Páginas vistas en total

domingo, 14 de mayo de 2017

Ella es el chico. Comentario.





Ficha técnica:

Título original: She's The Man.
País: Estados Unidos.
Año: 2006.
Duración: 195 minutos.

Dirección: Andy Fickman.
Guión: Ewan Leslie, Karen McCullah Lutz & Kirsten Smith, inspirada en la obra de William Shakespeare "Twelfth Night" y una historia de Ewan Leslie.
Casting: Randi Hiller, CSA & Sarah Halley Finn CSA.
Dirección de Fotografía: Greg Gardiner.
Música: Nathan Wang; supervisor: Jennifer Hawks.
Edición: Michael Jablow, A.C.E.

Diseño de Vestuario: Katia Stano.

Productores: Lauren Shuler Donner & Ewan Leslie.
Productores ejecutivos: Tom Rosenberg, Gary Lucchesi, Marty Ewing.
Diseño de producción: David J, Bomba.
Compañías productoras: Dreamworks, Lakeshore Entertainment, Donner's Company Production


Intérpretes:

Channing Tatum
Amanda Bynes
Laura Ramsey
Vinnie Jones
Jonathan  Sadowski
Robert Hoffman,
Alexandra Breckenrifge
Julie Hagerty,
David Cross

Sinopsis:


Cuando ve que el equipo de chicas ha sido eliminado, Viola Hastings se hace pasar por su hermano gemelo para incorporarse al equipo masculino de fútbol.


Comentario:


Ella es el chico es ante todo y por encima de todo una película para adolescentes, una bobada pretenciosa en la que interviene Channing Tatum, cumplidos los 26 años,  disfrazado de adolescente luciendo una poderosa musculatura;  una película de colores brillantes, de tomas frenéticas que intentan seguir los movimientos incesantes de  jóvenes hiperactivos, como corresponde a la gente de su edad, practicando mucho deporte y mostrando la efervescencia hormonal que acompaña los albores del amanecer sexual. Es decir, lo de siempre. Quien espere una adaptación de una obra de Shakespeare sesuda, o tenga el prejuicio de que el film es más respetable porque el guión se basa en un texto del dramaturgo inglés, comprobará pronto que ha tomado del original muy poco, el enredo, algún nombre como el de Olivia, una joven naufraga que se hace pasar por su hermano muerto tras la catástrofe en la que se da por desaparecido a Sebastiab,  para poder trabajar en el palacio del Conde Orsino, algún nombre y poco más. En el film que dirige Andy Fickman, la Olivia clásica se convierte en un chico muy inquieto, que vestido de forma masculina intenta  entrar en un equipo de fútbol del sexo contrario. Eso es todo.

Mucho rap, mucha exhibición de fuerza juvenil inagotable y consumida en bailes, ejercicios y competiciones, que han convencido a los críticos, una respuesta que hace dudar si se debe al gran atractivo de Channing Tatum, al de  Amanda Bynes, a la influencia que ejerce sobre la pseudocultura el simple hecho de pronunciar el nombre de William Shakespeare,  o a que realmente la película les ha parecido tan divertida como afirman. Si estás en la edad del pavo, cualquiera de las razones enumeradas es suficiente, pero si se es un adulto es difícil contemplarla desde una perspectiva diferente a lo que realmente es:  una película insoportable y soporífera. Resulta difícil entender que una mujer madura como Claudia Puig de USA Today pueda afirmar en su periódico que Ella es el chico es una muy agradable, entretenida y a menuda ingeniosa obra sin pretensiones, con acertadas interpretaciones.

Jovencitas espantosas, vestidas como las  mujeres de 'Sexo en New York', calzadas con altos tacones, que se pegan como verduleras por el chico de turno, tienen poco de la serenidad del teatro clásico que algunos pueden esperar, aunque la trama de la obra en la que se inspira este guión es un enredo en el que lo único que cambia es el contexto y la desacralización de la película que sólo pretende divertir a los jóvenes .  Visto lo visto hay quien sigue insistiendo sin dar su brazo a torcer, como Nathan Lee (The New York Times) que afirma que, si bien "se basa en 'Twelfth Night',  por el tono de la película (histéricamente enérgico) y el estilo de las actuaciones (enfáticamente grotesco) se adecuaría más a un musical camp alternativo de Broadway. O quien como M.Torreiro (Diario 'El País) siente la cinta como un " veranillo fresco, de tontos amoríos adolescentes, y pare usted de contar: avisados quedan."


Hay que concederle un final del siglo XXI en el que una chica no necesita disfrazarse de algo que no es para poder competir con sus iguales, sean del sexo que sean, y algo que el cine americano de cualquier género sabe hacer muy bien: controlar los tiempos que preceden a las impactantes apariciones del objeto del deseo de cualquiera de los amantes. En este caso se aprovecha el físico de Channing Tatum.



No hay comentarios:

Publicar un comentario