Páginas vistas en total

Adsense




domingo, 27 de agosto de 2017

Figuras ocultas. DVD, Blu ray









MUJERES QUE GANAN SU POSICIÓN EN EL MUNDO CON LAS GAFAS, NO CON LAS FALDAS, Y QUE LO HACEN AVANZAR CON ELLAS, EN UN PAÍS QUE TODAVÍA ESTÁ ESCRIBIENDO SU RELATO ÉPICO.






FICHA TÉCNICA:


Título original: Hidden Figures.
País: Estados Unidos.
Año: 2017 (estreno 20 de enero)
Duración: 127 minutos.

Dirección: Theodore Melfi.
Guión: Allison Schroeder (adaptadora del guión), Theodore Melfi, basado en el libro de Margot Lee Shetterly.
Dirección de Fotografía: Mandy Walker, ASC, ACS.
Casting: Victoria Thomas, CSA.
Música: Benjamin Wallfish & Pharrell Williams, Hans Zimmer.
Edición: Peter Teschner.
Dirección artística: Jeremy Woolsey.
Decorador del set: Missy Parker.
Supervisor efectos visuales: Chris Ledoux.

Diseño de Vestuario: Renee Ehrlich Kalfus.
Jefe de Departamento de maquillaje: Beverly Jo Pryor.
Jefe de Departamento de peluquería: Melissa "Missy" Forney.

Productores: Peter Chernin,p.g.a. Donna Gigliotti, p.g.a.,Theodore Melfi, p.g.a., Jenno Topping, p.g.a.,  Pharell Williams, p.g.a.,  Margot Lee Shetterly.
Productores ejecutivos: Jamal Daniel, Kevin Halloran, Ivana Lombardi, Mimi Valdes, Renee Witt. Kevin Halloram
Director de producción: Theodore Melfi, P.G.A.(director, guionista y productor de St.Vincent.
Diseño de producción: Wynn Thomas.
Compañías productoras: Levantine Films / Chernin Entertainment, Fox 2000 Pictures; distribución: 20th Century Fox.




Intérpretes:



Taraji P. Henson : Katherine G. Johnson,
Octavia Spencer: Dorothy Vaughn.
Janelle Monáe: Mary Jackson.
Kevin Kostner: Al Harrison.
Jim Parson: Paul Stafford,
Kirsten Dunst: Vivian Mitchell.
Mahershala Ali: Jim Johnson.
Aldis Hodge: Levi Jackson,





COMENTARIO:



Cuando ves una película como 'Figuras ocultas', cuyo tema principal, tanto en la estructura superficial como en la profunda, en la forma y en el fondo, es la segregación racial ejercida en los Estados Unidos cuando mandaban hombres a la Luna, un retrato de un grupo de mujeres 'afroamericanas', tratadas como simples  calculadoras humanas, cuyos profundos conocimientos matemáticos y físicos se empleaban para realizar operaciones mecánicas que puede hacer una simple máquina, una vulgar computadora,  una instantánea elaborada por un cineasta, representante del grupo mayoritario de directores "caucásicos" (tiene bemoles), no puedes dejar de pensar en el esfuerzo mastodóntico que realizaron estas féminas para superar un doble obstáculo: haber nacido negras, lo que las obligaba a desplazarse un kilómetro para ir al water racial, sólo para negras, y mujeres, lo que imponía llevar faldas, tacones y collares de perlas. Es imposible no entender como su fuerza combativa e inconformista ha cambiado, en menos de media década, el mundo, luchando desde dentro de un colectivo que las marginaba, pero conscientes de su propia valía. Curiosamente un simple detalle, el regalo de un collar que se erige en general como un estigma para 'ellas', con independencia del color de su piel, se transforma en un signo de contrición de sus compañer@s 'segregacionistas', un reconocimiento de su talento  a Katherine  y un intento de hacerse perdonar los tiempos de cruel discriminación con un lujo que ella no se podía permitir. Este detalle muestra que, a veces las cosas no son ni blancas ni negras, sino tornasoladas, aunque no podemos caer en la trampa de ignorar que Katherine, Dorothy y Mary, jamas hubieran obtenido este reconocimiento social, si, además de ser más listas que la media, no se hubieran esforzado cien veces más que los demás. Sus objetivos eran claros: trabajar en aquello para lo que estaban muy capacitadas, una meta en la que siempre las acompañaron sus propias familias, ascendientes, descendientes y compañer@s de viaje. Una tremenda lección para la humanidad, que no podemos olvidar y que hace bueno el refrán popular de que "el que algo quiere, algo le cuesta." 

Estos hombres y mujeres que lucharon y luchan por ellos y por los demás (referencias televisivas a Martin Luther King), son lo que, en realidad, hacen avanzar el mundo; han transcurrido tan solo 47 años  desde el momento que refleja en su película Theodore Melfi, un contexto histórico en el que todavía quedaban estados segregacionistas en Norteamérica, -entre ellos uno de los más duros, Virginia, lo que también nos debiera  inclinar a una reflexión acerca de esa culpabilidad que aqui no tenemos tan clara -,  y, como decía un político español, Alfonso Guerra, nuestro mundo no lo conoce ya 'ni la madre que lo parió'; el impulso regenerador de las revoluciones de la década de los 60, que ahora parece contenido, fue el artífice del milagro. Por otro lado, desde el primer fotograma, con una edición cuidada y muy significativa, da la impresión de que el pueblo americano es todavía joven, de que los esfuerzos del llamado 'blockbuster' todavía están orientados a elaborar la batalla épica de un pueblo que cree en el progreso como la suma de individuos que forman una colectividad que celebra sus éxitos, algo que muchos interpretan como una manifestación naïf de un pueblo ignorante que se desliza con facilidad hacia la propaganda del imperialismo económico, político y social de la primera potencia del  mundo (al menos hasta ahora), que ahora se hace más visible con el 'American First' de Donald Trump. Mas tampoco debemos olvidar que es más fácil manipular las mentes en países totalitarios con pensamiento único, en los que la disidencia es castigada con mucha más dureza; los norteamericanos conocieron una 'Caza de Brujas' en tiempos del poderío del senador republicano MacCarthy, que se saldó con muchas delaciones, deserciones, auto-exilios y once condenados a prisión, un capítulo de la historia más vergonzante de este país, sobre el que ironizan los Hermanos Ethan y Joel Coen den 'Hail, Cesar' (2016). Una etapa negra para la libertad de expresión, en la que sus pensadores y artistas, en especial cineastas, sufrieron los rigores de la intolerancia, habitual en otros lares de nuestro planeta.


Lineas generales del film.


Figuras ocultas narra la increíble y desconocida historia real de un brillante grupo de mujeres que cambiaron las bases del país,  un equipo de élite de mujeres negras matemáticas de la NASA, que ayudaron a ganar la carrera espacial contra el rival de Estados Unidos, la Unión Soviética, y que al mismo tiempo, impulsaron la igualdad de derechos y oportunidades entre los sexos. Todo el mundo conoce las misiones Apolo, todos podríamos, en un momento, hacer una lista de los astronautas masculinos que dieron los primeros pasos de gigante de la humanidad en el espacio, sin embargo nadie conoce a Katherine G. Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson son nombres que no se enseñan en el colegio y que son desconocidos para la mayoría, a pesar de que sus audaces, inteligentes e influyentes funciones en la NASA, en la que eran los ingeniosos "ordenadores humanos"  indispensables en los avances que permitieron los viajes espaciales. Por fin llega a la gran pantalla la historia de un visionario trío de mujeres que traspasaron las líneas del género, la raza y profesional en su camino para ser las pioneras de los viajes espaciales, en una película protagonizada por la nominada al Oscar Taraji P. Henson (Empire, El curioso caso de Benjamin Button, Hustle And Flow), la ganadora del Oscar Octavia Spencer (La serie Divergente: Leal, Fruitvale Station, Criadas y señoras), la cantante Janelle Monáe, que debuta en una película de cine y el doble ganador del Oscar Kevin Costner (Lo mejor para ella, Campo de sueños, Bailando con lobos). Figuras ocultas es también una película que tiene lugar durante las encrucijadas de algunas de las batallas más determinantes de la historia de Estados Unidos:la lucha por los derechos civiles, la batalla por ganar la importante Guerra Fría sin arriesgarse a una guerra nuclear y la lucha por ser la primera superpotencia en llevar a un humano fuera del planeta Tierra; así como el esfuerzo continuo por mostrar que los alucinantes avances tecnológicos que determinan el futuro del mundo no tienen nada que ver con el sexo o la procedencia.




Melfi afirma:"Esta historia sucede durante la colisión de la Guerra Fría, la carrera espacial, las leyes de Jim Crow, (que propugnaban la segregación racial), y el nacimiento del Movimiento por los derechos civiles.Es un momento increíble para una historia rica y poderosa que poca gente conoce". En un momento en el que, concluida la Guerra Mundial, cambió el tejido social de los países occidentales, y se presentó la oportunidad de convertir a las mujeres en Rosie the Riveter y ponerlas a trabajar en fábricas. Al mismo tiempo,  a Katherine G. Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson se les presentó la oportunidad de utilizar su conocimiento, su pasión y sus cualidades..debido a la enorme escasez de científicos y matemáticos masculinos y a las nuevas leyes que prohibían la discriminación racial. Los contratistas de defensa y las agencias federales empezaron a buscar mujeres y afroamericanos que tuvieran las competencias para seguir impulsando las investigaciones más importantes. En el laboratorio del Centro de Investigación Langley en Hampton (Virginia), dirigido por el Comité Consejero Nacional para la Aeronáutica o NACA (por sus siglas en inglés), el precursor de la NASA, buscaban mentes brillantes de procedencias poco convencionales. Necesitaban personas con talento para trabajar de "ordenadores humanos", .





We can Do It (Rosie de Riveter)  cartel creado por  J.Howard Miller en 1943, un icono de la mujer trabajadora norteamericana. durante el periodo de guerra.


En 1958, la Unión Soviética lanzó su pionero satélite Sputnik, demostrando que en ese momento disponían de una tecnología superior a la de los Estados Unidos, lo que provocó una carrera espacial, que se convirtió en la prioridad número uno y la máxima preocupación de los americanos; muchos ciudadanos corrientes contemplaron el desarrollo de esta competencia espacial, ( que impregna películas como 'Good by Lenin!', en la que su protagonista es un adolescente que sueña con ser astronauta ), esperando que Estados Unidos fuera capaz de demostrar su fortaleza como sociedad y derrotar a los rusos en la carrera al espacio y a la Luna. En una época en la que el miedo a una guerra nuclear que aniquilara la civilización estaba muy presente, la carrera espacial se convirtió en un camino alternativo para que la URSS y EE. UU. compitieran sin restricciones, ( esta competencia tecnológica se hace visible en el cine del momento, en cientos de títulos). Las dos naciones lo vieron como una oportunidad para demostrar que su sistema tenía mayor potencial, así como para conseguir nuevos beneficios militares y de inteligencia, y convertirse en el primer país en establecer una esfera de influencia alrededor de todo el mundo.En 1960, John F. Kennedy se presentó a la presidencia con la inspiradora idea de reducir las diferencias en la carrera espacial y tomar la delantera con el ingenio estadounidense.

La productora oscarizada Donna Gigliotti se interesó por el guión de  Allison Schroeder, Theodore Melfi, al comprobar que ni una sola persona con las que habló tenía ni idea de la existencia de un equipo de mujeres matemáticas en la NASA."Es increíble que tan poca gente conozca esta historia.Sin embargo, me gustaría decir una cosa: la información siempre ha estado ahí, pero Katherine, Dorothy y Mary han tardado varias generaciones en ganar el reconocimiento público que se les debía hace tiempo", apunta Gigliotti. La productora inició una búsqueda para encontrar a una escritora que llevara esta historia desconocida a la pantalla, y se emocionó de alegría cuando encontró a una con un currículum tan contrastado como Allison Schroeder, que no sólo estudió matemáticas de alto nivel, sino que también hizo prácticas en la NASA, siguiendo los pasos de su abuela, una programadora de los primeros años de la NASA, que trabajó en un programa de transbordadores y de su abuelo, que participó en el proyecto Mercurio."Conocía lo de los "ordenadores humanos" de la NASA, pero, sinceramente, no había escuchado nunca que hubiera un equipo de afroamericanas separado", explica Schroeder, Y este es precisamente el aspecto que interesó al director Theodore Melfi, quien ;:"quería que la película ahondara en la parte de la historia que no está documentada para nada, que es tal y como era el trabajo que realizaban las tres mujeres afroamericanas de manera segregada en la NASA (...) Estas mujeres eran, literalmente, las figuras ocultas que cambiaron la carrera espacial". (Notas de producción. Foxprensa,es)



No hay comentarios:

Publicar un comentario