Páginas vistas en total

miércoles, 19 de abril de 2017

Naves misteriosas.Douglas Trumbull.




EL ECOLOGISTA SUICIDA





Ficha técnica:


Título original: Silent Running.
País: Estados Unidos.
Año: 1972.
Duración: 89 minutos.

Dirección : Douglas Trumbull
Guión: Deric Washburn & Mike Cimino and Steve Bochco.
Dirección de Fotografía: Charles F.Wheeler, A.S.C. Color-Yecnicolor.
Música )compuesta y dirigida) Peter Schickele; canciones de Joan Baez: Silent Running"- "Rejoice in the sun"; letras de Diane La,pert, música de Peter Schickele.
Editor: Aaron Stell, A.C.E.
Decorador del set: Francisco Lombardo.
Efextos especiales: Richard O.Helmer, James Rugg, Marlin Jones, Vernon Archer, R.L.Helmer.

Maquillaje: Dick Dawson.
Revisor de armario: Ann Vidor.


Productores: Douglas Trumbull- Michael Gruskoff Production.
Productor asociado: Martin Hornstein.
Compañías productoras: Universal Release.


Intérpretes:


Bruce Dern: Freeman Lowell,
Cliff Potts: John Keenan,
Ron Rifkin: Marty Baker,
Jesse Vint: Andy Wolf

Drones:


Mark Persons
Steven Brown
Cheryl Sparks
Larry Whisenhunt


Sinopsis:



Año 2008, la vida vegetal en la Tierra ha sido extinguida t no quedan árboles o plantas. La nave espacial  Valley Forge, cuya misión es preservar los últimos vestigios  de la naturaleza recibe la orden de destruir todo y regresar a la Tierra. Será entonces cuando uno de sus tripulantes decida rebelarse y hacer caso omiso a dicha orden.

Comentario:


Si se puede decir algo del film que dirige Douglas Trumbull es que es la historia más bizarra, basada en el guión más bizarro y una puesta en escena más  abracadabrante y absurda que se puede ver, ahora sólo en vídeo. En 1973, sin embargo, fue nominada al  Premio Hugo en la sección de Mejor Presentación Dramática. Alguien se preguntará por qué en treinta años no ha podido olvidar esta película, y la razón es bien sencilla. Un film que se presenta como 'Naves misteriosas' en realidad es una sucesión de imágenes de un invernadero flotante, que se  muere pronto porque no se sabe cómo el sol ha desaparecido y debe ser alumbrado artificialmente; tampoco importa cómo se puede producir energía eléctrica artificialmente durante toda la eternidad, pero tengo la impresión de que eso es casi lo que menos importa en esta cinta tan loca, a pesar de provocar un agujero negro en la verosimilitud de la historia.

Cualquiera que haya intentado hacer una réplica de una nave espacial imaginaria, si la que se representa en 'Figuras ocultas' es real, - una cápsula, la de uno de los Apolos , estremece porque parece una vaina en la que cualquier mortal que ha visto las impresionantes naves del cine, no osaría elevarse ni un metro -, repito, cualquier moral que haya intentado crear la ilusión de uno de estos espacios, se ha contentado con construir un decorado de paredes blancas con bajorrelieves  con o de imágenes geométricas que no significan nada, pero sugieren mucho. Mas en el film de Trumbull, de estética muy popera, pasan a primer plano imágenes de un pequeño ecosistema (plantas, flores, caracoles, conejos y algunos animales más, tomados en primerísimso primeros planos muy coloridos), una floresta  cultivada y cuidada por un 'astronauta-ecologista', obsesionado por alimentarse con productos naturales y no con alimentos sintéticos, como los que algunos toman para no engordar, mientras sus compañeros se divierten de lo lindo, corriendo por los pasillos de la nave, como el niño de 'El resplandor' de Kubrick, haciendo carreras en unos curiosos  Karts de plástico de colores.

Estos tripulantes no llevan uniformes, sino unos monos viejos y roídos de colores, llenos de insignias de tela, y, de tanto en tanto el protagonista se viste con una túnica franciscana. No es una película divertida, -llega a aburrir la repetición de imágenes ambientadas con una atmósfera construida con una canción monótona interpretada por Joan Baez -, que la convierte en una pieza casi única y aconsejable, porque sitúa muy bien al espectador en la mentalidad de los jóvenes de la década de los sesenta y principios de la de los setenta. Se ha querido ver en los drones un anticipo de R2-,D2,, aunque la  tosquedad de su iconografía hace impensable la influencia que se quiere sugerir, lo cual no significa que George Lucas viera  o dejara de ver este film tan peculiar y le chocara, pero es bastante increíble que bebiera de esta fuente el creador del portentoso y rotundo universo iconográfico, el más potente de gestas que se producen en el espacio interestelar y del enfrentamiento bélico que elude el combate antropocéntrico, convirtiendo al hombre en un protagonista más que debe contender con otras especies, sin excluir ejércitos de clones y productos de la robótica. Después de 'La Guerra de las Galaxias' hemos visto mucho de ésto, por lo que no deja de llamar la atención una película tan loca como la de Trumbull.




No hay comentarios:

Publicar un comentario