Páginas vistas en total

sábado, 5 de agosto de 2017

Ellas. Malgorzata Szumowska.




Ficha técnica:


Título original: Elles.
País: co-producción Francia/Polonia Alemania.
Año: 2012.
Duración: 99 minutos.

Dirección:  Malgorzata Szumowska.
Guión:  Malgorzata Szumowska y Tne Byrcket.
Casting: Aurélie Guichard.
Dirección de Fotografía: Michael Englert.
Música: Pawel Mykletyn; leitmotiv: Sinfonía no 7 in A Mayor op.92: il allegratto (Ludwig van Beethovn.
Montaje: Françoise Tourmen, Jacek Drosio.
Jefe de decoración:Pauline Bourdon.
Ingeniero de sonido: André Rigaut.

Jefe de Vestuario: Latarzyna Lewinska.
Jefe de Peluquería: Antonina Prestigiacomo
Jefe de mquillaje: Cédroc Gérard.

Producción: Marianne Slot.
Co-produción: Agnieszka Kurzydio, Bettina Brokemper, Beata Ryczkowska, Reinhold Elshchot, Daniel Blum, Malgoska s.l.
Compañías: Shot- Szumowski, Slot Machine, , Zentropa International Köln.


Intérpretes:


Juliette Binoche: Anne,
Anaïs Demoustier: Charlotte,
Joanna Kulig<: Alcja,Louis De Ñencqueaing: Patrick,
Krystina Kanda: madre de Alicja,
Andrej Chyta: cliente sádico,
Ali Marhyar: Saïd,
Jean-Marie Binoche: el padre de Anne,
François Civil: Florent.
Pablo Beugnet: Stéphane.
Valérie Dreville: la madre de Charlotte,
Jean-Louis Coulloc'c: el padre de Charlotte,
Arthur Moncla: Thomas,
Scali Delpeyrat: Charles,
Laurence Ragon: Colette,
Alain Libolt: el marido de Colette,
Swann Arlaud. joven cliente,
José Fumanal: el cliente que llora.


Sinopsis:


Mientras investiga la prostitución estudiantil, Anne conoce a dos estudiantes universitarias, que le hacen replantearse sus convicciones sobre el dinero y el sexo.


Críticas y comentario:


Comparto casi punto por punto el análisis que hace Carlos Boyero del film que dirige  Malgorzata Szumowska,  con algún que otro matiz,  y entendiendo que la cineasta analiza la cuestión de gènero, atendiendo a la clase social de las protagonistas. No ocupan el mismo lugar en la vida, ni gozan de las mismas oportunidades, las dos jóvenes Charlotte y Alicja, que se venden para disponer de una modesta habitación en París, que la empoderada Anne que goza de una vivienda de clase media alta en el centro de la ciudad del Sena, que abre el relato con un plano fijo del salón familiar, como el escenario que espera ser transitado por los actores, una forma de estructurar la narración que se aproxima al modo que tiene de comenzar Ozu sus historias. Anne es feminista y arruina todas las cenas de empresa de su importante marido con sus alegatos en defensa de las de su género, no bien entendidos por sus burgueses invitados. Ella trabaja para una revista que le ha encargado un artículo de investigación sobre la prostitución de las estudiantes universitarias, pero sabe que fuera de su hogar hace frío y que las verduras no crecen en la cazuela, como le dice al adolescente fumeta que es su hijo Florent, que  se escuda tras el reproche constante a sus progenitores por su forma de vida y que se escapa con frecuencia de casa para no acabar como ellos, aunque vuelve cada vez que se le acaba la yerba y necesita vegetar en su habitación.

Esto es lo que nos cuenta la cineasta polaca, y que no acaba de entender, (o no quiere hacerlo) Carlos Boyero:"no sé nada de la directora polaca Malgoska Szumowska. Lo peor es que después de haber tomado contacto con su expresividad creativa, no siento la menor curiosidad ni por su cine anterior ni por el futuro. No capto los entresijos del alma que pretende retratar esta directora y tampoco hay nada en sus lenguaje que me atraiga o me perturbe (...) "Se supone que habla del desorden anímico, las torturas y los fantasmas con causa que se le aparecen a una periodista cuya existencia parecía estable, cuando decide escribir un reportaje sobre dos estudiantes que ejercen de putas, mujeres jóvenes y sin circunstancias trágicas a la que parece compensar las ventajas económicas que obtienen con el comercio de su cuerpo." (1)

Carmen Lobo la trata de trasnochada: " (...) algo falla en la nueva película que ha dirigido y protagoniza una periodista (la citada intérprete francesa), felizmente casada, que elabora un artículo sobre prostitución estudiantil, y dos universitarias que deciden practicar sexo por dinero a las que entrevista. Las escenas son duras, en ocasiones, extremadamentes, aunque Szumowska las reviste de cierta aséptica frialdad aun cuando nos encontremos, siempre será igual, a pesar de las ropas con que lo revistamos, ante un drama el que siempre acaba perdiendo el sujeto que vende su cuerpo..." (2) No parece que sea esto lo que nos quiera decir Malgorzata Szumowska, ya que, desde el principio queda claro que Anne se involucra en temas feministas y rechaza el recurso masculino a pagar el sexo cuando el frío entra en la pareja, una cuestión que ella soluciona autocomplaciéndose, sí bien  parece señalar con el dedo a las mujeres que someten su libertad a los prejuicios y el bienestar económico, a pesar de que la experiencia demuestra, y así lo vieron escritores de la talla de Tolstoi o Flaubert, que el amor es un constructo social y la pasión no dura toda la vida. Anne conoce esta verdad, porque es una mujer culta y bien formada, y, a pesar de haber sido rechazada por su marido la noche anterior, sin motivo aparente, a la mañana siguiente vuelve a su salón, ese que la realizadora había filmado vacio, para desayunar con su familia, mientras los ruido de la cotidianidad, los cláxones de los coches, las chácharas de la gente y otros sonidos penetran por el balcón anunciando un nuevo día, igual que los demás, aunque sin tener que soportar que nadie te meta botellas por donde no toca o te haga cómplice de sus frustraciones. Anne tiene un amago de relación lésbica y acaba viendo a todos los hombres como los clientes de sus chicas entrevistadas.

Lluís Bonet Mojica ha despachado el tema sin profundizar en él: " El tema narrativo alterna las confesiones ante la cámara de jóvenes que previo pago alivian los ardores de hombres maduros y adinerados, con el tedioso entorno doméstico de la protagonista, también madre de dos hijos y con un marido que sólo vive para su trabajo. Un alegato feminista a veces excesivo y cuya credibilidad reside básicamente en el trabajo de la siempre soberbia Juliette Binoche.· (3) Anne no es un ama de casa, sino una periodista que, como muchas mujeres, sigue ejerciendo de señora de su hogar, es decir de sus pucheros y sus guisos. Nada que no sepamos.

Vicenc Navarro se suma a las teorías de las feministas más destacadas (Laura Mulvey, Teresa de Lauretis, Gayle Rubin, Donna Haraway...) y afirma que hay diferentes clases de feminismo porque hay diferentes clases sociales, distinguiendo entre el feminismo de renta alta o mediana-alta y el popular. ¿Es esta la realidad que separa a Anne de Charlotte y Alicja? Desde luego que sí. Terminado su trabajo de investigación, la mujer adulta volverá a su hogar, porque sabe que las verduras no crecen en las cazuelas, y las dos jóvenes seguirán vendiendo su cuerpo, mientras esta actividad sea rentable.  El film incorpora alguna secuencia de sexo explícito.


(1) Juliette Binoche en ‘Ellas’: bella... inane, diario 'El País', 22 fr junio de 2012.
(2) "Ellas»: Carne en venta". Diario 'La Razón', 22 de junio de 2012.
(3) 'Ellas' : Dos mundos, dos abismos. Diario 'La Vanguardia', 22 de junio de 2012.





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario