Páginas vistas en total

jueves, 16 de marzo de 2017

El sèptimo sello.





Ficha técnica: 


País: Suecia.
Año:  1957. 
Duración: 96 minutos


Guión y Dirección: Ingmar Bergman.
Conductor: Sixten Ehrling. 
Guión basado en su obra teatral Trämålning 
Fotografía: Gunnar Fischer. Asistente cámara:  AKC Nilsson.
Montaje: Lennard Vallén
Sonido: Abby Wedin, Lennart Wallin.Efectos de sonido: Evald Andersson.
Coreografía: Else Fisher.

diseño de Vestuario: Hanne Lindhola. 
Maquillaje: Nils Nittel.

Producción: Allan Ekelund, P.A. Lundgren.  
Diseño de producción: P.A. Lundgren.   
Compañías. Janus Films Release, Svensk Filmindustri. Manga Films.


Interpretes:


Gunnar Bjöstrand: Juan, el escudero.
Beng Ekerotla: Jof (José) ;
Max Von Sidow: .Antonius Block, el Caballero:
Bibi Andersson. Mia,
Inga Gill: Lisa,
Mau Hansson: La Bruja


Sinopsis:



Suecia, mediados del siglo XIV. La Peste Negra asola Europa. Un caballero atormentado y lleno de dudas, Block, (Max Von Sidw)  vuelve a su castillo tras diez años de inútiles luchas  en las Cruzadas, y la Muerte, (Beng Ekerot),  se presenta reclamándolo. Con la esperanza de obtener algunos conocimientos antes de morir, el caballero reta a la Muerte a una partida de ajedrez. Mientras juegan, Block  observa algunas escenas de crueldad y sufrimiento de  Alyosha descritas por Ivan Karamazov. 


Comentario. 


La muerte es el fantasma más poderoso que atormenta al hombre desde que nace, y uno de los temas centrales en la obra de Bergman.  Viene precedida de otras plagas como: el hambre, la guerra, la enfermedad, el suicidio o el accidente; el sueco la dota de forma humana, literaria, - un hombre vestido de negro con una azada -, al que Antonius Block /Max Von Sidow) le reta a un juego de ajedrez en el que se decidirá su destino, con el objetivo de conseguir un aplazamiento que le permita desarrollar una buena acción por la que merezca la pena haber vivido. Le plantea una partida que no se puede jugar atropelladamente , sino con lentitud y reflexión, en la que pueda al fin entender, no creer.

En  momentos de crisis  el miedo empuja al hombre a buscar un salvador y un culpable, pero por muchas vueltas que le des, afirma Block, siempre tenemos el trasero  detrás. El planteamiento y la conclusión de la historia no son religiosos, sino existenciales : la angustia humana exige la existencia de un deus ex machina, alguien  o algo que maneje los hilos y   coloque  al hombre en el  sendero de la salvación. El cine de Bergman no es de situación, sino de condición humana; si bien  la diégesis recrea la Edad Media, el conflicto trasciende a cualquier otro marco histórico o social que genere  angustia vital..

Block siente la desazón de haber participado en una guerra absurda, una cruzada sin  sentido, un constructo bélico creado por un ridículo idealista, y ahora que se presenta la Parca necesita tiempo para dar sentido a su tránsito por a vida. La familia formada por Jof y Mia (José y María), un titiritero, su mujer y  su hijo,  le dará esta oportunidad. Bergman es un director atemporal que nos ayuda a comprender mejor los  fantasmas  que nos atormentan en tiempos apocalípticos  en los que  se nos anuncian las  mayores catástrofes, y maneja los recursos  cinematográficos de tal manera que  si  bien  las imágenes y los presagios del film son medievales,  el discernimiento psicológico es moderno.

El sueco  nos ilustra su relato con  las atrocidades cometidas por predicadores savonarolianos, y la caza de brujas, fruto del resentimiento, la superstición y la ignorancia, que acompaña a los salvadores, y la insolidaridad que se instala entre los hombres en momentos de adversidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario