y decide hacer realidad sus ambiciones cueste lo que cueste.

Un film modesto en su planteamiento, pero que nos permite conocer un poco mejor a la clase media australiana, sus parámetros conductuales e incluso sus prejuicios, sus filias y sus fobias. No es poca cosa para una película que no pretende ser trascendente, ni demasiado estética, (las mujeres y los hombres se adaptan a los prototipos más corrientes, con la excepción de Honey y su madre), innovadora o profunda. El fin de semana pasado ofreció esta película la revista Tiempo, en su colección 'Cine Premium'. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario