Páginas vistas en total

martes, 18 de julio de 2017

Los caballeros de la moto. George A.Romero.


REQUIEM POR UNA GENERACIÓN

CUALQUIER TINGLADO SE LEVANTA SOBRE EL DINERO, INCLUSO EL VUESTRO

Ficha técnica:


Título original: Knighttriders.
País: Estados Unidos.
Año: 1981.
Duración: 145 minutos

Dirección: George A.Romero.
Guión: George A.Romero.
Casting- Local:  Sharon Ceccati.
Dirección de Fotografía: Michael Gornick.
Música:  score: Donald Rubinstein, dirigida Emanuel Bardi. Supervisor: David Franco.
Edición: George A.Romero y Pasquale Buba.
Coordinador de especialistas: Gary Davis.

Maquillaje: Jeannie Jeffries Brown.
Estilista de peluquería: Luigi Caruso, Mick Lanzino.

Productor: Richard P.Rubinstein.
Productor ejecutivo: Salam M.Hassanein.
Productores asociados: David E.Vogel.
Diseño de producción: Cletus Anderson.
Compañías: United Film Distribution Company presenta a Laurel Production


Intérpretes:


Ed Harris: Billy,
Gary Lathi: Alan,
Tom Savini: Morgan,
Amy Ingersonll: Linet,
Patricia Tallman: Julie
Christine Forrest: Angie,
Warner Shook: Pippin,
Brother Blue: Merlin,
Cinthia Adler: Rocky,
John Amplas: Whiteface,
Don Berry: Bagman,
Amanda Davies: Sheila,
Martin Ferrero: Bontempi,
Ken Foree: Pequeño John,
Ken Hixon: Steve,
John Hostetter: Tuck,
Harold Wayne Jones: Bors,
Randy Kovitz: Punch,
Michael Moran: Cook,
Scott Reiniger: Marhalt,
Maureen Saduck: Judy Rawls.
Albert Amerson: Indian,
Ronald Carrier: Hector,
Tim Dileo: Corncook,
...



Sinopsis:



Las aventuras de una peculiar banda de moteros que viajan por pequeños pueblos estadounidenses vestidos como si de caballeros de la Mesa Redonda se tratara. Allí donde paran, organizan fiestas medievales en las que la gente puede comer y beber, comprar artesanía y disfrutar de torneos a bordo de espectaculares motos. Su vestimenta no es lo único peculiar, sino sus reglas y estilo de vida, que procuran mantener según seguían los hombres de Camelot. Pronto se hacen famosos y empiezan a ganar popularidad a través de los medios de comunicación. Es a partir de ese momento cuando las cosas se complican.

Comentario:


La imagen de un cuervo abre y cierra un  film, la pesadilla del rey artúrico, aconsejado por 'Merlin'. El título representa un homenaje a Easy Reader de Dennis Hopper,  un himno generacional de una juventud que predicó la revolución del amor, la igualdad en las comunas y la total libertad de hombres y mujeres, que buscaban el ideal clásico del héroe trágico y épico medieval, el hombre más libre que haya existido jamás en un mundo asolado por la servidumbre, pero también representa el requiem dedicado a la muerte de estos ideales, que  sólo podían sobrevivir a condición de que sean privilegio, de nuevo, de una minoría que concitan la admiración de los lugareños, los habitantes de pueblos y aldeas por los que pasa este circo trasnochado y anacrónico. Como el ciudadano de la república aristotélica, en el grupo reina la igualdad entre este reducido grupo de hombres y mujeres, un valor que irá desgastando el tiempo, el resentimiento y la evolución que embestirán y convertirá en sus víctimas a quienes se oponen al desarrollo económico que invade hasta las islas mínimas de cualquier diferencia.

George A.Romero no ha cambiado de tema, sino de icono: ahora no son los zombis los portadores de estos ideales, que atacan a unos vivos que se han corrompido, sino una pandilla de flipados que visten como en la Edad Media, hacen torneos en motos, sus jefes, llamados reyes, llevan corona y establecen una jerarquía que todos respetan. Un universo del que han sido excluidas las drogas y, aunque se hace exhibición de violencia (cada vez gastan más de lo que ganan en armas y motos destrozadas), se trucan los instrumentos de ataque y defensa, para evitar herir gravemente al adversario.

El espectáculo se anima con música country mientras las Harley del público hacen cabriolas en medio de caballeros, niños y mujeres con unos maridos que buscan la evasión en la embriaguez. Romero no puede evitar alargar el film hasta los 145 minutos, ensimismado con unas carreras de motocross que tanto gustaron y gustan a los hombres de todos los tiempos. Billy (Ed Harris) no acepta que los tiempos han cambiado, una ensoñación que pagará cara; ni tampoco la expansión de la publicidad que atrae a multitudes que no aprecian la diferencia entre un caballero como él y Jim Jones, Charles Manson o el gran Wallander; no quiere ser, al menos de forma consciente, un héroe. Lucha contra el dragón (bonita metáfora). Si estos héroes son naïfs y, en cierta medida, ingenua de un pueblo cualquiera, como afirma Cervantes, de un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiere acordarme, contra el que luchará el caballero de la triste figura) que recorre el mundo y amplios sectores de las masas sustentan con sus votos.

Un film que no ha merecido pasar a la posteridad, que ha transitado sin pena ni gloria y que merece ser recordado, porque lo que relata Romero sucedió y todavía quedan huellas en la música de Leonard Cohen, Bob Dylan o Joan Baez. En 1981 Romero señala el maltrato físico que sufren algunas mujeres a manos de esas hombres que, a menudo surgen del grupo de 'ciudadanos honrados' de que hablaba William Shakespeare. Creo que ha llegado el momento de volver la vista e intentar entender la sociedad en la que nacieron unos valores que hoy están siendo, de nuevo, prostituidos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario