Páginas vistas en total

martes, 28 de marzo de 2017

Arac Attack. Ellory Elkayem.








Ficha técnica:


Título original: Eight Legged Freaks
País: Estados Unidos
Año: 2002.
Duración: 115 minutos.

Dirección: Ellory Elkayem
Guión: Jesse Alexxander & Ekkory Elkayem,  basada en una historia de Ellory Elkayem & Randy Kornfield.
Casting: April Webster, C.S.A. y Paula Rosenberg, C.S.A.
Director de Fotografía: John Bartley, a.s.c., c.s.c.
Música: John Ottman.
Edición: David  K- Siegel, A.C.E.
Supervisor efectos visuales: Karen E. Goulekas, Thomas Dadras.

Diseño de Vestuario: Alix Friedberg.

Productor: Dean Devlin y Bruce Berman.
Productores ejecutivos: Roland Emmerich, Peter Winther, William Fay
Co-productor: Kelly Van Horn.
Diseño de producción: Charles Breen.
Compañías: Warner Bross, asociada con Village  Roadshow Pictures y NPVEntertainment, Electric Entertainment


Intérpretes:


David Aquette: Chris McCormick,
Doug E. Doug: Harlan Griffith,
Scarlett Jihansson: Ashley Parker,
Leon Rippy: Wade,
Kari Wuhrer: Sherif Samantha Parker,
Matt Czuchry: Bret,
Rick Overton: Deouty Pete Willis,
Eileen Ryan: Gladys,
Scott Terra: Mike Parker.


Sinopsis:


Los habitantes de una ciudad minera rural descubre que un vertido químico incontrolado ha provocado que cientos de pequeñas arañas hayan experimentado una mutación  reciente que las ha hecho crecer extraordinariamente.


Comentario:



Una secuencia inicial que funciona como marco del relato que se va a desarrollar en la pantalla, y que evoca algunas historietas de Troma ('El vengador tóxico', 'Los zombies paletos'...), comienza con un vertido tóxico, tras un accidente causado por la sensibilidad y aprensión humana, -la reacción normal de cualquier conductor al que se le cruza ante el vehículo un animal indefenso -, que intenta, de forma intuitiva dar prioridad a la vida y preservarla de su destino final, aún a costa de perder la propia. No son pocas las historias que comienzan así, aunque aquí tiene un especial importancia, puesto que el camión causante del siniestro, ante el que se ha cruzado un humilde conejo, lleva una terrible carga: un bidón con residuos tóxicos, que vierte su contenido en un río. Una vez creadas las condiciones de un relato que se anuncia terrorífico, se contextualiza la historia en Prosperity, Arizona, una ciudad minera ubicada en el condado de Cochise, cuyas fuerzas vivas estaban lideradas por el Alcalde Wade y la Sheriff Samantha Parker. El camión forma parte de la flota de la Corporación Vironanol, interesada en las minas McCormick, cerrada hace tiempo, cuyas galerías corren por debajo de las calles de la ciudad. Una vez adquiridos los terrenos, comenzaron a reubicar a los habitantes de la ciudad. 

Una vez situada en el espacio, esta historia comienza la presentación de los personajes, el primero de las cuales es un cazador de insectos, que encuentra en el río un especimen extraño; inmediatamente después se introduce una frase premonitoria, muy cinematográfica, generalmente sin terminar, para crear suspende que informa al espectador de que algo está a punto de pasar "una semana después..." , que da paso a un niño  que se dirige en bicicleta a  un lugar, -Taft's Exotic Spider Farm ( Granja exótica de arañas de Taft). Tras adelantar que, como advertía George Lucas, en los materiales esxtra de 'Planeta prohibido', ante la decepción que suelen causar los bichos recreados en la pantalla, torpes y ridículos,que aparecen en las películas de serie B, por lo que generalmente se suele confiar a la propia trama, se recurre a exagerar el tamaño de aquellos animales que nos producen repugnancia o incluso a algunos pánico; un terror sólo superado por la posibilidad de que nosotros mismo disminuyamos de tamaño, no de forma normal cuando envejecemos, sino como lo hace en la ficción Robert Scott Carey, el protagonista de 'El increíble hombre menguante', dirigida por Jack Arnold en 1957, Entre ellos se encuentran las arañas, las ratas, las cucarachas...Un nuevo letrero nos advierte de lo que sucede 'una semana después'...La nota de humor la pone el narrador, Doug E.Doug, que interpreta a un locutor de radio que cree en las invasiones y terrestres y que con un solo fotograma da más información que varias secuencias de cualquier película.




Ellory Elkayem hace frente en su película a los terrores que atormentan al hombre, ya sea el miedo a perder el trabajo, que puede empujarle a recorrer de forma prematura el terrible camino hacia la muerte, un ciclo que se inicia con la carestía y la enfermedad que provoca la escasez de recursos, y al presentimiento de que en esta tesitura, hasta los animales más pequeños y repugnantes, que destruimos cuando andamos, sin fijarnos en ellos, puedan vengarse e, incrementado al azar su tamaño extraordinariamente a causa de la contaminación ambiental que provoca el hombre, una realidad que se impone a pasos agigantados, mayores y más rápidos que los de los bichos ficticios, acelera el fin de la Tierra, al menos como la conocemos. El cineasta neozelandés recurre a una iconografía heredada del cine de ciencia-ficción y de terror de la década de los cincuenta del siglo pasado y que ha tenido seguidores en todos aquellos que han cultivado el género en décadas posteriores, y al que Elloy dedica un modesto homenaje sirviéndose de un pequeño televisor del cuarto de uno de los protagonistas del film, que nos muestra la araña peluda de Michael Gordon. (1947), o 'La Mosca' de David Cronenberg, 1986. La amenaza de estas terribles mutaciones  provocadas por la contaminación, que preocupaba a los hombres y mujeres desde mediados del siglo XX se erige en una gran metáfora acerca de otro miedo, más sutil, pero más profundo que afecta a gran des colectivos, ya sean mineros, que enferman de silicosis,  vecinos de enormes centrales nucleares, que temen a enfermedades como el cáncer, o trabajadores de las peligrosas cementeras, cuyo trabajo y cuya vida son imprescindibles para mantener a sus familias, aun a sabiendas de que su salud se deteriora cada día, grandes monstruos que han sido con frecuencia objeto de tratamiento por el cine, desde John Ford y su inigualable película  'Que verde era mi valle', que se tragaba a los hombres de la comunidad que bajaban a la misma, hasta los aldeanos del último film de Gore Verbinsky, que eran conscientes de que algo malo ocurría en el balneario para ricos que buscaban 'la cura del bienestar', que les afectaba, pero a la vez los empujaba a agredir al forastero que metía sus narices en estos asuntos y hacía peligrar sus subsistencia.




La gran oportunidad de este director llegó con Larger of Life , un homenaje de 13 minutos en blanco y negro, en FX, el género de terror de Hollywood de los años 50, con una araña gigante que comía hombres. Este corto, producido por Jamie Selkirk, ganador de un Oscar, y financiado por la Comisión de Cine de Nueva Zelanda, llamó la atención de la crítica del Telluride Film Festival,en 1998, y de los productores Dean Devlin y Roland Emmerich, que financiaron con 30 millones de dólares este film, basado en 'Larger or life'. Su éxito parece haber sido efímero, ya que desde 2001 sólo ha dirigido películas de terror de serie B, entre las que se encuentran: "El retorno de los muertos vivientes: Necrópolis' , 2005, Vuelta a los muertos vivientes: delirio a la tumba, 2005, 'Sin un planeta: el llamamiento de la naturaleza'...







No hay comentarios:

Publicar un comentario