Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

miércoles, 26 de julio de 2017

Criaturas asesinas. Douglas McKeown.




Ficha técnica:


Título original: The Deadly Spawn.
País: Estados Unidos.
Año: 1983.
Duración: 79 minutos aprox.

Dirección: Douglas McKeown.
Guión: Douglas McKeown, basado en una historia de Ted A. Bohus, John Dods y Douglas McKeown
Dirección de Fotografía: Harvey Birnbaum.
Música (composición arreglos y producción): Michael Perilstein; música adicional: Ken Walker & Paul Cornell; edición: Ken Walker.
Edición: Marc Harwood
Dirección de Efectos Especiales: John Dods.
Dirección de iluminación: Frank Balsamo.
Efectos especiales: Tim Hildebrandt, Glenn Takakjian.

Maquillaje: Arnold Gargiulo.

Productor: Ted A.Bohus.
Productores ejecutivos: Ron Giannotto, Tim & Rita Hildebrandt, Jeff Kimelman, Jonathan & Susan Harris.
Compañías productoras: Filmline Communications


Intérpretes:


James Brewster: Sam,
Elissa Neil: Barb,
Ethel Michelson: Tía Millie,
John Schmerling: Tío Herb,
Judith Mayes: Bunny,
Andrew Michaels: Campista 1,
John Arndt: Campista 2,
Diane Stevens: Nibbs,
Darlene Kenley: Hilde,
Madeleine Charanis: Ju Ju,
Jack Piccuro: electricista,
Ted A.Bohus; Medico,
Robert Bohus: Médico,

Sinopsis: 


Una explosión en las montañas atrae a unos chicos que intenta sacar fotografías de lo que ellos creen que es un meteorito y acaban siendo devorados por una extraña criatura. Sam y Barbara tienen la intención de pasar todo el día fuera pero no consiguen salir de casa. Cuando los demás se despiertan, todo parece estar bien en la casa.

Charles, a quien le encanta todo lo relacionado con los monstruos y la ciencia, se horroriza cuando descubre que todo su sótano está lleno de agua, sangro y restos humanos. Todo el condado entra en pánico. Al parecer unos extraños y sangrientos seres llegados del cielo están creciendo y multiplicándose.

Comentario:


Douglas McKeown, en un guionista y director de films de terror, autor de The Deadly Spawn (1983) y Queer Stories for Boys, (2004). Los realizadores de este tipo de películas cutres y bizarras que acaban engrosando el número de títulos de culto son gente peculiar con una dilatada experiencia en el mundo de las artes y que buscan deliberadamente la provocación en lo feo, escatológico y malsano. Douglas McKeown, después de un breve período como coordinador editorial en ABC-TV en la ciudad de Nueva York, pasó seis años como maestro de escuela secundaria, contando entre sus estudiantes el escritor y director de cine Richard Wenk, el director de escena Lonnie Price. el mago-ilusionista David Copperfield y el productor de animación Tom Reugger  Los astros parecieron conjuntarse en su beneficio, una circunstancia, que, aunque no muy frecuente, en ocasiones se produce.

Durante este período dirigió una serie de musicales y obras directas para la escuela, el teatro comunitario y el stock de verano. En 1976 dejó la enseñanza para unirse al Repertorio Jean Cocteau en Nueva York como actor. Rápidamente pasó a otros desafíos, creando diseños para muchas obras de teatro, incluyendo escenografías y disfraces para el estreno mundial de Cocteau de Something Cloudy, de Something Clear, de Tennessee Williams y presentando una serie de producciones, especialmente la adaptación del poeta Robert Lowell de The Oresteia of Esquilo. Un carácter de apariencia voluble que lo llevó por diferentes derroteros hasta desembocar en el cine con dos películas en las que el mal gusto, que defendió en su día Peter Jackson, se erige en el máximo protagonista. A modo de ejemplo nos sirven los papeles de dibujos estridentes de las paredes, la altura de las camas, los mosaicos delirantes o los colores de los muebles, que hace insignificante la concepción de los horribles bichos de lates de milenarias dentaduras y 'simpáticos' cachorros.

La fiesta de las ancianas, la madre de una de las protagonistas y sus amigas, es de extrema crueldad buscando el regocijo de unos fans amantes del exceso. Un film que supone una extrañeza en  el contexto del cine de explotación de terror. No demasiado fácil de encontrar, incluso en tiendas especializadas en el género.




No hay comentarios:

Publicar un comentario