Páginas vistas en total

Adsense




miércoles, 1 de marzo de 2017

Sayat Nova (el color de la granada). Comentario







Ficha técnica, sinopsis, cartel, fotografías, trailer. (Pinchad aquí)



Comentario:


Paradjanov arma un  amago de 'biografía' del poeta armenio del siglo XVII, en la que la nota predominante es la inquietud que provoca en el espectador ante las texturas, muy inspiradas en Tarkovsky, en especial  en sus películas La infancia de Iván, (1961) o  Andrei Rublev  (1966) e imágnes en las que la materia se expande hasta constituir un icono continuo, en el que el yeso, la pintura al fresco, los personajes, los animales, los muros o los monasterios, constituyen una franja sin solución de continuidad que abarca acontecimientos cotidianos o históricos, realidades como el amor, la muerte y la religión, sustentados por los versos oscuros en los que reina la desesperanza de Sayat Nova;   la forma, plagada de tropos, -metáforas, sinécdoques, alegorías - contribuyen a armonizar todo y transformarlo en materia poética, en la que una flor convive con una calavera, y en la que se establece la relación entre la vida y la muerte con composiciones sencillas, como aquella en la que la mujer porta en una mano una larga daga y en la otra un ave viva.. Botellas que recogen agua, espejos, objetos de la época, iconos, imágenes de ángeles o santos, cargados de significado simbólico.




Partiendo de la belleza de algunas imágenes, como la de la novia que se cubre el rostro con un velo primero blanco, luego rojo y finalmente negro, el conocimiento de la vida de Sayat Nova contribuye a entender mejor una puesta en escena en la que los fragmentos se armonizan basados en unos cuantos versos del poeta. Sayat Nova nació en Tiflis (persia) en 1712, hijo de una madre del lugar y de un padre sirio, oriundo de Alepo. Pronto entró en la carrera diplomática, al servicio de Ereke II, de Georgia, hasta que se enamoró de la hermana del rey y tuvo que huir y convertirse en un bardo itinerante, que tocaba la  Kahancheh, llamado también Tambur o su variante el chonguri, un instrumento que se convierte en protagonista principal del film. El conjunto es intranquilizador e inquietante, y, aunque el ruso militó en una estética más comedida, sin los excesos del chileno de ascendencia judeo-ucraniana, no cabe la menor duda de que ejerció una gran influencia en Alejandro Jodorowsky y sus imágenes rudas y coloristas, basadas en una sólida tradición cristiana que no pudieron erradicar ni el régimen de los soviets ni el mercantilismo materialista del capitalismo imperante en occidente.




Kamancheh, instrumento que protagoniza el film, y que al final se llevan unos niños.

Su esposa murió pronto y le dejó cinco hijos; él se hizo sacerdote en 1759 y recorrió diversos monasterios, hasta que en 1795 fue asesinado por el ejército invasor de Mohamed Khan Pajar, Sah de Iran. Instrumentos, libros, aves, niños, monjes, lana del color de la granada y otros objetos constituyen una especie de jeroglífico que el espectador debe ir deconstruyendo, apoyado en las sensaciones de belleza, extrañeza, incomprensión  que percibe el público y que  contribuyen a convertir en sentimientos de dolor y  desesperanza con el apoyo de los versos del poeta, gemidos que no siempre son fáciles de interpretar.








No hay comentarios:

Publicar un comentario