Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

domingo, 12 de febrero de 2017

La decadencia de todo lo que puede decaer. Eurovisión 2017.






La crisis  que comenzó en 2008 con la caída de Lehman Brothers, que no consiguió  superar la mayor quiebra financiera de la historia con un pasivo de $613.000 millones, aquel  miércoles negro del 17 de Septiembre de 2008, no sólo se llevó, como el viento a Mary Poppins, la alegría de los niños, sino el prestigio de las universidades, desplazadas por escuelas de negocios, la sustitución del hombre por el robot en los prolegómenos de la era tecnológica, que aumenta el paro y enfrenta a las masas de todo el mundo haciéndoles sentir la culpa de guerras que han promocionado los poderosos de cualquier latitud por el dominio de las materias primas y los medios de producción. Ahora, la gente vuelve su mirada a profesiones que siempre se han considerado propias de bohemios y perroflautas, y la putrefacción llega al mundo de la música, empezando por un festival  que se concibió, creemos, con la buena intención de unir a las distintas naciones que constituyen el viejo continente, pero que ha ido degradándose a marchas forzadas.

El asunto está alcanzando altas cuotas de esperpento, cuando cadenas otrora respetadas que hoy han perdido hasta la autoestima, organizan concursos con el objetivo de seleccionar a los candidatos en una especie de jurado mixto, constituido por amigos, familiares, simpatizantes, a los que se agrupa bajo la etiqueta de público, y tres o cuatro 'entendidos' a los que se considera críticos musicales. Si se produce cualquier disidencia,y el ganador cae de un bando o de otro, empieza un espectáculo bochornoso: pérdida de guitarras, cortes de mangas, insultos y acusaciones de corrupción, que van más allá, en algún caso, de la inclinación natural por uno u otro contendiente. Penoso.

Yo, si fuera músico,(que no lo soy),  me abstendría de participar en competiciones y eventos que organizan quienes nunca pierden, conocedor de que cualquier obra del hombre necesita del tiempo, como el buen vino. Recordemos el aviso a navegantes de Nicolas Winding Refn en 'The Demon Neon'. Mientras tanto veamos este vídeo aleccionador.





No hay comentarios:

Publicar un comentario