Páginas vistas en total

sábado, 1 de abril de 2017

Un hombre llamado Ove. Comentario.





Ficha técnica, Premios, Sinopsis, Críticas, Cartel y Trailer. (Pinchad aquí)



VIVIR MATA DE FORMA LENTA Y DOLOROSA, MIENTRAS EL HOMBRE RECORRE LENTAMENTE LA VÍA DE LA SOLEDAD.



Comentario:


Si se puede decir algo de la película de Hannes Holm, 'Un hombre llamado Ove', es que hacía mucho tiempo que se echaba de menos que alguien concibiera una historia así, en la que por medio de un tratamiento del tiempo en zig-zag, avanzando y retrocediendo mediante el recurso del flashback, se va haciendo cada vez más patente que, cuando el hombre es abandonado paulatinamente por su vigor físico, va sintiendo a la vez como su forma de ser, condicionada por el tiempo, sus convicciones o su ideología son también cuestionadas por la sociedad en la que está inmerso, muriendo cada día un poco por dentro y por fuera, hasta llegar a sentir la soledad más profunda. Coincidiendo con el deterioro físico y psicológico, llega el despedido de su empleo, porque,  habiendo cotizado más tiempo del necesario, se considera beneficioso sustituirlo, alcanzados los 59 años, por otro más joven y  apartarlo de trabajo, interrumpir su rutina cotidiana y condenarlo al ostracismo en su propio hogar, en el que ya no queda nadie que mitigue su soledad.




Ove es un hombre meticuloso, un maniático de la tranquilidad y el orden. una actitud que heredó de su padre, un sueco preocupado por la tranquilidad, el silencio, la asepsia y  la honestidad, (cuando muere el padre, Ove intenta devolver la mitad del sueldo de un mes que ha cobrado por anticipado) , en definitiva el prototipo de un hombre que se siente contrariado por la despreocupación de los ciudadanos del sur de Europa, entre ellos los españoles. No ha faltado quien ha comparado al personaje con Walt Kowalski, el protagonista de 'Gran Torino', interpretado por Clint Eastwood que también dirige el film, pero hay una gran distancia entre uno y otro: Kowalski es un héroe, un veterano de guerra, un racista que desprecia a todo el mundo que lo rodea, y que odia a toda su familia que lo quiere llevar a una residencia de ancianos; Ove es un hombre corriente, un humanista , que no desprecia a nadie por su origen, que trata como a una igual a su vecina de origen indio, una mujer que es, en definitiva, la que actúa como guía en su reintegración social de Ove y en la creación de una conciencia solidaria entre los vecinos. Mas este ciudadano nórdico  canaliza su nacionalismo y su conciencia de clase trabajadora en el único coche que considera digno de un sueco, el Saab, retirando la palabra a quien se compra un Audi ( un coche que lleva cuatro ceros en el capo y otro al volante), un BMW o un Volvo.





Hannes Holm consigue hacer reír con un hecho trágico que se produce reiteradamente, a la par que incrementa la ternura hacia un hombre cuyo mayor pecado ha sido vivir más años que el resto de su familia y quedarse solo con sus miedos, con sus tics, con sus manías incrementadas y con su temor a la soledad. Le diagnostican una cardiopatía: tiene un corazón demasiado grande, algo que debe ser interpretado de forma literal y como una metáfora. Si existe el fascismo cotidiano hay que contemplar la posibilidad de que exista también su contraplano: un hombre honesto, que construye una rampa para eliminar una barrera urbana para que su mujer discapacitada pueda ejercer su tarea docente; un trabajador honrado que dispone de una casa pequeña, blanca y confortable, que se siente molesto cuando sus conciudadanos no apoyan la industria nacional, y que, al final de su vida se encuentra solo, hasta que sale de su aislamiento y dedica parte de su tiempo a cuidar gatos, compartir su casa con un joven expulsado de su hogar por osar salir del armario, confraternizar con su vecina de origen indio, su marido y sus hijos pequeños, recobrando con ello su alegría de vivir. Una defensa de la gran humanidad de las personas que han vivido mucho tiempo y han acumulado grandes dosis de sabiduría, pero también de misantropía originada por su  desconexión y apartamiento de la comunidad, no siempre buscado de forma voluntaria, sino a causa de una discriminación a la que se le ha puesto nombre: edadismo. Una bonita película, en la que la belleza reside en la humanidad de sus personajes. Muy aconsejable.





El film está realizado sin pretensiones innovadoras, aunque su realizador ha sabido situar a su personaje en un bucle  que le permite combinar a Ove niño, joven y viejo de tal manera que condiciona la percepcion que el público va adquiriendo poco a poco del personaje, sin que en ningún momento le pesen las casi dos horas de duración. El frío nórdico se torna en calor humano, a pesar de que el contexto físico no parece contribuir mucho a ello, desde que una grúa desciende a una pequeña urbanización de pequeñas casas, blancas, iguales, con jardines ralos, sin una nota de color que introduzca algo de delicadeza, de ese destello de blandura que contribuya a general el caldo de cultivo de dramatismo bienpensante del neo optimismo nórdico, hasta que se eleva y se aleja de esta pequeña comunidad, concluido el relato, Con frecuencia el cine norteamericano esconde tras suburbios amables, cálidos, llenos de color, unos relatos terribles, poblados de personajes siniestros, que incrementan el temor al monstruo que todos llevamos dentro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario