'Esponjas amarillas' en las costas francesas.





NO SON ESPONJAS: EL MAR SE VENGA DEL HOMBRE



Comentarios