Páginas vistas en total

viernes, 10 de febrero de 2017

Moonlight. Barry Jenkins.




Ficha técnica:


Título original: Moonlight.
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Duración: 110 minutos.

Dirección: Bary Jenkins.
Guión: Barry Jenkins, basado en una historia de Tarell Alvin McCraney.
Casting: Yesi Ramirez,
Dirección de Fotografía: James Laxton.
Música: Nicholas Britell.
Edición: Joi McMillon, Nat Sanders.
Dirección artística: Mabel Barba.
Decorador del set: Regina McLarney.

Diseño de Vestuario: Caroline Eselin.
Jefe de Departamento de maquillaje: Doniella Davi.
Jefe de peluquería: Gianna Sparacino.

Productores: Dede Gardner, Jeremy Kleiner, Adele Romanski,
Productores ejecutivos: Sarah Esberg, Tarell Alvin McCraney, Brad Pitt.
Diseño de producción: Hannah Beachler.
Compañías productoras: A24, Plan B Entertainment; distribución: A24, Altitude Film Entertainment.


Intérpretes:


Mahershala Ali: Juan,
Duan Sanderson: Azu,
Alex R.Hibbert: Little,
Ashton Sanders: Chiron,
Trevante Rhodes: Black,
Jaden Piner: Kevin adolescente,
Jharrel Jerome: Kevin,
André Holland: Kevin,
Janelle Monáe: Teresa,
Naomie Harris: Paula,
Edson Jean: Sr. Pierce,
...


Sinopsis:


'Moonlight' recorre la vida de Chiron en tres capítulos, un adolescente de Miami que está descubriendo su sexualidad en un ambiente familiar turbulento. A pesar de su típica premisa, el director Barry Jenkins ('Medicine for Melancholy') desarrolla un relato complejo alejado de estereotipos. Chiron se perderá por las calles de una ciudad que sobrevive de la droga, y encontrará el amor en lugares inesperados, y sobre todo una posibilidad de cambio en sí mismo. La cinta está protagonizada por Naomie Harris ('Skyfall','28 días después...'), André Holland ('Selma', '42'), Mahershala Ali ('El curioso caso de Benjamin Button'), Janelle Monáe, Alex R. Hibbert, Jaden Piner, Ashton Sanders, Trevante Rhodes y Jharrel Jerome. (eCartelera).


Críticas:


La crítica ha sido unánime en la valoración muy positiva del film. El Tomatometer de la página 'Rotten Tomatoes' da un índice de aceptación de la prensa del 98%, consultadas 232  reseñas, frente a un 87% del público, tras pulsar la opinión de 25,530 usuarios.

A.O.Scott (The New York Times), no sólo afirma que es la mejor película del año, sino que jamás ha visto nada como ella; Peter Debrudge, (Variety), sostiene que la identidad afroamericana es demasiado compleja para ser reducida a los estereotipos habituales (más tarde hablaremos de esto); David Fear (Rolling Stone) la trata de obra maestra, mientras David Rooney (The Hollywood Reporter) afirma que brilla como su título, etc. En España, Carlos Boyero (El Mundo) la valora como una delicada e insólita película; Luís Martínez (Diario 'El Mundo') la califica de deslumbrante, precisa y reveladora; para Quim Casases representa la 'pura realidad', sin apenas levantar la voz...Muy bonito el análisis de Alonso Díaz de la Vega (El Universal de México), aunque en cierta medida inexacto: Diario El Universal "Jenkins no nos trae una película política, a pesar de las posibilidades del guión. Ni manual de tolerancia ni acusación contra la homofobia, 'Luz de luna' es una delicada narración sobre la experiencia de ser distinto."






Nominaciones: 


  • 8 a los premios 'Oscar',
  • 6 a los Globos de Oro,
  • 4 a los BAFTA.
  • (Todos los premios y galardones en Filmaffinity)

Comentario:


El joven cineasta de 37 años, Barry Jenkins, ha realizado un film dividido en tres actos, (Little, Chiron y Black, correspondiente al nombre y los apodos del protagonista), nada convencionales, que apenas podemos analizar con el esquema tradicional de planteamiento, nudo o fase de confrontación y desenlace, sino como unas pocas pinceladas impresionistas, que, si nos alejamos un poco, nos permiten contemplar, como un voyeur de manual, el desarrollo de un ser humano desde que inicia la edad en la que se forjan las identidades, en cuya formación juegan un papel fundamental un hombre joven que dirige a un pequeño grupo de camellos que trafican con crack, Juan, interpretado por Mahershala Ali, que cubrirá el vacío existencial que provoca la ausencia del padre de little,  alias que da nombre al primer acto, un capítulo autobiográfico, y su amigo Kevin, con el que tiene su primera experiencia sexual. No es cierto, por muy bonita que quede esta afirmación en el análisis de Alonso Díaz de la Vega, que no haya acusación alguna contra la homofobia, porque es precisamente esta cuestión la que constituye el nudo gordiano que decidirá la evolución de Chiron y Kevin y su tránsito por la cárcel, como ocurre con tantos y tantos jóvenes afroamericanos en Estados Unidos, que acaban añorando una vida sin preocupaciones, aunque esté privada de lujos y comodidades, pero presidida por un trabajo honrado y el disfrute de una familia, cosas que le serán negadas al protagonista desde  la cuna.




Barry Jenkins construye un bellísimo poema a su pueblo, sirviéndose de todos los recursos que la imagen pone a su disposición, usados con elegancia y editados con distinción: ligerísimos contrapicados que ennoblecen a Chiron y a su protectores, Juan y Teresa, enfoques y desenfoques e iluminación intensa en determinadas ocasiones, sobreimposición de música y sonido, elipsis significativas, una destreza en el uso del lenguaje que alcanza su climax en la bella secuencia en la que Juan enseña a nadar a Little... Sin embargo no estoy de acuerdo con la afirmación de que se combatan los arquetipos borrando las señas de identidad, un error que comete Kenneth Lonergan en 'Manchester fente al  mar' que ambienta la tragedia de Lee Chandler (Casey Affleck)  con el famoso Adagio de Albinoni, o Barry Jenkins cuando elige la misma opción olvidando que no sólo hay muchos negros en el mundo, como le recuerda Juan a Little, ya que fue esta raza la primera que lo ocupó, sino que el arte moderno, especialmente en lo que se refiere a la música, es obra de este pueblo. Es cierto que la música sinfónica produce cierto alejamiento, cierta extrañeza que apoya la construcción de los personajes y los acerca a los de otras comunidades que conviven con los afroamericanos, que, por otra parte, no tienen ninguna presencia en el film. Aunque no debemos perder de vista lo que Barry Jenkins nos cuenta:  no sólo cómo se aísla y se automargina un adolescente afroamericano que se siente gay, en su propia comunidad, y que explicita en la última imagen de la película. Por otro lado es verdad que jamás nadie había hecho una película con un subtexto como el que sustancia el análisis del cineasta, mostrando no sólo las inclinaciones, sino las represiones de la comunidad negra norteamericana, Y, aunque solo fuera por eso, que no es, ya que Jenkins ha conseguido reunir un grupo de actores sumamente atrayentes y muy bellos, que interpretan magníficamente su papel, recomendamos esta película como imprescindible, disfrutable y necesaria.Un homenaje presidido por el orgullo y la dignidad que hace tiempo que demandan tantos hombres y mujeres no solo en Norteamérica, que renuncia al slogan y el panfleto y opta por la construcción de un hermoso poema.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada