Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

lunes, 2 de enero de 2017

Vuelta a casa de mi madre. Eric Lavaine.





CUANDO LA NOBLE eUROPA SE CONVIERTE EN UN  CALADERO DE SALARIOS BAJOS, EJERCIDOS POR EMPLEADOS CON NIVEL DE ESTUDIOS SUPERIOR Y EN  UN LUGAR DE SERVICIOS PARA COMPLACIENCIA DEL OTRORA TERCER MUNDO. (EXAGERACIÓN A MEDIAS)


Ficha técnica:


Título original: Retour chez ma mére.
País: Francia.
Año: 2016.
Duración: 97 minutos.
Comedia negra.

Dirección: Eric Lavaine.
Guión: Eric Lavaine y Héctor Cabello Reyes.
Casting: Etienne Beck.
Dirección de Fotografía: François Hernandez.
Música: Fabien Cahen.
Edición: Vincent Zuffranieri.
Departamento artístico. Diseñador del set: Victor Chamoux; artistas digitales: Mathieu Jugenson y François Willenz.

Productores: Jerome Seydoux, Vincent Rogen, Gala Vera Eiriz.
Compañías: Same Player, Pathé, TF1 Films Production, TF1, NT1...; distribución: Pathé.


Intérpretes:


Alexandra Lamy : Stéphanie Mazerin,
Josiane Balasko :  Jacqueline Mazerin,
Philippe Lefebvre : Nicolas Mazerin,
Jérôme Commandeur :  Alain,
Cécile Rebboah : Charlotte,
Mathilde Seigner : Carole,
Mark Fayet: Philipp, padre de Leo.
...


Sinopsis:



Eric Lavaine, conocido director francés por películas como 'Poltergay' y 'Barbacoa de amigos'. Co-autor del guion, escrito junto a Héctor Cabello Reyes, protagonizado por Josiane Balasko, Alexandra Lamy y Mathilde Seigner. La película se centra en Stépahnie, una mujer de 40 años que deberá volver a vivir en casa de una madre. Jacqueline recibirá a su hija con mucho cariño y muchas ganas de poder volver a vivir con ella. Por su lado, Stéphanie deberá volver a adaptarse a algunas de las reglas y costumbres del hogar familiar: discos de Francis Cabrel en bucle, partidas interminables de Scrabble y consejos maternales sobre la educación y el saber estar en la mesa, pero sobre todo, de cómo debería ser su vida. Las dos tendrán que empezar a adaptarse a la otra, teniendo que demostrar una paciencia infinita. La situación se volverá tensa cuando lleguen sus hermanos y exploten todos los secretos, verdades y deseos familiares.


Críticas.


Este film ha sido recibido con moderado entusiasmo en nuestro país:

Javier Ocana comienza ubicando la historia en su contexto económico muy doloroso para el ciudadano del antiguo primer mundo, que está viendo caer sus salarios a nivel de la China posrevolucionaria: " Poco a poco el cine se va haciendo eco de una nueva categoría de ciudadano europeo, el del cuarentón que regresa a la casa familiar, sin trabajo y sin dinero, en busca de paz y cobijo, ánimo moral y alivio económico. Y no uno cualquiera, sino aquel formado en la universidad, que tuvo un gran trabajo y quizá una familia durante años, y que nunca osó vivir la pesadilla que ahora se cierne sobre sus hombros. Es el caso de la arquitecta protagonista de Vuelta a casa de mi madre, sexta película del francés Eric Lavaine, con el atrevimiento de contar su odisea en forma de comedia. Eso sí, ni refrescante ni molesta, ni brillante ni residual, de gracia leve y esporádicos momentos de talento en la réplica coloquial." (1)

Nando Salvá sigue profundizando en el tema, derivándose por derroteros más superficiales: " El director Eric Lavaine rehúsa poner el foco en asuntos como las dificultades de perder el trabajo a ciertas edades o los juegos de poder subyacentes en las relaciones entre padres mayores e hijos adultos. (...) se contenta con hacer alguna predecible observación acerca de cómo el uso de la tecnología separa a las generaciones más viejas de las más nuevas y, sobre todo, con buscar el chiste observando los extremos a los que la madre llega para preservar un romance secreto-" (2)


Javier Cortizo sigue la misma línea, quedándose en la superficie: "En este caso, las tornas se vuelven más sociales (sin llegar al ‘defcon Loach’, aunque incluya una ácida escena de burocracia kafkiana) al presentarnos a una cuarentona a la que el desempleo ha obligado a retornar al nido, tal y como explica muy convenientemente el título. De rebote, también tendrá que lidiar con sus bastante asquerositos hermanos y con algunos daños colaterales de su etapa laboral. Sin muchas pretensiones de sindicalismo –véase el final de cuento de hadas–, el filme centra sus dardos en el aquelarre indoor, ora costumbrista, ora traumático," (3)

Antonio Winrichter convierte el drama de la protagonista en una parodia de una madre matrona. " ras perder trabajo y marido, una joven (40 años) arquitecta debe buscar refugio en casa de su madre mientras le sale una nueva ocupación. A la indignación existencial por las miserias de la vida y del mercado se une el difícil acomodo a las manías de la mamá, que por supuesto el tiempo y la distancia han ido incrementando. Hasta aquí, el esquema de la película daría para un pequeño drama realista no se sabe si demasiado digno de reseñar, salvo por anotar el hecho de que en Francia se siga produciendo este tipo de película sin mayores pretensiones-" (4)




(1) El nuevo cobijo eonçomico. Diario 'El País', 30 de diciembre de 2016.
(2) 'Vuelta a casa: de mi madre' : un problema de puntería, diario 'El Periódico', 29 de diciembre de 2016.
(3) Vuelta a casa de mi madre. Cinemanía.
(4) Vuelta a casa de mi madre: madre matrona



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario