Páginas vistas en total

domingo, 5 de marzo de 2017

Logan. James Mangold. Comentario.




LOBEZNO, EN SU DECADENCIA, PASA LA ANTORCHA A LA LOBEZNA LAURA.


Ficha técnica, sinopsis, fotografía, carteles, trailer. (Pinchad aquí)


Comentario:



Antes de poder ver el film, una se cuestiona a qué obedece la agresividad de algunos críticos contra James Mangold, que ha hecho películas como 'En la cuerda floja' (Walk The Line, 2005),un film sobre Johnny Cash, protagonizada por Joachin Phoenix, El tren de las 3:10 (3:10 To Yuma,2007), cuyo protagonista es Russell Crowe, o Knight & Day, con Tom Cruise y Cameron Díaz al frente; tras leer con detenimiento algunos escritos comienza a ver claro: para muchos creadores de  opinión españoles, casi cualquier película que venga del otro lado del Atlántico es como si llegara a España un cargamento de sopas Campbell, que no pudiera competir con la excelencia cinematográfica de que hacemos gala. Y va y resulta que Logan ha tenido la osadía de colarse en la Berlinale, ya sea porque la organización del festival necesitaba recaudar fondos, algo que aseguraba la presencia de Hugh Jackman (los espectadores de los festivales son como los demás), ya sea porque el actor se despide de un personaje que ha llevado a la pantalla y se muestra más humano y menos superhéroe que nunca, aunque sigue igual de osco, mal educado y atormentado como diría el crítico del diario 'El Mundo',

No hay que haber estudiado en Harvard para darse cuenta de que el actor y su personaje se acercan al crepúsculo de sus vidas y les ha llegado la hora del merecido descanso, y la mejor forma de jubilar a Jackman es asesinando a su doble en la pantalla, el famoso mutante con garras de adamiantium, que a semejanza  del hombre-lobo que sólo puede morir si se le dispara una bala de plata, nuestro héroe debe ser ejecutado con una de este material que se inventó la Marvel. Y no es que los cómics de DC o de Marvel fueran tebeos para pobres, ya que los libros gráficos que creó Chris Claremont, y los mutantes a los que dieron forma Len Wein, Herb Trimpe o John Romita Sr, eran precisamente baratos; las nuevas generaciones se han familiarizado con estos personajes a través del cine, y los más pudientes adquiriendo los cómics en tiendas especializadas a las que acuden poco los habitantes de los suburbios. Algo parecido ocurría con el chocolate que consumían los niños de la edad de Claremont, que incorporaban cromos de las películas de Disney que triunfaban en aquel momento, mientras los más depauperados comían chocolate sin leche y, por supuesto, sin estos cromos. Con todo esto quiere advertir que el género que adapta a la pantalla las historias de superhéroes es masculinista y elitista y sólo el cine lo ha democratizado. No se entiende semejante rasgada de vestiduras de quienes no proceden de las chabolas del extrarradio.

Dicho ésto, no deja de sorprendernos el que alguien, (Nando Salvá, critico de 'El Periódico') llame patán a James Mangold al compararlo con Clint Eastwood, que suponemos que es de su agrado, un hombre-hombre que llama 'rollitos de primavera' a los chinos en sus películas, se apunta la Sociedad del Rifle y vota a Donald Trump (sin esconderse). Muchas de sus películas nos gustan, pero no procede la comparación. Mas, cuando se le pregunta a Hugh Jackman cuál de las 9 películas en las que ha interpretado a Lobezno define mejor al personaje, responde que 'Logan' de James Mangold; algo no han entendido bien los críticos.

Se queja Gregorio Belinchón de que Mangold atenúe el contexto distópico, ya que el futuro que plantea no difiere de nuestro presente, como no sea que alguien esté prensando en las políticas de Donald Trump, que en principio iban contra los mejicanos, 'delincuentes' e 'ignorantes' y que no disponían de los bienes necesarios para vivir en Norteamérica. Y ¡Bingo!, por ahí van los tiros, ya que el cineasta se acerca peligrosamente a esos muros, que ya existen,y son ahora los diferentes, los mutantes de cualquier tipo, los que buscan esas fronteras y se juegan la vida para huir de los Estados Unidos; la realidad es más distópica que la ficción.  Todos han descendido su nivel de vida y Logan es un conductor de limusinas, que lleva a todo tipo de clientes en su coche, mientras cuida a un Charles Xavier depauperado y viejo, al que la sanidad de su país mantiene en el desamparo, y al que Logan quiere llevar al Sur. Algo ha cambiado en Estados Unidos, un país en el que hoy se ha anunciado que se van a cacelar los contratos con programadores e ingenieros extranjeros empleados en multinacionales de tecnología punta y de las comunicaciones (Facebook, Google, Instagra,,,). Cualquier día, películas como StarTrek, en cuyas naves colaboraban rusos, chinos, vulcanianos o terrícolas será una pura utopía. Todos serán rancheros de Texas.

Pero, si éste es el subtexto que informa 'Logan', la forma es el epítome del cine actual, con múltiples referencias al cine de ficción, de acción y de terror, mediante la recreación de ambientes que evocan al último Mad-Max, más que el western, una versión alternativa del cómic,' Tierra 807128'.  y un interesante cambio generacional de los mutantes, ciudadanos de los Estados Unidos de varias generaciones, diferentes, pero nacidos allí, que han heredado las cualidades de sus padres y deben huir, porque el gobierno quiere aplicar sus poderes a un ejército de descerebrados que no reivindiquen nada, ni luchen por nada. Magnífica 'lobezna' que nos trae a la memoria aquella niñita vampira, de unos 12 o 13 años, que nos conmovió en 'Déjame entrar' de Tomas Alfredson, (2008), una niña latina con mucho carácter, de la procuraré no hablar más para no hacer el temido spoiler. Yo, estoy de acuerdo con Jackman: si un 'Lobezno¡ me ha conmovido ha sido éste,  un hombre débil, que ya no se puede curar a sí mismo y que está dispuesto a salvar a las nuevas generaciones, incluso a costa de su propia vida, de las garras del señor de la corbata.



No hay comentarios:

Publicar un comentario