Páginas vistas en total

martes, 25 de julio de 2017

Manhattan Baby. Lucio Fulci






EL  MISTERIO NO ESTÁ ALREDEDOR DE LAS COSAS SINO DENTRO DE LAS COSAS MISMAS. (Lovecraft)



Ficha técnica:


Título original: Manhattan Baby.
País: Italia.
Año: 1982.
Duración: 89 minutos.

Dirección: Lucio Fulci
Guión: Elisa Livia Briganti, Dardano Sacchetti, basado en una historia propia.
Dirección de Fotografía: Guglielmo Mancori. Telecolor spa, Roma.
Música, compuesta y dirigida: Fabio Frizzi. Copyright: Edicion: DEAF Edicioni musicali srl, Roma.
Editor: Vincenzo Tomassi.

Diseño de Vestuario: Massimo Lentini.

Productor: Favrizio De Angelis.
Diseño de producción y vestuario: Massimo Lentini.
Compañías: Fulvia Film, sel



Intérpretes:


Christopher Connelly: Profesor George Hacker,
Laura Lenzi: Emily Jacker,
Enzo Marino Bellamich: Wiler,
Brigitta Boccoli: Sussie Hacker,
Giovanni Frezza; Tommy Hacker,
Cinzia De Ponti: Jamie Lee,
Cosimo Cinieri: Adrian Mercato.


Sinopsis:



Un grupo de arqueólogos capitaneados por el profesor George Hacker encuentran una tumba secreta. Poco después Hacker se queda ciego y libera un espíritu maligno que posee a su hija a través de un medallón que recibe de una enigmática mujer. Cuando regresan a New York son perseuidos por una serie de misteriosos asesinato.

Comentario:


Manhattan Baby de  Lucio Fulci enlaza con la leyendas populares que difundieron la especie de que los equipos científicos y los trabajadores que violaron las tumbas de faraones o templos dedicados a los dioses egipcios, en esta ocasión Habnubenor, con el objeto de someterlas al dictado de la ciencia y extender el conocimiento de una cultura cuya base era la muerte,  sufrieron una maldición sin posibilidad de escapatoria. Los hombres poderosos de Egipto construían inmensas tumbas llenas de pasadizos secretos que no conducían a ninguna parte, con el propósito de proteger el cuerpo  del muerto y sus allegados, enterrados con él . El cine se dejó seducir por la moda de la arqueología que inició Steven Spielberg con Indiana Jones en 1973, pero tamizado por el peso estilístico y la atmósfera que imponían a sus producciones los maestros del giallo italiano. Muchas películas sucumbieron al atractivo de una cultura basada en ciudades-templo repletas de secretos, como la saga de 'La Momia' o 'El exorcista', entre otras muchas.

Establecida la lucha entre la superstición y la ciencia, la expectación se genera en torno a quien gana la batalla; en un film dirigido por Lucio Fulci, un cineasta que como George Romero, contribuyó como pocos al desarrollo del icono del zombi, y su relación con el vudú. Las cartas están marcadas de antemano, y, a pesar de que el protagonista es un arqueólogo que intenta desentrañar los misterios con la metodología científica, en la defensa de la vida de sus hijos está dispuesto a ceder territorio a lo irracional. Interesante. El mal entra por el umbral de la inocencia y echa sus raíces en ella, y son los adultos los que deben sacrificarse por culpas que no les atañen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario