Páginas vistas en total

martes, 22 de agosto de 2017

Revisión del cine de Luc Beson. La primer y la última fémina: Lucy










Ficha técnica:

Título original: Lucy,
País: Francia.
Año: 2014
Duración: 90 minutos.

Guión y Dirección: Luc Besson
Dirección de Fotografía: Thierry Arbogast
Música: Eric Serra
Edición: Julien Rey.

Diseño de Vestuario: Olivier Bériot.

Productores: Christopher Lambert, Luc Besson, Virginie Besson-Silla.
Diseño de producción: Hugo Tissandier.
Compañías. Productora: Europa Corp, TF1 Film Productions, Universal Studios, Canal +, Ciné  +; distribuidora: Universal Pictures



Intérpretes:


Scarlett Johansson:  Lucy
Morgan Freeman : Professor Norman
Analeigh Tipton -
Pilou Asbæk:  Richard,
Min-sik Choi : Kang
Amr Waked -
Mason Lee : Actor
Frédéric Chau -
Claire Tran : Azafata de vuelo,
Yvonne Gradelet



Sinopsis 

Johansson da vida a una mujer obligada a ejercer de mula (de drogas) y que adquiere poderes sobrenaturales cuando la bolsa de la droga se rompe y los narcóticos entran en contacto con su cuerpo. Entonces, se convierte en una máquina de matar, con una memoria prodigiosa y una velocidad del rayo.

Género: ciencia-ficción.



Crítica:


La crítica se rinde ante el nuevo film de Luc Besson, y  quien peor la trata afirma que es encantadora dentro de su estupidez (Peter Bradshaw. The Guardian).

Pocas veces hemos estado tan de acuerdo en un diagnóstico con Javier Ocaña como en esta ocasión: "Tras una hora perfecta, quizá Besson no alcance esa maestría cuando la trama desemboca en una suerte de aventura mutante donde la protagonista se ha convertido en una superheroína al uso, de las que vemos a puñados cada mes. Pero el director de León, el profesional sabe cómo conjugar estilo, gracia y pasión; desmesura y arte; clasicismo moderno y plena contemporaneidad; rigor europeo, espectáculo hollywodiense y salvajismo coreano. Una mezcla encarnada en la boca de la mártir Scarlett Johansson y en la mirada del gánster Choi Min-sik, con su pinta de garrulo demente vestido de limpio, demoledor villano del cine globalizado." (Globalización del gozo. Diario 'El País', 19 de agosto de 2014).

José Arce ve la película como un entretenimiento palomitero, sin moverse un ápice de su crítica habitual: "Nuevo thriller de acción de Luc Besson, que amalgama como es habitual montones de cosas que encantan al director galo. Como (casi) siempre también, el resultado es un producto divertido, rápido y muy disfrutable con un bol de palomitas. ("Lucy": Skynet Johansson, La Butaca.net)

"Sobre el papel, Lucy no es más que una película de acción estándar, como las que protagonizaba  Milla Jovovich, pero Besson (...) va más allá de la dosis recomendada de la locura cinematográfica. Las imágenes, un latigazo cervical y una edición frenética, (transforman) lo que debería ser ridículo en emoción genuina y bizarra. Ha cruzado con éxito la película de superhéroes con el género asiático-gángsteril, y persecución de coches a través de las calles de París que se podrían convertir en un fetiche a partir de ahora (...) Por el momento la película se agota en un paso ligero 89 minutos-se siente como que no  hay literalmente ningún lugar al que Lucy y Besson no pueden ir, no hay límites, no hay leyes, no hay lógica. Sólo tienes que ir con ellos". (Jeff Labrecque. Lucy.Entertainment Weekly).



Comentario :


Luc Besson nos regala la gamberrada más loca y bizarra que se ha visto en las pantallas en los últimos tiempos, " un prodigio del suspense, del manejo del lenguaje cinematográfico, de mantenimiento del tempo narrativo, con apenas dos conversaciones" (Javier Ocaña. opu .cit.), bien diferente a sesudas producciones como la  supervalorada película indie de Spike Jones, Her, en la que si prescindimos del guión hablado sólo nos quedan cuatro escenarios montados por Ikea, en los que el referente  intelectual más claro es el color naranja que ilumina los desvaídos colores que protagonizan el encuadre. No obstante ambas películas se van a mover en terrenos parecidos, en lo que se refiere al subtexto, distópico para el americano, 'realista', a pesar de las apariencias,  para el francés.

Desde que interpretara a Natasha Romanoff, 'La Viuda Negra', (Joss Whedon, 2012), Scarlett Johanson, la mujer-mujer, la que encarna dentro y fuera de la pantalla, la igualdad sin abandonar la diferencia con el hombre, ha pasado a interpretar de la manera más eficiente y conmovedora a la heroína moderna.






Luc Besson no teme comenzar cualquier juego y llegar hasta donde haga falta,  y aborda el constructo de género sin complejos ni ambages : si el primer ser humano fue hembra, una simio a la que se llamó Lucy, que con sus tres millones de años fue considerada durante mucho tiempo la decana de la humanidad, la nueva especie que sustituirá y dominará al hombre y que controlará  no solo a éste, sino a la materia, será por azar, como se han producido todos los cambios evolutivos,  una gran computadora que saldrá del vientre de una mujer, que también se llama Lucy. Una imagen simbólica que representa a Dios dando vida al primer hombre, realizada por Miguel Ángel, que preside los techos de la Capilla Sixtina, simbolizará este paso del testigo del simio al nuevo mundo que comienza y que el hombre, preocupado exclusivamente por el poder y el dinero está incapacitado para percibir que se encuentra en pleno proceso de transición a la era del conocimiento,  que no podrá controlar.

El único hombre inteligente del grupo, el doctor Samuel Norman, interpretado por Morgan Freeman, advierte de los profundos cambios que se podrían producir si el hombre controlara el  100% de su cerebro. Pero son los chinos quienes están a punto de conseguir una sustancia generada artificialmente, TH4, la que hace crecer al niño en el vientre de la madre,la que les permitirá dominar el mundo, y que llega a sus manos a través de un delincuente de tres al cuarto que usa a Lucy como obligada intermediaria. A partir de ese momento todo lo que va a pasar en la pantalla es una auténtica gamberrada y una locura, en la que los planos insertos de las primeras secuencias, que equiparan al hombre con sus primitivos y salvajes competidores y  a la mujer con un pobre cervatillo, se sumarán otros que ponen en evidencia la incapacidad de las instituciones, entre ellas la que representan los agentes de la ley, para hacer frente, no a lo que les viene encima, sino a la realidad actual, como la imagen bizarra de un montón de coches policiales llegando a un edificio oficial, al fondo de un plano en el que otros tantos asiáticos se preparan ostentosamente para atacar, sin que nadie se percate de ello.

La primera mujer que accede a zonas no exploradas del conocimiento, la primera que accede a la inmortalidad mediante la autosuficiencia y la autogestión, y que es consciente de la importancia del tiempo, sólo necesita al hombre para que le proporciones placer. Todo ello está contado con una magnífica e inigualable sintaxis cinematográfica, provocadora e impactante pero en la que cada imagen cuenta y en la que múltiples lecturas tienen cabida, incluida la del cambio de era y la hegemonía de la inteligencia artificial, que profetizan muchas películas, una de las más recientes 'Transcendence' de Wally Pfister  (2014), un film distópico, nada despreciable y con vocación de ' trascender ' el pensamiento actual.

'Scarlett Johansson arrasa en la taquilla española con 'Lucy'. La película de Luc Besson recauda 2.5 millones de euros en su primer fin de semana. Este es el titular de un artículo de noticias.estamosrodando.com sobre los estrenos de la rentrée en la nueva temporada laboral a todos los niveles, suspendida, al menos en España, por el periodo vacacional del estío.Director y actriz son un reclamo suficiente, pero ¿Qué habrá funcionado además...? Es difícil saberlo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario