Páginas vistas en total

sábado, 17 de diciembre de 2016

La leyenda de Tarzan. David Yates.





Ficha técnica, sinopsis, fotografías. críticas y trailer ( Pinchad aquí )


TARZÁN: UNA EXCUSA PARA RECORDAR
EL DISCURSO ANTIESCLAVISTA DE LA NEGRITUDE.


Comentario:



Todd McCarthy mantiene, en contra de sus compatriota, una visión muy positiva y considera que el film está bellamente realizado y es, para el crítico de 'The Hollywood Reporter', la mejor película no animada de Tarzán en más de una década y la que ofrece un buen equilibrio de drama con interés y acción vigorosa. Pero además ilustra al mundo entero sobre la figura de George Washington Williams, interpretado por Samuel L.Jackson, un jurista, historiador, clérigo y político norteamericano de raza negra, el primero en escribir una obra bien documentada sobre la historia de los ciudadanos negros de Estados Unidos; entre 1880 y 1881 recopiló gran cantidad de información sobre cómo llegaron los esclavos negros desde el continente africano, lo que aprovecha David Yates para convertirlo en compañero de una misión diplomática de Tarzán, el rey no sólo de los monos, sino de la selva en su conjunto, pero que había generado algún enemigo visceral durante su permanencia en el Congo.

La película viene  precedida de un largo texto, inscrito en una pantalla negra, que informa al espectador de que en la conferencia de Berlin de 1884 las potencias coloniales mundiales tomaron la decisión de dividir el Congo africano. El rey Leopoldo de Bélgica reclamó la vasta cuenca del Congo, rica en marfil y minerales. Cinco años después había contraído enormes deudas, en su ambición de explotar su nueva comedia. Desesperado por encontrar fondos y sin poder pagar a su ejército, envió a su súbdito de mayor confianza, ,Leon Rom, al Congo a fin de conseguir los legendarios diamantes de Opar."

Con estos mimbres arranca un film naïf que proclama  una vuelta romántica a una naturaleza idealizada, una ideología utópica que ha triunfado cada vez que el hombre veía o ve nubarrones en el horizonte. En medio de este vergel sigue vigente la primacía del hombre blanco al que acompaña una bellísima mujer, que disfruta con sus amigas de las tribus entre las que se ha criado, que conservan su choza tal como ella la dejó, y que la acompañan a saludar a sus amigos irracionales, que están dotados de sentido y sensibilidad, como ocurre cada vez que alguien visita el pueblo pequeño en el que se crió y pasó la infancia y parte de la juventud. El encuentro del musculoso Tarzán, que disfruta haciendo acrobacias con las lianas, acompañado de amenazantes pero amables simios que juegan su mismo juego  es de un gran ingenuidad.

Es difícil, pero no imposible, imaginar a los adolescentes actuales disfrutando de este tipo de aventuras que compaginan con Warcraft,  El Señor de los Anillos, La Guerra de las Galaxias, 'La fiesta de las salchichas'  o 'Escuadrón suicida', u oyendo a la vez  hablar en sus casas de pobreza energética, paro o escándalos de reality show. La vuelta al campo ha sido siempre una utopía de privilegiados, que vuelven a la naturaleza acompañados de todas las comodidades de la ciudad.

Es probable que, por esta razón, hayan convertido al hombre educado por los animales y por  alguna tribu, explicitando que habla varias lenguas, en un urbanita, hijo de un lord, que, adaptado a la ciudad, debe volver al lugar en que lo crió una simia, sin dejar claro al espectador si la pareja se queda definitivamente en este lugar o vuelven a Inglaterra. Las nuevas tecnologías permiten un mayor lucimiento del hombre y la creación de la ilusión de grandes estampidas de animales salvajes que constituyen su ejército.



No hay comentarios:

Publicar un comentario