Páginas vistas en total

lunes, 26 de diciembre de 2016

Los falsificadores. Stefan Ruzowitzky.





Ficha técnica: 


Título original: Die Fälscher.
País: Austria y Alemania.
Año: 2007.

Dirección: Stefan Ruzowitzky.
Guión: Stefan Rozowtzki, basado en la obra  Des teufels werkstatt de Adolf Burger.
Escenografía: Isidor Wimmer.
Música: Marius Ruilland.
Director de Fotografía: Benedict Neuenfels.
Montaje: Britta Nahler.

Vestuario: Nicole Fischnaller.
Maquillaje: Waldemar Pokromski.


Producción: Josef Aichholzer, Nina Bojlmann, Babette Schröder.
Compañías productoras: Magnolia Filmproduktion Babelsberg Film Beta Cinema Filmförderung Hamburg Josef Aichholzer Filmproduktion Studio Babelsberg Motion Pictures Zweites Deutsches Fernsehen (ZDF).

Intérpretes: 


Karl Markovics: Sorowitsch.
August Diehl: Burger.
Devid Striesow: Sumbannfürer Herzog.
Martin Brambach: Hauptscharfürer Holst.
August Zimer: Dr. Klinger.
Sebastian Urzendowsky: Kolya.


Sinopsis:



Durante los últimos años de la II Guerra Mundial el Tercer Reich planeó la mayor estafa de la historia: empezaron a imprimir libras y dólares falsos con el objetivo de anegar las economías enemigas y llenar, de paso, sus propias arcas. Así nació la operación Bernhard. Tipógrafos profesionales, meticulosos banqueros y experimentados artesanos fueron trasladados al campo de  Sachsenhausen, entre ellos Salomon Sorowitsch, conocido como el mejor falsificador de moneda.

Convertidos en un comando de falsificadores de alto secreto, podían sabotear la operación , poniendo en peligro sus vidas o colaborar con los nazis, prolongando y financiando la guerra hasta que éstos ganaran el conflicto.

Comentario.


Stefan Zuzoitzky , producido por alemanes y austriacos,  divulga el conocimiento de la falsificación de moneda fuerte, libras y dólares, para financiar la guerra imperialista y expansionista del régimen nazi. Para ello se sirvieron de las destrezas y conocimientos de expertos judíos, que colaboraron con los militares alemanes con el fin de prolongar su vida, pero con el convencimiento de que su destino era morir cuando resultaran innecesarios. Filmada en tonos fríos y espacios cerrados y agobiantes de acuerdo con los principios estéticos del género, crean un clima de terror salpicado de constantes ejecuciones y maltratos físicos y psicológicos.

Alguno de estos falsificadores acumuló gran cantidad de billetes que, pasados todos los filtros de las instituciones encargadas de fabricar moneda o almacenarla, como el Tesoro británico o los bancos suizos,  disfrutaron del producto de un trabajo  por el que muchos dieron la vida, una vez acabada la guerra. Interesante el personaje representado por August Diehl, que se resistió a colaborar con los nazis y fue protegido por sus compañeros, arriesgando su vida y la de los demás.




No hay comentarios:

Publicar un comentario