Páginas vistas en total

sábado, 22 de julio de 2017

Equals. Drake Doremus.



SOS (SINDROME OBSESIVO SENTIMENTAL) Y LOS INHIBIDORES SOCIALES




Ficha técnica:


Título original: Equals.
País: Estados Unidos
Año: 2015
Duración: 101 minutos.

Dirección: Drake Doremus.
Guión: Nathan Parker., basado en una historia de Drake Doremus.
Casting: Courtney Bright & Nicole Daniels.
Director de Photografía: John Guleserian.
Música: Sascha Ring y Dustin O'Halloran.; supervisor: Tiffany Anders.
Editor: Jonathan Alberts.
Supervisor efectos visuales: Jake Braver.
Directores artísticos: Kikuo Ota (Japón); Ian Bailie (Japón)

Diseño de Vestuario: Abby O'Sullivan, Alana Morshead.
Jefe de Departamento de peluquería: Eiki Nakajima

Productores: Michael Schaeffer, Michael Pruss, Ann Ruark, Jay Stern, Chip Diggins.
Co-productores: Anadil Hossain, Dris Benyakler.
Productores ejecutivos: Ridley Scott, Russell Levine, Lee Jea Woo, Choi Pyung Ho.
Diseño de producción: Katie Byron y Tino Schaedler.
Compañías productoras: Scott Free, asociado con Route One Entertainment, Union Investmens Partners, Surefire Entertainment Vapital & Freedom Media


Intérpretes:



Nicholas Hoult: Silas,
Kristen Stewart: Nia,
Jacki Weaver: Bess,
Guy Pearce: Jonas,
Rebecca Hazlewood: Zoe,
Scott Lawrence: Mark,
Kate Lyn Sheil: Kate,
Kai Lennox: Max,
Rixwan Mamji: Gileud,
Aurora Perrineau: Irix,
Bel Powley; Rachel,
David SelbiLattelyn Sheil
Tom Stokes: Dominic.


Sinopsis:


En una sociedad distópica, las emociones humanas han sido erradicadas y todo el mundo vive en paz. Pero cuando surge una nueva enfermedad todo cambia para el ilustrador Silas (Hoult) y  su colaboradora Nia (Stewart), que se enamoran y planean huir juntos para sobrevivir.


Crítica:


Pocas veces se alcanza tal unanimidad en relación a un film, como la que ha logrado en su contra el último título de Drake Doremus, quien consiguió el Gran Premio del Jurado de Sundance en 2011 por 'Como locos' (Like Crazy), y gozó del apoyo y la confianza de la productora de Ridley y Tony Scott. Scott Free, para sacar adelante este proyecto. El tomatometer de la página Rotten Tomatoes da un índice de aceptación de la prensa del 35 %, consultadas 74 reseñas, y muy próximo (en este caso no hay demasiada divergencia), del 41 % del público, tras pulsar la opinión de 2.803 usuarios. No obstante, en España no parece haber disgustado tanto a algún sector del público, ya que la página Filmaffinity le otorga un 5,1, una media obtenida de 1,622 votos.

Algunos jóvenes opinantes en Filmaffinity saludan con cierta satisfacción adanista el planteamiento por parte  de Drake Doremus de un tema nuevo, escrito con una prosa visual también original, que aleja el film de la nueva moda de las adaptaciones de cómics de Marvel y DC Comics. Pues se equivocan: ni el tema es vanguardista, ni la puesta en escena tampoco, ya que, por mucho que insista Doremus en que su fuente de inspiración es Orwell, algo que no le vamos a discutir, ya que la producción de ciencia-ficción basada en el autor de 1984 es abundante, es evidente que el fondo y la forma de su historia se ha inspirado en la película más importante que se ha hecho hasta el momento sobre un futuro tecnológico en que hombres y mujeres, privados de sentimientos, ya no deben perder el tiempo en enamoramientos que debilitan y generan cierta discapacidad al individuosino que ambos sexos serán 'iguales', considerándose el enamoramiento, que es siempre una relación de poder de uno sobre otro, una enfermedad. Esta película es THX 1138, (1971), que sigue superando en vanguardismo y modernidad intelectual y formal al 'Equals' del treintañero Drake Doremus.

La clave reside en la afirmación que hace Christopher Nolan, en una entrevista concedida a los medios a propósito del estreno de Interestellar, un film que habla del inevitable progreso de la evolución humana, que algún día tendrá que enfrentarse con el planeta que habita y definir su lugar en el universo. El quid de la cuestión reside en que, a pesar de este continuo avance, se den ciertos retrocesos, es la capacidad del ser humano de adaptarse a los cambios. Muchas veces se preguntan algunos por qué razón las masas votan a quienes les roban y los hacen retroceder tanto que pierden en el camino conquistas arrancadas con sangre. En la actualidad, algunos grupos de jóvenes, con un móvil en la mano y una ropa comprada en tiendas low cost, se siente príncipes y princesitas, que desprecian los conocimientos que las nuevas tecnologías ponen a su disposición, ralentizando el progreso de que habla Nolan. El siglo XX conoció interrupciones importantes de su desarrollo, que desangraron a la vieja Europa (dos cruentas guerras llamadas mundiales, y otras no menos criminales de rango local=

Silas y Nia se sienten atraídos y enfermos, afectados por el SOS o síndrome obsesivo sentimental que los puede conducir a un psiquiátrico, en el que se les dan varias opciones, aunque todas ellas conducen a la muerte. Sólo les queda una solución: evadirse. Mas un equívoco shakesperiano, el mismo, o parecido,  que conduce al fin trágico de Romeo y Julieta, cambiará sus planes. Lo más trágico es un final peor que la muerte, que es la aceptación de una vida privada de libre albedrío, de pasión, no así de cariño. Los inhibidores sociales, en forma de vacuna o de presión psicológica, han funcionado y funcionan en nuestra sociedad, ya se llamen padres, búsqueda de un estatus social desahogado pero alienante, o cualquier otra condición que permita a los príncipes y princesas seguir siéndolo, sin echar de menos un cuestionamiento social constante, y sin tan siquiera sentir su destino como triste. Es lo que hay y siempre quedarán cuestiones que nos hagan parecer rebeldes, sin serlo, y nos produzcan una falsa satisfacción. En eso Doremus conecta con una parte de una sociedad joven que no echa de menos aquellos tiempos del cuplé, en los que hombres como THX (Robert Duvall) y su amante LUH (Maggie McOmie) estaban dispuestos a perder su vida a cambio de la libertad y el amor, dos ideales que movieron a los revolucionarios de 1968 que cambiaron el mundo, luchando contra la sociedad de consumo, contra la que hoy ya nadie se manifiesta, sino que se sienten muy cómodos y confortables con la degradación de salarios y el descenso del nivel de vida, sepultados pajo la apariencia de lujo de la sociedad del low cost, que produce una sangría constante de vidas humanas a escaña mundial, aunque no vayan vestidas de blanco ni habiten espacios asépticos como los 'iguales'.

Hay que decir, en favor de Doremus, que no se olvida de los elementos más subversivos, los ocultos, una pequeñísima esperanza rapidamente derrotadaentre los que se encuentra Nia, no su pacato novio Silas, que vive, como sus compañeros en una casa de diseño super-guay, en la que todo queda escondido tras las paredes (cama, aunque no la hagas no pasa nada) , vestuario, mesa para comer, cocina... Realizadas las funciones vitales todo vuelve a su sitio y el autómata se relaja en un estancia minimalista, blanca, aséptica y muy hipster, muy parecida a las que proponen las revistas de hogar para los mas 'young adults', metidos en sus bañeras, visibles desde cualquier punto del apartamento. A ratos se siente vergüenza ajena, a pesar de que estos individuos se parecen más a ciertos jóvenes actuales, que los que representaba Lucas en un film atemporal. Sólo muestra dos tipos de actividades, muy limpias ambas: desarrollo de proyectos y cultivos de jardinería.



No hay comentarios:

Publicar un comentario