Páginas vistas en total

domingo, 8 de enero de 2017

El rostro de un ángel. Michael Winterbottom. Comentario









Ficha técnica, sinopsis  críticas, cartel y trailer . (Pinchad aquí)


Comentario:



Michael Winterottom se enfrenta a esta historia, un crimen ejecutado en una noche de desmadre estudiantil, en la que se mezclan la droga el alcohol y las pasiones juveniles, basado en un hecho real, el de la joven estudiante de 21 años, Meredith Kercher, asesinada en 2007 en Perugia, supuestamente (autoría que no se ha podido comprobar) por su compañera de piso Amanda Knox

Desde las primera imágenes Winterbottom deja claro que no quiere hacer un thriller al uso, en el que, tras depositar un cadáver encima de la mesa, se inicia un investigación siguiendo una serie de indicios para dar con los culpables y sentarlos en el banquillo. Lo que le interesa en realidad es desentrañar el metadiscurso que subyace en todo acto creativo, en el que influyen la situación mental precaria del guionista/director,abandonado por una compañera con la que tiene una hija de la que lo ha separado la mujer, sumido en el odio y el rencor ante la idea insoportable de que la niña crezca con quien lo ha desahuciado de su casa y de su vida; la belleza que se respira en la ciudad medieval de Siena, y los consejos de una periodista Simone Ford, interpretada por Kate Beckinsale,  que representa en la ficción a la escritora que dio vida a la historia de Meredith Kercher, de que se aleje de la realidad y haga un relato ficticio.

Winterbottom realiza una síntesis del espíritu de Dante,que planea en la Toscana, las sombra del Renacimiento, la belleza del paisaje rural y urbano,la juventud de la muerta, las bajas pasiones del escritor que lo empujan al alcohol y las drogas, en los grandes lapsus entre sesión de skipe y sesión de skipe con su hija, que en suobsesión soporta como puede, las fiestas de estudiantes extranjeros que desean experimentar los placeres que ofrece una ciudad multiracial y pluricultural en un medio favorable al exceso de quien desea sacarle todo el jugo a la vida en su año de estancia en la ciudad, como si fuera el último de su vida. Todo ello contextualizado en pleno siglo XXI, en un momento en el que la atmósfera lo pone la prensa amarilla que rastrea las redes sociales en su intento de crear una opinión negativa o favorable de los acusados, tan jóvenes como la víctima. Ni la ciudad, ni los nombres de los implicados son los mismos que los del caso real, levantando entre su historia y los acontecimientos luctuosos un auténtico muro. La ropa, los gestos, e incluso las nacionalidades (se acusa a una americana, un italiano y un congolés) resultan aspectos decisivos para que quienes viven del escándalo creen alarma social o un clima favorable a los sometidos a juicio, que influirá en la decisión de los tribunales.

La joven muerta se erige en el imaginario del director, interpretado por Daniel Brühl en la Beatrice de Dante, protagonista de "una historia que pretende que vaya más allá, que no sea una simple reconstrucción de loshechos, sino que adopte la forma de la Divina Comedia de Dante, buscando el significado de la vida y la muerte, una opción que de alguna manera represente el calvario del personaje que interpreta el actor medio español, medio alemán. De hecho, a pesar de que el resultado pueda ser menos comercial,- Winterbottom no nos muestra jamás a la joven muerta, sino de la forma más dolorosa aquellos momentos en que Elizabeth estaba viva, con todo el esplendor de quien sale de la adolescencia y se encamina haciala edad adulta, una manera de representar la desgracia del asesinato de chica joven que ya experimentó Peter Jackson en The Lovely Bones (2009), que le valió más de una mala crítica..

Un thriller diferente al que Israel Paredes Badía pone el broche final, tras señalar que "el cineasta británico ha ido perdiendo con el paso de los años presencia y relevancia",  y para quien "El rostro del ángel (The face of an Angel, 2014) todavía permite atisbar, en la lejanía, eso sí, cierto pulso de la cámara (...) Winterbotton, con guión de Paul Viragh, construye una película extraña en sus texturas, compleja en su estructura, pero que acaba resultando demasiado confusa." Aunque el cineasta es experto en la mezcla de géneros, texturas visuales y dispositivos, y, aunque se ofrece la posibilidad de, a partir de unos sucesos reales, crear un docudrama, esta opción " queda de lado, en aras de una narración que se mueve en varias direcciones, aunque sin conseguir que todas confluyan"(...) Pero Winterbotton logra que 'El rostro del ángel' sea una película extraña y evocadora, aunque de forma intermitente, gracias a un trabajo visual que consigue transmitir un caos tanto interior como exterior, muy por encima de lo planteado por el guión" (El caos como estilo, Dirigido por..., Octubre de 2015, pág. 20).


No hay comentarios:

Publicar un comentario