Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

lunes, 19 de diciembre de 2016

Meet the Feebles. Peter Jackson.

Ficha técnica:


Titulo original: Mit The Feebles
País: Nueva Zelanda.
Año: 1989.
Duración:

Dirección:  Peter Jackson.
Guión: Peter Jackson, Frances Walsh, Danny Mulheron, Stephen Sinclair.
Dirección de Fotografía:  Murray Milne.
Música: Peter Dasent.
Operador de la cámara: Peter Jackson.
Edición: Jamie Selkirk.
Mezcla de sonido: Grant Taylor.

Producción: Jim Booth y Peter Jackson .
Diseño de producción: Mike Kane.
Diseño de los muñecos: Cameron Chittock; supervisión: Jonathon  Acorn y Ramón Aguilar.
Compañías. Vingnut Films, Arrow Films.


Interpretación de los muñecos:


Carl Butckley,
Sarah Glenson,
Danny Mulheron,
George Port,
Ian Williamson,
Justine Wright,
Terry Anderton,





Sinopsis:


Irreverente comedia de marionetas. Aunque la morsa es un productor ambicioso, cuenta con un equipo muy poco profesional: un miedoso zorro que ejerce de director, una rana drogadicta, una rata que hace películas porno con vacas y cucarachas, un elefante maníaco y depresivo. Además, está su peor enemigo: la ballena, que es el capo de la mafia.

Comentario:


El día que los padres de Peter Jackson le regalaron una cámara a su niño, que desde que vio King Kong a los nueve  deseaba fervientemente convertirse en director de cine, pusieron la primera piedra para construir un edificio que comenzó con un material propio de la provocación in extremis que acompaña a la juventud y sobre el que posteriormente haría descansar el pesado edificio de la saga de 'El Señor de los Anillos' , al que recientemente ha rematado con la de 'El Hobbit'. En  1987, el mismo año en el que se casó con Fran Walsh, co-guionista de 'El delirante mundo de los Feebles', realizó 'Bad Taste', un film gore que le dio notoriedad en el Festival de Cannes y le abrió las puertas de Hollywood, aunque, como otros cineastas, entre ellos el español  Alejandro Amenabar, prefirió seguir desarrollando su actividad artística en su país, en este caso  Nueva Zelanda, crear una industria en él  y abrir nuevas posibilidades a sus compatriotas.

'Mit the Feebles' se sitúa entre una película gore, la citada 'Bad Taste' y otra del mismo género Braindead. Si lo que pretendía con los Feebles era expulsar del cine a todo niño que intentara acercarse a una película de muñecos de tela y a adultos pacatos, lo consiguió con un film al que se  puede calificar de provocativo, escatológico, irreverente,  sacrílego y desacralizador del genero. En definitiva, una gamberrada hipercrítica con el mundo del espectáculo, sin concesiones ni medias tintas, en la que podemos ver sexo explícito, violaciones, coprofagia,  realización de películas snuff, asesinatos, tráfico de drogas,  vómitos, traiciones, deslealtades,y un largo etcétera de despropósitos.

Los animales elegidos para representar a los diferentes personajes, ya sean artistas o  jerarcas del espectáculo son auténticos emblemas de aquellos a quienes representan: morsas, ratas o zorros entre los rectores; perritos, puerco-espines y otros inofensivos animalitos representando el coro de la gran diva, la  hipopótama Heidi, gatas-come-'hombres';   en suma una serie de personajes  que van desde lo entrañable a lo más deleznable que se pudiera  contraponer a los edulcorados 'Teleñecos' y  demás productos de su especie. No se olvida, en esta segunda entrega de la trilogía del terror-gore con grandes dosis de comedia, de la mosca-reportera, paparazzi,   amarillista y carroñera, que rebusca en la basura carnaza para entretener a sus lectores.

Después de estas tres películas de notable espíritu provocador, Peter Jackson se dirigió por caminos muchos más convencionales, realizando 'Criaturas celestiales' (1987), 'Forgotten Silver' (1995) o 'The Frighteners' (1996), que entusiasmaron y enganchan  del mismo modo a un público joven, capaz de divertirse tanto con los universos sórdidos, cargados de escatología y humor negro, como con la idealización preciosista de los personajes y el mundo que habitan de sus grandes  producciones hollywoodienses.

Quien desee adentrarse en el delirante mundo de los Feebles debe despojarse previamente de la mochila de sus prejuicios y enfrentarse sin problemas a la descarnada provocación de Peter Jackson.



No hay comentarios:

Publicar un comentario