Páginas vistas en total

miércoles, 10 de mayo de 2017

Alien: Covenant. Crítica de Juanma Pastor Labrandero.




ESTRENO EN SALAS COMERCIALES EL 12 DE MAYO DE 2017


Ficha técnica, sinopsis, notas de producción cartel (Pinchad aquí)


Cartel, fotografías y trailers (Pinchad aquí)


Comentario:


Alien: Covenant es la nueva película de Ridley Scott que sirve de secuela a Prometheus (2012) y de precuela a su ya clásico de la ciencia ficción Alien, el octavo pasajero (1979). En esta nueva entrega, una nave tripulada por colonos espaciales y un humano artificial, Walter (Michael Fassbender), viaja a un lejano planeta para terraformarlo, es decir, hacerlo habitable y adaptarlo a las necesidades de la vida humana. A mitad de camino, una tormenta espacial avería la nave y parte de la tripulación despierta. En ese momento, reciben un mensaje que parece humano, desde un planeta cercano. La tripulación decide ir a investigar el origen de la transmisión. El planeta al que llegan es el de los ingenieros que crearon la especie humana, y el único habitante vivo es David (Michael Fassbender, que interpreta a los dos androides) el humano artificial que aparece en Prometheus. A lo largo de la expedición del planeta, la tripulación descubrirá que David es una especie de doctor Mengele que experimentando con formas de vida, incluso con humanos, ha manipulado el adn de una criatura hasta crear el Xenomorfo, el popular diseño de H. G. Giger que se convirtió en icono del terror y figurilla de merchandising a partir de los 80. 

La película comienza como un western en el que unos pioneros se dirigen a los confines del espacio inexplorado a encontrar un nuevo hogar. Incluso entre la tripulación se encuentra Christopher Oram (Billy Crudup), un personaje muy religioso que recuerda a los puritanos, estereotipo tan característico de ese género. Esta primera parte de la película llama la atención por la escasa luminosidad, todo en la nave es oscuridad y esto parece anunciar una catástrofe desde el principio del film. Cuando la expedición llega al planeta, se encuentran con un holocausto en el que todos los ingenieros han sido asesinados, y encuentran al último superviviente, David. En este momento la película abandona el tono inicial y adopta una apariencia extraña, completamente ajena a la saga. De alguna manera, la película en tono y temática, no podía dejar de recordarme al Huevo de la Serpiente (1977) de Bergman. David es el producto de la ciencia y la ilustración humana, pero en su aspecto más oscuro, la arrogancia; el nazismo. 

El personaje que ya interpretó Fassbender en Prometheus, un humano artificial obsesionado con Wagner, Lawrence de Arabia y la creación, aparece como el villano monstruoso, cuyo precursores son Mengele o Vergerus en El huevo de la serpiente. A lo largo del film descubrimos que Elisabeth Shaw (Noomi Rapace, protagonista de Prometheus) no ha muerto en un accidente, sino que ha formado parte de los experimentos de David. De hecho, en unos dibujos que ha realizado David durante sus investigaciones, Shaw parece estar despellejada viva. Esto sirve de motivo tonal para la conclusión de la película que acaba siendo la más oscura de la saga. El terror de Alien: Covenant es un terror primitivo e ideológico más que situacional. Hay situaciones de suspense pero el mecanismo del miedo tiene que ver más con el tono y el tema. Lo que resulta muy interesante de esta película es que Ridley Scott, al igual que Lucas en su momento con las precuelas de Star Wars, renuncia a satisfacer tanto a la crítica como al freaky, o público típico de la ciencia ficción, lo que hace que la película sea algo muy peculiar. No pretende que el crítico de turno despliegue su amplia gama de clichés acerca de la buena ciencia ficción, la verosimilitud y demás apuntes estériles, ni hace lo que hoy se conoce como fan-service, es decir, material onanístico para los aficionados al género. Por el contrario, Scott habla de cosas concretas de la manera que quiere hacerlo, ni más ni menos, y eso hace que la película sea de lo más interesante. Además de que ilumina ciertos aspectos de Prometheus y crea buenas expectativa de futuras entregas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario