Páginas vistas en total

miércoles, 28 de diciembre de 2016

En el centro de la tormenta. Bertrand Tavernier.





Ficha técnica:


Título oficial: In the electric mist.
País: Estados Unidos.
Año: 2009.
Duración : 102 minutos aprox.

Dirección: Bertrand Tavernier.
Guión: Jerzy Kromolowski &  Mary Olson-Kromolowski, basado en la novela 'In the electric mist with confederate dead' de James Lee Burke.
Casting: Jeanne McCarthy, C.S.A. Lisa Mae  Fincannon.
Dirección de Fotografía: Bruno de Keyzer, B.S.C.
Música: Marco Beltrami.
Montaje: Thierry Derocles, B.S.C., Roberto Silvi y LarryMadaras.

Diseño de Vestuario:  Kathy Kiatta.

Productor de sonido: Paul Ledford, C.A.S.
Productor:es: Michael Fitzgeraldy FrédéricBourboulon.
Productores ejecutivos: Gulnara Sarsenova y Penelope Glass.
Co-Productor: Deborah Dobson Bach.
Director de producción: John Hardy.
Diseño de Producción: Merideth Boswell.
Compañías productoras: Ithaca Pictures/Little Bear Production, asociadas conTF1 International.

Intérpretes:


Tommy Lee Jones: Dave,
John Goodman: Julle "Baby Feat" Balboni,
Peter Sarsgaard: Elrod T. Sykes,
Kelly MacDonald: Kelly Drummond,
Justina Machado: Rosie Gómez,
Ned Beatty: Twinky Lemoyne,
James Gammon:  Ben Hebert,
Pruitt Taylor Vince: Lou Giard,
Levon Helm : General John Bell Hood,
Buddy Guy: Sam "Hogman" Patin,
Julio César  Cedillo: Cholo,
Bernard Hocke: Murphy Doucet,
John Sayles: Michael Goldman,
Mary Steenburgen: Bootsie Robicheaux,
...


Sinopsis oficial.


Nueva Iberia, Luisiana. El detective Dave Robicheaux sigue la pista de un asesino en serie cuya debilidad son las chicas jóvenes. Mientras vuelve a casa después de estar en la escena de un nuevo crimen, Dave conoce al glamuroso actor de Hollywood Elrod Sykes. Sykes se encuentra en la ciudad rodando su nueva película, que está coproducida por uno de los líderes locales del crimen organizado, Baby Feet Balboni. Es el propio Sykes quien le cuenta a Dave que ha visto un cuerpo tirado en un pantano, el cadáver descompuesto y encadenado de un hombre negro. El descubrimiento saca a relucir recuerdos del pasado de Dave. Y tiene la sensación que los dos casos están relacionados. Pero a medida que Davese acerca al asesino, el asesino también se acerca a Dave y a su familia…
"(...) no estamos ante una historia noir al uso, ni siquiera ante una sola historia. Estamos ante un territorio difícil que contiene la pesada carga de enraizar a sus personajes, de tal forma que todos están relacionados en sus pasados, aunque sus presentes sean muy distantes, caso del propio Dave Robicheax y el mafioso del condado, Baby Feet Balboni (John Goodman). Pero la aparición de otro cadáver, más lejano en el tiempo, el de un negro encadenado a quien se disparó cuando corría en el pantano, hace entrecruzar misterios y crímenes...

Crítica :


"Es el triunfo del paisaje/ paisaje, claro. El paisaje de Nueva Iberia, Luisiana, tras el paso del huracán Katrina. Rostro y paisaje: lo mejor de la nueva película de Tavernier..."

Es, quizás, la relación entre el policía y el actor, a quien da vida Peter Sarsgaard, el elemento que aporta más credibilidad y algo de originalidad al demasiado manido guión de thriller protagonizado por un antihéroe capaz de todo por descubrir al malo.

Realizar un film con intentos de conectar el pasado con el presente, creando al mismo tiempo suspense, es más dificil de lograr de lo que algunos creen, como lo prueban los dos últimos intentos fallidos de Clint Eastwood y Tavernier. Los monstruos de Tavernier, militares de la guerra de Secesión, bebiendo refrescos en lata llega a rozar el patetismo; el presuntuoso guión, no sólo quita ritmo al discurso,sino que se hace soporifereo, en el sentido literal del término.

Comentario:


El desastre del Katrina y el debate que se originó como consecuencia puso las mejores mentes a trabajar  sobre la corrupción en el estado de Louisiana y la ciudad de New Orleans. El estado de ánimo deprimido que invadió a los Estados Unidos tuvo repercusiones  en cineastas como Werner Herzog (Teniente corrupto), o Bertrand Tavernier, en el fim que estamos analizando: "En el centro de  la tormenta", mucho menos lúcido que el film del alemán. No se entiende bien qué nos quiere transmitir el realizador francés, y dudamos de que incluso lo entienda  él mismo: intentar explicar el origen de las mafias que contaminan, prostituyen y asesinan a través de un general confederado de la Guerra de Secesión americana es un pérdida del norte total. Incluso se  plantea la disyuntiva entre el oficio del cineasta y el del policía: ¿Qué es preferible llorar y reíse en el cine o sentirse seguro? Claro que podríamos preguntarnos como consecuencia:¿Que fue antes el huevo o la gallina?

Si nos situamos constantemente en una era pre-política y pre-cultural, en la que  debemos estar en guerra constante contra el crimen, sin entender que es el síntoma de una enfermedad que no pretendemos ni siquiera aliviar, llegará un momento en que nadie se sentirá seguro, como le ocurre al policía  Lou Giard (Pruitt Taylor Vince), que, obsesionado por la orientación homosexual de su mujer, bebe y se medica, y al final es difícil saber si se ha suicidado o le han matado. En la guerra y en el amor todo vale, piensa Dave, y no tiene ningún empacho en colocar pruebas falsas, especialmente armas de fuego, cuando se ha excedido en  el uso del poder y ha cruzado el margen de la ley. Pero sigue los consejos del General John Bell Hood, Comandante de la Brigada de Texas, del 4º y de 5º de Caballería de Texas y del 17º de Infantería de Texas,  el fantasma del líder de los secesionistas del sur, que le advierte de que, a pesar de las apariencias, la guerra nunca se acaba: "Gente malvada y corrupta  está destruyendo el mundo en el que Ud. nació. Somos nosotros contra ellos (...) No comprometa sus principios ni abandone su causa. Parece que los cañones duran eternamente, pero de pronto llega un silencio que es más ruidoso que  el sonido del cañón." 

Y así es como actúa el personaje que interpreta Tommy Lee Jones. Persigue a los malvador per se, que al parecer no responden a un perfil socioeconómico determinado; pueden ser de origen humilde como Balboni o Murphy Doucet, o ricos como Lemoyne, y lo que les mueve es la avaricia y el deseo de poder. Pero ¿por qué matan a guapas jovencitas? ¿Qué les convierte en asesinos, no tan en serie como parece?  ¿Está toda la maldad concetrada en el colectivo cajun, de origen canadiense, que llegó a esta tierra de esclavos negros, cuando todo estaba permitido? ¿Son agentes de la condicional que abusan de  las menores a las que tienen que vigilar? ¿Se las usa para entretener a gente relacionada con el cine?

No se sabe bien qué quiere transmitir Tavernier, pero da toda la impresión de que es mejor no  saberlo. Su bosque pretende ser inquietante, pero, a pesar de estar muy bien filmado, carece del misterio del de Herzog y la nostalgia del de Tarkovski, y si genera algo de preocupación, ésta desaparece por completo cuando lo quiere dotar de una patina surreal y lo puebla de  fantasmas, que llegan al ridículo más extremo cuando se fotografían con el protagonista, antes de evaporarse definitivamente, y  aparecn en una foto que  se incluye en los libros de Historia.

Algo se nos escapa, quizá porque desconocemos la mentalidad de los estados del Sur, los antiguos confederados que pretendieron secesionarse del resto de los estados de la Unión y fueron derrotados; sus cuerpos descansan en los cementerios de estas poblaciones de los red states, y si  han tenido algún éxito, ha sido el de impregnar con su presencia el film de Tavernier. El policía asocia la maldad con el Vietcong, (se podría traducir contra el comunismo), que impregna a toda la sociedad, incluido el cine, y desvía a las jovencitas perdidas en las estaciones, proclives a caer en la prostitución, hacia  instituciones regidas por religiosas, financiando económicamente con fondos propios,  su traslado hacia estos lugares. No importa saber más, ni que las ha llevado sin recursos a un lugar en el que puedan ser captadas por proxenetas sin escrúpulos.  Es así y ya está.




No hay comentarios:

Publicar un comentario