Páginas vistas en total

lunes, 2 de enero de 2017

El padrastro. Joseph Ruben. Comentario.




Ficha técnica, sinopsis, cartel y trailer. (Pinchad aquí)


Comentario:


Cuando hablábamos hace poco de Joseph Ruben con motivo del film 'Atapada en la oscuridad', decíamos de su realizador que era un  "cineasta bien adiestrado para realizar obras correctas, en especial thrillers, cuya técnica domina a la perfección, como cualquier estudiante salido de una escuela de negocios, sin pretensiones de crear obras maestras, cálidas y con características distintivas de autor, aunque finalmente acaba consiguiendo que más de una de ellas se convierta en película de culto, como 'El padrastro', (1987), que apenas ha tenido difusión en España, 'Durmiendo con su enemigo' (1991), protagonizada por una boyante Julia Roberts, o 'El buen hijo', (1993), e incluso algún film de ciencia-ficción, como Dreamscape , ( 1984). Ha conseguido atraer a sus proyectos a un buen elenco de actores, que se encontraban en la cumbre de la ola cuando los contrató, y ha conseguido algunos premios. Un personaje que no parece que tuviera grandes problemas para hacer su primera película cuando tenía 24 años, - La cuñada', 1974 -, de esos que consiguen convencer a amplios sectores de que a los 30 años se ha pasado el arroz a  quienes no han seguido su trayectoria, que, al final, los deja en una medianía, correcta aunque irrelevante en su conjunto."

Lo mismo ocurre con 'El padrastro', una película en la que las cartas están marcadas y boca arriba, ya que, desde el primer minuto, en el que el protagonista procede a una especie de travestismo para cambiar su apariencia, se conoce al autor de los crímenes, sus intenciones e incluso se puede prever el desenlace. Sólo queda por ver el cómo se va a desarrollar la historia, y es aquí donde el cineasta muestra su capacidad técnica para controlar los tiempos, los gestos, las acciones y sorprender al espectador, sin temor al spoiler. Sorprende el protagonismo que alcanza el sueño americano en la inspiración del imaginario de un asesino en serie, cuya máxima aspiración es vivir en un suburbio clásico, constituido por casas exentas rodeadas de jardín, una esposa brillante y complaciente y unos hijos bien educados. Todo debe estar en orden y nada debe desvirtuar esta estampa, cuyo background también se hace explícito tan pronto como el film comienza a andar. Curiosamente, el conocimiento de todos los datos incrementa la excitación del público al que se genera un terror desproporcionado,cada vez que aparece un nuevo personaje en escena, cuya implicación no siempre está bien justificada, algo que no parece importar demasiado.

El intruso erige ante la casa en la que reside con una de sus familias ideales una caseta para pájaros, que se alza como estandarte del modelo de vida de la clase media americana, muy alejada de las grandes urbes donde se generalizan todas las perversiones. Un medio en el que predomina lo que algunos especialistas en geografía humana denomina 'barbecho industrial, ya que está poblado por gentes que, generalmente, trabajan en las ciudades, y, cumplida su jornada laboral, los patriarcas retornan a un hogar en el que procuran hacer visible ante sus vecinos que tan importante como su ocupación laboral es la atención que presta cada día a su jardín, su familia, su pequeña zona de hortalizas y su barbacoa, realizada al aire libre y a la vista de todos.  Es el terreno de Donald Tromp, por donde Jerry Blake, interpretado por Terry O'Quinn, deambula con absoluta tranquilidad tras cometer sus atrocidades, consciente de que, una vez ganada la confianza de sus vecinos, nadie va a sospechar de un hombre que circula con tranquilidad por la vía  pública cargado  con el maletín en el que transporta los objetos necesarios para cambiar de apariencia, ya sean gafas o lentillas, peluquines o maquinillas de afeitar, de los que se deshará en el tiempo y lugar oportuno.

Joseph Ruben no es el artífice de una forma vanguardista ni singular de hacer, no busca pasar a la historia como un realizador visible y reconocible por su público, pero hace thrillers especiales para los aficionados a pasar un 'buen mal rato' como dice Javier Ocaña. Lo consigue, aunque pase desapercibido para quienes no son amantes del género y prefieren disfrutar con películas amables que los distraigan sin plantearles demasiados problemas.

El film está disponible en Youtube.




No hay comentarios:

Publicar un comentario