Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

miércoles, 11 de enero de 2017

The Story of Film. An Odyssey. (serie de TV). Mark Cousins.





Ficha técnica:


Título original: The Story of Film. An Odyssey.
País: Reino Unido.
Año:2011.
Duración: 915 minutos.

Guión, dirección y producción: Mark Cousins.
Edición: Timo Langer.
Productor: John Archer.
Film 4,  Hopscotch Films; distribución video: Cameo, Avalon



Sinopsis:



Comparada históricamente a las 'Historie(s) du Cinema' de Jean-Luc Godard, Cousins  aborda visualmente la historia del cine desde su creación hasta nuestros días a través de quince episodios y cientos de fragmentos cinematográficos. En ellos encontramos decenas de entrevistas con los principales maestros de nuestro tiempo (David Lynch, Martin Scorsese, Gus Van Sant, Terence Devies, Lars  Von Trier, Wim Wenders, Tsai  Ming-liang, , Samira Makhmalbaf, Ken Loach, Baz Lhurman, Jane Campion, Jean-Michel Frodon, Claire Denis, Stanley Donen, Bernardo Bertolucci, Claudia Cardinale...




Comentario:


Tras arrancar con fuerza en los tres primeros capítulos, que aportan informaciones de gran interés para la industria del cine, en el segundo disco su aportación es mucho más pobre, si bien entretenida. Se centra en la confrontación del cine americano y sus géneros con el cine de autor europeo. En esta etapa los género dominantes era seis: el suspense y el terror, que en los años 30, en plena crisis económica provocada por el crack de Wall Street, y frente a la prohibición de consumir alcohol que imponía la  Ley Volstead, inundó el mercado negro con este 'nuevo valor' que vendían los campesinos y llevaban del campo a la ciudad. La necesidad de defenderse incrementó y dio fuerza a las mafias y a los gangsteres más célebres que influyeron en el cine japonés de Kurosawa (Los 7 samuráis), Junto a estos géneros triunfaron los musicales, el western, la comedia, que se feminizó y se volvió enloquecida con las famosas screwball, y por último la animación que creó enormes iconos para el futuro de la mano de Walt Disney.

Mas cuando el narrador da el salto a Europa e intenta marcar las diferencias con el cine de autor que se hacía en Francia (Cocteau, Renoir...), Inglaterra, con Alfred Hitchcock en los comienzos de su carrera o el neorrealismo italiano, todo se torna oscuro y no logra transmitir qué entiende de un cine que, según sus propios comentarios, parecía más bien un réplica de las artes plásticas, que únicamente cambiaban de soporte: impresionismo, expresionismo, cubismo (en el autor de Psicosis), metafísica... Al habla de la posguerra da una explicación que podría ser aceptada, aunque, si no lo entendemos mal, parece que denomina al neorrealismo de Rosellini, en películas como 'Roma, ciudad abierta' como cine de escombros. El argumento es el siguiente: "En época de Mussolini se creó el Centro Speimentale, más, terminada la guerra,  los espacios que en los años 40 ocupaba Cinecitta, ocupados durante la contienda como barracas, al llegar la paz estaban destruidos y, como los focos escaseaban,  las cámaras se lanzaron a las calles y en ellas nació este 'cine de escombros', Las mujeres, desprovistas de glamour, las Ana Magnani antifascistas, sin  brillo, eran  iluminadas por un solo foco. Los estudios eran un simple remedo de la depauperación y decadencia de la sociedad.

Las huelgas y los conflictos sociales pasaron, más tarde, a un primer plano, del subtexto al  texto. Zavatini quería que, al contrario de lo que predicaba Hitchcock,  el cine se debía convertir en las partes aburridas de la vida. Paralelamente, Hollywood comenzó a perder su esplendor, cuando una actriz se suicidó al lanzarse desde una de las letras que constituyen el cartel que anuncia Hollywood. Esta depresión se agudizó  desde que George Stevens filmó las imágenes de Dahau y los cineasta norteamericanos descubrieron el neorrealismo italiano, unos hecho que incidieron en el recrudecimiento del cine de gángsters y criminales: el llamado cine negro.

Ahora es difícil separar el género del autor, y ya no sabemos qué es real y qué no, como Cocteau no sabía distinguir a los buenos de los malos. Cuando salta a la primera página de los periódicos el hecho de que unos simios se hayan fabricado un artilugio para extraer agua de los árboles, nos hace pensar en 'El planeta de los simios' que Frnklin Schaffner realizó en 1968. Todos sabemos que así comenzó la hominización, tras adquirir un primate la posición erecta, lo que nos demuestra que la ciencia-ficción se construye sobre reflexiones mas profundas de lo que parece, que se erigen en grandes metáforas de los aspectos más importantes que integran lo que llamamos la vida.

Este disco incluye la 'Caza de Brujas' que realizó el Comité de Actividades Antiamericanas, que llevó a cineastas como Elia Kazan a denunciar a compañeros para salvar su estatus. Aunque recibió un Óscar honorífico que reconocía la valía de su carrera, no consiguió la unanimidad del mundo del cine, pero se mantuvo  en sus trece.




No hay comentarios:

Publicar un comentario