Páginas vistas en total

miércoles, 23 de agosto de 2017

Blair Witch . Adam Wingard.





Ficha técnica:


Título original: Blair Witch.
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Duración: 89 minutos.

Dirección: Adam Wingard.
Guión: Simon Barrett.
Casting: Deborah Aquila, C.S.A. & Tricia Wood, C.S.A.
Dirección de Fotografía : Robby Baumgarther.
Música: Adam Wingard.
Edición: Louis Cioffi, A.C.E.
Dirección artística: Sheila Haley.
Decoración del set: Kate Marshall.

Diseño de Vestuario: Katia Stano.
Jefe de Departamento de Peluquería: Laura Berman.
Jefe de Departamento de Maquillaje: Frances Ferris.

Productores: Roy Lee, Steven Schneider, Keith Calder, p.g.a.Jess Calder, p.g.a.
Productores ejecutivos: Jenny Jinkey, Daniel Myrick, Eduard Sanchez, Gregg Hale.
Diseño de producción: Tom Hammock.
Compañía productora: Lionsgate, Vértigo Entertainment, Room 101, Snoot Entertainment.


Intérpretes:



James Allen McCune : James,
Callie Hernandez : Lisa Arlington,
Corbin Reid : Ashley,
Brandon Scott : Peter,
Wes Robinson : Lane,
Valorie Curry : Talia,
en Imdb.


Sinopsis:


Han pasado veinte años desde que tres jóvenes desaparecieran sin dejar rastro en el bosque de las Colinas Negras, en Maryland, mientras investigaban  la leyenda de la Bruja de Blair. James (James Allen McCune), el hermano  de una de ellos, y sus amigos, Peter (Brandon Scott), Ashley (Corbin Reid),  y Lisa (Callie Hernandez), se adentran en los mismos bosques oscuros para rabar y descubrir el misterio de su desaparición. Al principio el grupo se muestra esperanzado, sobre todo tras conocer a un par de lugareños.


Críticas:



La crítica, con la excepción de las publicaciones virtuales de carácter indie, ha sido bastante negativa con la realización de una película que no aporta nada en relación con la película de terror psicológico independiente de 1999, escrita y dirigida al unísono por Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, producida por Haxam Films, una compañía 'fantasma' integrada por  grabaciones 'amateur', que construyen un lenguaje visual muy discutible, al que parece querer librar de cualquier amago de subtexto, algo muy diferente a lo que hicieron Jaume Balagueró y Paco Plaza años más tarde, en 2007, en [•REC]. 'El Proyecto de la Bruja de Blair' aborda la historia de tres jóvenes cineastas. (Heather Donahue, Joshua Leonard, y Michael C. Williams), quienes desaparecieron mientras caminaban por las Colinas Negras, cerca de  Burkittsville, Maryland, para filmar un documental sobre una leyenda local conocida como 'La Bruja de Blair', una simulación para justificar un film de 'metraje encontrado', cuando años después se descubrió el equipo de los jóvenes desaparecidos, y fue 'presentado' como la película que comentamos, en la que se intuye más que se ve, gracias a los gritos de los actores.

El beneficio económico fue el más grande de la historia del cine, 248 millones de dólares, lo que en 2016 animó a Adam Wingard (Tú eres el siguiente) a realizar una secuela en la que James (James Allen McCune), el hermano  de una de los protagonistas del primer film, y sus amigos, Peter (Brandon Scott), Ashley (Corbin Reid),  y Lisa (Callie Hernandez), se adentran en los mismos bosques oscuros para grabar y descubrir el misterio de su desaparición. Otra vez las hojas impiden ver el bosque y el que se aterra es que tiene muchas ganas de contagiarse y desahogarse de las represiones cotidianas, lo que no es baladí, pero tampoco contribuye al avance del modo de representación cinematográfica.

Así lo han visto críticos que se entusiasmaron en  la presentación de 'El Proyecto de la Bruja de Blair', entre ellos Pablo Kurt que daba una tremenda importancia al experimento y hoy guarda silencio: " A nivel cinematográfico no es tampoco un alarde, pero el final del milenio y la aparición de internet ya difuminaban la línea que separa el séptimo arte -como expresión creadora- y el video y la imagen como instrumento creativo (con mayor o menor talento) y parte cotidiana de nuestras vidas. Ahí radica sin duda gran parte de su interés: como adelanto y expresión contemporánea de lo que en apenas unos años sería una revolución digital descomunal liderada por Youtube." La verdad es que es difícil entender lo que dice, ya que el video o la cámara siempre serán instrumentos y no se pueden confundir con el resultado de su trabajo, que será artístico o no. El medio es el discurso, se dice, pero el instrumento no; como mucho será el soporte y casi siempre el instrumento, un debate en el que no vale la pena entrar.

Esto es lo que nos pasa por seguir el rollo a cineastas como Lars Von Trier, que se ríe de todo y de todos. Entre quienes entran al trapo se encuentra Jordi Costa que, muy serio, afirma que : " Un año después de que Los idiotas de Lars Von Trier abriera un debate sobre lo que, a partir de ese punto de ruptura, podía ser considerado como imagen cinematográfica, Daniel Myrick y Eduardo Sánchez trasladaron la cuestión al terreno del cine popular con El proyecto de la buja de Blair, 1999 (Ignoro cuánto tiene de popular). La película, respaldada por una brillante campaña publicitaria que jugaba astutamente con la sospecha del fake, inauguraba, a su vez, un subgénero dentro del cine de terror que partía de la ilusión del metraje encontrado." (1)

Francisco Marinero se pregunta dónde está la bruja, en un film en el que: "El gran éxito propició continuaciones e imitaciones y ahora se recupera con una paradójica novedad: es exacta a su modelo tanto en argumento como en escenario, guión, estilo y efectos sonoros, que son los que priman en una película cuyo mérito es tratar de impresionar psicológicamente, sin la menor truculencia. (2)


Por el contrario, Ben Travers, (Indiwire) afirma, sin mojarse demasiado,  que : "Blair Witch' está rodada, construida y realizada igual que la original. Y el festival de sustos lentamente construido satisfará a los puristas del género (...) aunque parezca demasiado familiar para el resto de nosotros."



 (1) Los bosques tienen ojos, diario 'El País', 3 de Noviembre de 2016.
 (2) 'Blair Witch': dónde está la bruja, 3 de Noviembre de 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario