Páginas vistas en total

sábado, 4 de febrero de 2017

Boyhood. Richard Linklater.






Ficha técnica:



Título original: Boyhood.
País: USA.
Año: 2014.
Duración: 165 minutos.
Género: Drama.

Dirección: Richard Linklater.
Guión: Richard Linklater.
Casting:Beth Sepko, c.s.a.
Dirección de Fotografía: Lee Daniel y Shane F.Kelly. Color.
Música: supervisores: Randall Poster, Meghan Currier.
Edición: Sandra Adair, a.c.e.

Diseño de Vestuario: Kary Perkins.

Productores: Richard Linklater, Jonathan Sehring , John Sloss y Cathleen Sutherland.
Co-Productores; Sandra Adair, Vince Palomo Jr., Kirsten McMurray.
Productores asociados: Caroline Kaplan, Anne Walker
Diseño de producción: Rodney  Becker y Gay Studebaker.
Compañías.IFC Productions, Detour Filmproduction.



Intérpretes:


Patricia Arquette: Madre,
Ellar Coltrane: Mason,
Lorelei Linklater: Samantha
Ethan Hawke: Padre,
Elijah Smith: Tommy,
Marco Perella: Wellbrook,
Steven Chester Prince: Ted,
Libby Villart: la abuela.


Sinopsis:



El film narra la historia de cuatro personas: el matrimonio formado por Patricia Arquette, que pasa a simbolizar a la madre en general, por lo que carece de nombre, y Ethan Hawke, que representa de igual manera  al padre, y dos hijos de un pareja adolescente: Mason (Ellar Coltrane) y Samantha, interpretada por Lorelai Linklater, elección que todavía debilita más la delgada línea roja que separa la realidad de la ficción. Richard Linklater se implica personalmente en un juego que consiste en hacer el seguimiento, durante diez años (2002/2013) del crecimiento de unos actores, el incorporar a su propia hija al proyecto, loue le facilitaba la recopilación de los materiales que se han transformado en una película, tras un proceso de edición significativa que ha durado 39 días. No es la primera vez que elcineasta experimentaba un proceso semejante, en el cual no sólo hacía un seguimiento del transcurrir inevitable del tiempo, del tópico latino que nos advierte de que tempus fugit, sino que de alguna manera también lo esculpía, adaptándolo a sus intereses, al discurso que pretende transmitir. El nuevo film parte de donde concluyó  su famosa trilogía  (Antes del Amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer), que ya experimentaba con el discurrir del tiempo, aunque en aquel caso las elipsis eran extradiegéticas, es decir tenían lugar al margen del texto  cinematográfico, y se correspondían con los espacios temporales entre una entrega yla siguiente; ahora estas elipsis son intradiegéticas, se producen dentro de la película, que va avanzando a medida que se producen cambios físicos significativos, especialmente en los más jóvenes. 



Críticas:



Las críticas han sido muy positivas y se han centrado en el aspecto formal, que es lo único que parece interesar a esta sociedad posmoderna y diletante, que  se ensimisma y se autocomplace en la práctica del ars artis gratia, ya sea en la práctica de cualquiera de las artes o en la de la crítica, considerada una actividad sublime en sí misma, intentando que su análisis no se contamine del contexto en el que el cineasta ha actuado, y analizando su propia trayectoria y los avances y retrocesos en su actividad creativa, sus influencias y antecedentes. Quim Casas hace una seguimiento de realizaciones, como las series y las sagas, en las que los que empezaron siendo niños acaban siendo adultos (Harry Potter, espacios televisivos como Generación D de la televisión catalana, que entrevistan cada siete años a las mismas personas para ver si han alcanzados sus objetivos...para concluir que : El paso del tiempo, que es uno de los  temas-evidencia de Boyhood, está expresado a veces mejor en el papel de la madre, incluso en la del padre y su aparente integración social tras años a la deriva, que en el de Mason, quien en varios pasajes actúa tan sólo de catalizador de los demás." (El tiempo que pasa. Quim Casas. Dirigido por...Septiembre 2014).

Gregorio Belinchón se centra en los riesgos que corrió el director al fiar un proyecto a un plazo tan largo: "Linklater ha presentado un “acto de fe”, según sus propias palabras, porque se lanzó a la producción sin saber si llegaría a buen puerto. “Era fe en la colaboración. Por ejemplo, los primeros siete años no firmamos contratos. La verdad es que los padres de Ella han sido maravillosos, no tanto los de Lorelei”, bromea. En realidad, es un acto de fe en la fuerza del cine, en la capacidad ilusionante de recuperar el tiempo —que marca la habitual insatisfacción humana—, de recobrar los recuerdos. Boyhood dura 164 minutos hipnóticos, que sirven también para retratar la América de la clase media. “Vivo en Austin, y la acción se desarrolla allí, en Houston y en San Marcos [localidades texanas]." (El acto de fe de Richard Linklater.  Diario 'El País', 14 de febrero de 2014..),


Comentario:


Las críticas se mantienen  en este tenor a un lado y otro del Atlántico y todos están de acuerdo en que es un filme muy bonito, una obra magna digna de ser muy tenida en cuenta. Pero ¿Por qué?. El hecho de que hayan transcurrido tantos años, para poder ir filmando a los actores  a medida que iban creciendo, sin dar ninguna pista como en su famosa trilogía, no convierte al film en especialemente destacable, aunque si de prototipo de un curioso planteamiento. Pero es que la historia está muy bien contada, inmersa en la sociedad actual, llegando incluso a presentar a sus personajes tomando postura por el candidato a las elecciones presidenciales a favor de Barak 'Hussein' Obama, como le llama un agresivo republicano, remarcando el nombre Hussein, Si aceptamos que la familia que constituyen estas cuatro personas se puede considerar una familia normal, nos tendremos que poner de acuerdo sobre qué entendemos por esa definición. Mason  y Samantha realizan su particular movie vital, intentando encontrar el punto en el que el hombre, si no consigue ser  decididamente feliz, al menos no sea muy desgraciado, y a través del recorrido que realizan por las diferentes parejas de sus respectivos progenitores, descubren que la respuesta no es fácil, y, es más, quizás no la tenga nadie. Los hijos van creciendo a la par que sus padres y van acumulando experiencias muy parecidas, que inciden de forma bien diferente en ellos, debido al estadio de su proceso madurativo.

Si nos centramos en los padres biológicos, existe una diferencia entre ellos: la madre los tiene a su cargo, debe educarlos y sufrir sus ausencias, mientras termina su carrera y logra colocarse en la universidad; el padre es el mago, el músico, el del coche GTO, un prototipo que admiran los adolescentes, un hombre dinámico que juega con ellos y sigue su evolución por facebook.. Hasta aquí 'normal', aunque algunos llamarían a esta familia 'desestructurada'. La madre se empareja con un profesor de Universidad, se casa con él  y todos ascienden de estatus y mejoran su calidad de vida, hasta que el marido se manifiesta como un alcohólico, maltratador  de mujeres, y deben abandonar el hogar, dejando desamparados a los hijos del hombre, que han crecido con  Samantha y Mason, lo cual resulta muy doloroso para los cuatro niños,  de cuya madre el espectador lo desconoce  todo; tras este duro episodio, la madre se vuelve a casar con un  trabajador de una institución, cuya nombre lleva en la espalda, y un escudo en la camisa, un obrerista medio fascista, que desprecia todo trabajo intelectual y sólo cree en quien a los 18 años tiene un trabajo, gana un sueldo y se compra un coche. La unión entre una profesora de universidad y un resentido tampoco podía durar. A su vez el padre se casa con una joven del Tea Party, cuyos padres regalan a Mason un Biblia,una traje con camisa y corbata y un rifle, y le enseñan a disparar. Viven en una casa típica de Texas (nada de las casas con césped de la clase media americana), decorada con cuadros horrorosos, cantan y bailan country y son religiosos y 'muy felices', siempre que no les lleves la contraria. Etahn Hawke tiene un nuevo hijo de este matrimonio en este paraíso atávico y vende su espectacular coche , defraudando a su hijo mayor que esperaba heredarlo.

¿Qué aprenden estos jóvenes en esta trayectoria vital? Que no hay pareja que sea lo suficientemente satisfactoria para embarcarse en esa aventura, el único que ha podido seguir dedicando su vida a la música es el amigo soltero de su padre-; su madre, tras fracasar en sus tres parejas, muy representativas de las diferentes idiosincrasias y estatus norteamericanos, (el músico, el Profesor de Universidad y el trabajador sin cualificar), decide que quiere desprenderse de su hipoteca cuando sus hijos marchen a la Universidad, y que,perdidas sus ilusiones, una vez vacío el nido, sólo le queda esperar ala muerte, a una edad todavía temprana. Los hechos han acabado sumiéndola en una gran depresión. El padre, más conformista, espera no ser muy feliz ni muy desgraciado. Mason aprende también de un profesor a relativizar el sueño armoricano y la existencia de oportunidades si uno se esfuerza. "El mundo es muy competitivo , pero quien ha llegado al mundo con tan sólo cincuenta centavos, sólo tiene garantizada una taza de café.

De este modo, Linklater nos realiza un mapa interesante de las diferentes mentalidades del país, de aquellas zonas en las que se reza antes de empezar la clase, se canta el himno de Texas y algunos tienen ante su casa la bandera confederada, y  evitan que los conflictos, por muy duros que sean, traspasen las paredes del hogar; del populismo de las clases urbanas sin  ideología ni formación; de las aspiraciones de los urbanitas más cultivados, agnósticos o ateos, que con frecuencia ven como se hunden sus ideales, y por último de aquellos a quienes representa  el Tea Party Movement que intenta volver a los orígenes de Estados Unidos, y militan en la Asociación Nacional del Rifle. Un verdadero itinerario por las familias del país, que acaba teniendo un resultado muy similar. De este modo, Linklater parece querer demostrar, más que los problemas de la infancia, ya que aquí duran  hasta que abandonan el hogar materno e inician una vida, el problema de siempre: la imposibilidad trascendida de la pareja en cualquier tiempo y lugar y su influencia sobre los hijos, que también aprende desde pequeños, quizas por traumas derivados de los roces anteriores, a que 'el hombre es un lobo para el hombre.' (proverbio latino de la 'Asinaria' de Plauto,- Homo homini lupus est-,  popularizado por Hobbes), y acosan y machacan a aquellos de sus compañeros que considera más débiles. Una historia muy interesante, muy bien contada, que afecta a dos generaciones y que no promete un futuro muy halagüeño.




No hay comentarios:

Publicar un comentario