Páginas vistas en total

Adsense




viernes, 7 de julio de 2017

La Wedding Planner. Comentario.




TANTO ESPERAR QUE LAS MUJERES SE PUSIERAN DETRÁS DE LAS CÁMARAS PARA ESTO.




Ficha técnica, sinopsis. críticas, cartel y trailer. (Pinchad aquñi)



La joven cineasta tunecina, Reem Kherici, que dirige y protagoniza 'La Wedding Plannet', ha demostrado, sin realizar un gran esfuerzo, que las películas que se integran en el subgénero romántico que acaba en boda y de cuyos fastos se encarga una organizadora de estos eventos, un género cutre que hemos heredado del cine norteamericano, puede sufrir un rápido deterioro, sin necesidad de esforzarse demasiado. A ello se añade el poco interés social por unos 

Si se acude al cine a la sesión de media tarde, que se nutre fundamentalmente de jubilados, se podrá comprobar que este segmento de espectadores ríe a carcajada batiente, como los ancianos transformados en niños en uno de los 'Cuentos asombrosos' de Steven Spielberg, aunque lo verdaderamente fascinante es que el relato no tiene la menor gracia, es púmbleo y patoso.

En 2012 hizo su primer largometraje París a toda costa, del que en aquella ocasión dijimos que "mas que apoteosis pija, como llama Javier Ocaña se la podría denominar 'Cuento inmoral', y no es por puritanismo ni estrechez de miras , sino porque es el resultado del complejo de inferioridad de una 'pija cuatrocapas' de procedencia marroquí, que, aunque no se informa sobre las causas de su residencia en Francia, se deduce que acudió a la capital del Sena para acceder a algún colegio de los que acogen a los retoños de las clases altas de cualquier país, incluidos los más pobres..."

La chica ha aprendido bien la lección: se codea con las fashion girls del emporio de la moda de un creador de origen español, que se apellida Ruíz; viaja en un Smart biplaza, que aparca donde le apetece, deshaciéndose con desprecio de las multas, y, lo que es más sangrante, es una discriminadora nata por cualquier razón: por el físico, por la ropa, por la clase social, por la formación, por el trabajo, -se manifiesta muy despectiva contra las que llama las 'eras': las cajeras, las peluqueras, las camareras y otras fracasadas-, pero tiene especial aversión a los emigrantes, sobre todo si no tienen papeles.

En 'La Wedding Planner' sigue con la misma demagogia. Juliette, a diferencia de sus compañeras de clase que viven todoas en 'chateaus', mas o menos grandes y lujosos, ella ha sido abandonada por el padre, harto de su madre taxista y borracha, lo que  no ha impedido que, siendo una niña muy vulgar, se haya convertido en la más guapa del corral, la más lista, la más independiente y la que tiene el mérito de haberse hecho a sí misma. Estas dosis de demagogia, sumadas a gags sin gracia y a un glamour impostado, acompañado de todo tipo de extravagancias, desembocan en el fracaso más absoluto, del que no la salva ni el 'gracejo' y la soltura de la propia Reeme,  una tía estupenda capaz de hacer el amor en cualquier parte y en especial con el  narcisista Mathias, a punto de casarse con la pija, ex-compañera de clase de Juliette, que de pronto ha entendido que su vida está vacía-

Una feel good mvoies muy adecuada para un espectador maduro, conservador y sin pretensiones, que disfruta viendo casas lujosas, buenos manjares, ropas estupendas y gente 'divertida', a la que le ríen las gracias hasta reventar. Los demás se pueden abstener; que la directora sea mujer no tiene la menor repercusión.




No hay comentarios:

Publicar un comentario