Páginas vistas en total

jueves, 6 de julio de 2017

Amour. Michael Haneke







"Ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir, es el único argumento de la obra". Jaime Gil de Biedma (No volveré a ser joven. Poemas póstumos)




Ficha técnica: 


Título original: Amour/Love.
País: co-producción Franco/germana/austriaca.
Año: 2012. 
Duración: 127 minutos. 

Dirección: Michael Haneke. 
Guión: Michael Haneke. 
Dirección de Fotografía: Darius Khondji., ASCm AFC,
Montaje: Monika Willi, Nadine Muse.
Decorador: Jean-Vincent Puzos.
Sonido: Guillaume Sciama, Jean-Pierre Laforce.


Diseño de Vestuario: Catherine Leterrier.
Jefe de Maquillaje; Thi Loan Nguyen
Jefe de peluquería: Frederic Souquet.

Productores: Margaret Menegoz (París), Stefan Arndt, (Berlçin), Vwit Heidduschla/Michael Katz, (Viena).
Productores ejecutivos; Margaret Menegoz, Uwe Schott, Michael Kat
Compañías: Les Films du Losange, X-Filme Creative Pool.m Wega Film, en coproducción con France 3 Cinema, ARD Degeto,Bayerischer Rundfunk, Westdeutscher Rundfunk., France Televisions, Canal   +, Cine + , ORF Film/Fernseh-Abkommen.

Intérpretes: 


Jean-Louis Trintignant  
Emmanuelle Riva, 
Isabelle Huppert, 
William Shimell, 
Rita Blanco, 
Laurent Capelluto. 


Sinopsis: 


Amour es una reflexión sobre el amor, la vida, la enfermedad y la muerte, basada en la historia de un matrimonio mayor, Georges (Jean-Louis Trintignant) y Anne (Emmanuelle Riva), que vive plácidamente hasta que la mujer enferma, lo que a su edad, conduce necesariamente a la degenarción definitiva. 


Comentario y Críticas. 


Esta cinta, dura como todo el cine de Haneke, muestra los efectos destructivos del proceso de envejecimiento y especialmente la pérdida de la memoria, en el afectado y en los que viven a su alrededor, incluidos los hijos, que visitan poco a su madre, evitando enfrentarse con el fin necesario que nos espera, aunque critican mucho a los que atienden al moribundo. En el fondo el director austro-alemán es un poco tramposo al alargar un situación penosa, muy dolorosa y simular con su puesta en escena y el trabajo de los actores  el largo y doloroso proceso que, en algunos casos precede a la muerte, con un fin: justificar la acción del amante marido. Que el espectador sienta que no es gratuita la decisión, no que lo comprenda, que lo sienta. Cuando vi por primera vez el film mis circunstancias personales no lo hacía aconsejable; transcurridos algunos años vuelvo a él y mantengo la convicción de que Haneke es deliberadamente sombrío y perverso en su intención de imponerse a su público.

Dice Jordi Costa que Haneke pone la cámara en el punto exacto, elegido con la misma precisión, exactitud y excelencia con la que un escritor elige cada palabra, de tal forma que a los cinco minutos el espectador sabe cómo es la casa en que viven los dos ancianos protagonistas. Yo añado más: rápidamente vemos la diferencia entre las casas blancas, de puertas blancas y la decoración minimalista de los pisos de las personas jóvenes y las también blancas, que amarillean, de sus progenitores, pertenecientes a una familia burguesa ilustrada, en la que la decadencia se manifiesta en unas puertas que muestran las sucesivas capas de pintura que han soportado, el mosaico de la cocina una pátina de grasa almacenada durante tiempo por falta de una limpieza adecuada, el salón lleno de libros presidido por un piano de cola, en el que asistenta pasa el aspirador sin levantar la alfombra ni mover los muebles; en definitiva, un hogar que ha almacenado toda la historia de sus ocupantes y que ostenta su rancio abolengo del que es imposible eliminar las telarañas. Todo esto nos lo va enseñando durante dos horas, en las que la mujer se va degradando, sin que nadie pueda hacer nada por ella, porque no se puede atender su deseo de que no se le alargue la vida alimentándola artificialmente.. Dicho en roman paladino : porque la eutanasia no es legal. 

Peto al final el espectador asiste estupefacto a lo que puede haber sido una trampa que le ha tendido el autor, que dirige, como un deux ex machina, su mirada; tras la irrupción de la policía en el piso de los ancianos protagonistas, violentando la puerta de entrada de la vivienda. A continuación, un aparente flashbach, fruto del posible engaño de un narrador no fiable, nos muestra al matrimonio entrando en casa sorprendidos al comprobar que alguien ha hecho saltar la cerradura; terminada 'la función' la pareja sale por donde ha entrado, con los mismos abrigos que llevaban al entrar, mientras la cámara permanece estable en el interior mostrando las estancias totalmente vacías, hasta que la hija, interpretada por Isabelle Hupert, entra en la residencia de sus padres, tomada a distancia, y se sienta en el sillón que generalmente ocupaba su progenitor. En dos ocasiones una paloma invade el piso, hasta que es atrapada por un octogenario Tritignant, un simbolismo difícil de interpretar. ¿Qué es lo que de verdad ha sucedido?

A pesar de esta estructura particular, que añade un aspecto poético interesante al film  e introduce la duda acerca de lo que Haneke nos ha querido transmitir, lo cierto es que ha conseguido destilar su veneno en un público siempre prevenido. Carlos Boyero afirma que el film recoge el espíritu que emana generalmente del cine del director cuando afirma que es una película atrevida que "te deja abrumado, con el cuerpo y el espíritu revueltos, deseando que se acabe y volver a respirar en la calle. O sea, Haneke ha vuelto a lograr lo que se propone con su cine sombrío, retorcido y perverso." (1)

Algunos críticos son de la opinión de que Haneke evita todo tremendismo, combinando las duras imágenes con otras más relajadas de ¿humor? ternura y cierta humanidad, capaz de aglutinar a la crítica de las diferentes tendencias ideológicas ante una realidad universal, que no diferencia entre la riqueza y la pobreza. El realizador austriaco repite la jugada que le llevó a la obtención de la Palma de Oro de Cannes, con la esperanza de volver a conseguir el preciado galardón...M Sergi Sánchez la considera la historia de amor más auténtica de los últimos tiempos, olvidando que este tipo de historias se vive cada día en los hospitales donde se acumulan los enfermos terminales que gozan, (no todos) de la compañía amante y atenta de sus familiares más cercanos. (2)

(1) Crónica de Cannes. Diario 'El País, 21 de mayo de 2012.
(2) Haneke a por la segunda palma. Diario 'La Razón', 21 de mayo de 2012.



No hay comentarios:

Publicar un comentario