Páginas vistas en total

Adsense




lunes, 13 de febrero de 2017

Un plan perfecto. Alain Darborg.








Ficha técnica:


Título original: Jönssonligan- Den Perfekta Stöten.
País: Suecia.
Año: 2015.
Duración: 88 minutos.

Dirección:  Alain Darborg.
Guión: Piotr Marciniak, Alain Darborg.
Casting: Johannes Persson, Svante Ahnan.
Dirección de Fotografía: Benjam Orre, FSF.
Música: Anders Niska, Klas Wahls.
Edición: Richard Krantz, SFK
Puesta en escena_ Christian Olander.

Diseño de  Vestuario_ Marie Flyckt.
Maquillaje: Josefin Ekeras.

Productores: Fredrik Wikström Nicastro.
Productores ejecutivos: Karin Walquister, Peter Fornstam, Michael Hjorth.
Compañías: Svensk Filmindustri, Tre Vänner, Tonefilm, Film i Vast, TV4, Nordisk Film, Hobohm Brothers, Svenska Filminstitutt


Intérpretes:


Simon J.Berger: Ingvar Jönsson.
Susanne Thorson: Rocky,
Alexander Karim: Ragnar Vanheden,
Torkel Petersson: Dynamit-Harry.

Sinopsis:


Cuando su mejor amigo es asesinado,  Charles idea el plan perfecto para vengarse. Sabe donde encontrar los mejores criminales: un seductor estafador, un experto en artefactos explosivos con tendencias depresivas y una eperta en desarmar cajas fuertes, recién evadida de la cárcel. Charles tendrá que demostrarles que su plan no sólo cumple su objetivo de venganza, sino que será recordado en la historia del  crimen organizado.


Comentario:


Alain Darborg es un joven  realizador, que se ha dedicado al patinaje profesional y tras realizar tres cursos de cine independiente, se inicia en el mundo del cine y salta a la fama cuando convierte una serie de comedias muy populares suecas, Jönssonligan, que narran las aventuras de un trío criminal de ficción en un thriller de estilo y estética indie, en la que los protagonistas no se ajustan al prototipo del ladrón convencional, y tienen la misma apariencia física y la misma apatía de aquellos a quienes privan primero de sus coches de lujo y más tarde de enormes cantidades de dinero. El colmo del indie es hacer un película de ladrones y policias sin tensión ni emoción y con un sentido del humor tan sectario que sólo conectan con los de su grupo.

Una rara avis tan bizarra y aburrida, que vale la pena verla para entender lo rápidamente que el espectador llega a desentenderse de la historia. Los diseñadores de vestuario, maquillaje y caracterización en general suspenden claramente, a no ser que los ladrones de Suecia sean más pijos que aquellos a los que esquilman. Juega en su contra las magníficas adaptaciones que hicieron Niels Arden Oplev y Daniel Alfedson, del betseller de Stiegg Larsson. Entre Alain Darborg y Pedro Almodóvar hay quienes se ajustan más y mejor a la realidad, sin estridencias ni falsos pedegrees.





No hay comentarios:

Publicar un comentario