Páginas vistas en total

lunes, 25 de septiembre de 2017

By By Germany. Sam Garbaski.




Ficha técnica:


Título original: Es war einmal In Deutschland.
País: Alemania.
Año: 2017.
Duración: 102 minutos.

Dirección: Sam Garbaski.
Guión: Michel Bergmann en colaboración con Sam Garbaski, basado en las novelas de 'Teilacher' y 'Machloiker' de Michel Bergmann, producida por Arche-Verlag  y Zurich-Hamburg.
Dirección de Fotografía: Virginie Sant-Martin.
Música adicional: Renaud García-Fons
Montaje: Peter R.Adam.
Sonido: Carlo Thous François, Dumond Michel Schillings.

Vestuario: Nathalie Leborgne.
Maquillaje: Claudine Moureaud.
Peluquería: René Jordan.

Productores:  Roshanak Behesht, Nedjad Sébastien Delloye, Jani Thiltges.
Director de producción: Brigitte Kerger-Santos.
Diseño de producción: Veronique Sacrez.
Compañías: IGC Films, Entre Chien et Loup, en colaboración con ZDF con la colaboración de Eurimages con la financiación de Miteldeutsches, Medienforderlung, Medienboard Berlin Brandenburg...


Intérpretes: 


Moritz Bleibtreu : David Bermann,
Antje Traue : Agente especial,Simon,
Tim Seyfi : Fajnbrot,
Mark Ivanir : Holzmann,
Anatole Taubman : Fränkel,
Hans Löw : Verständig,
Pál Mácsai : Szoros,V
Václav Jakoubek : Krautberg,
Jeanne Werner : Elsa,
...

Sinopsis:



Tras vivir el horror del Holocausto, el protagonista de 'Bye Bye Germany', David (Mortiz Bleibtreu), montará un negocio de telas con algunos de sus compañeros de los campos de concentración para intentar recaudar suficiente dinero para emigrar a los Estados Unidos. Como ve que no está consiguiendo lo suficiente, intentará explotar el sentimiento de culpabilidad de sus clientes alemanes para que le compren más productos y donen a su causa. Todo parece ir sobre ruedas pero la agente de policía Sara Simon, de los Estados Unidos, comienza a hacerle preguntas un poco incómodas sobre su pasado en los campos de concentración y en la época de la guerra. Ella cree que él puede haber sido uno de los judíos que colaboraban con los nazis.


Críticas:


Un film de revisionismo histórico que satisface a quien está agotado de escuchar un discurso monolítico, y pone el acento en que hubo judíos que colaboraron con los nazis para salvar su vida o, al menos, alargarla un poco, una cuestión que casi todo el mundo conoce, y que satisface a críticos como Javier Ocaña. El propio crítico introduce en su artículo las bases en las que se produjo la colaboración: "La actitud ante la muerte y la barbarie. Los métodos de supervivencia en condiciones extremas. La singularidad de los comportamientos individuales y su moralidad respecto de la colectividad al borde del exterminio. No son pocas las obras ―novelas, ensayo, cómic, teatro, cine― que han abordado el conflicto del judío, consigo mismo y con los demás, en el camino hacia la cámara de gas, víctima de una situación insostenible e inimaginable en lo físico, en lo ético y en lo mental." 1

Antonio Weinrichter hace hincapié en el hecho de que : " Tomo el título prestado de la primera entrega de la trilogía del austriaco Axel Corti sobre el genocidio y la diáspora judía, en donde plasmó el pavor, la rabia y la desesperación de una comunidad que llegó a pensar que efectivamente Dios, su dios, les había olvidado. Una idea tan fuerte, y por otro lado tan justificada, es lo que no llega a convocar casi nunca la película que nos ocupa." 2

Quim Casas incide en el complejo de culpa de algunos presos judíos: "No es casual que el protagonista de 'Bye bye Germany' se llame David, porque está es la lucha de un David contra un gigantesco Goliat, la de unos supervivientes del Holocausto contra la Alemania deshecha y contradictoria al finalizar la segunda guerra mundial. Hay también mucho de culpa y expiación en esta película atrevida pero que se queda un poco en tierra de nadie.3

Javier Cortijo incide en la idea de señalar a sectores judíos como traidores de su propio pueblo: " Aunque parezca increíble, el cine aún no ha dicho la última palabra sobre el nazismo. Es más, existen territorios prácticamente inexplorados, como por ejemplo del que se ocupa esta película: ¿por qué varios miles de judíos se quedaron en Alemania tras la caída del Tercer Reich? Sam Garbarski (Irina Palm) propone una opción bastante mundana y que define la naturaleza de su nuevo filme: sablear a los teutones a base de labia y mantelería fina..." 4




1 El chiste en un campo de exterminio.Diario 'El País', 22 de septiembre de 2017
2 Bye bye Germany: Dios ya no cree en nosotros. Diario ABC, 21 de septiembre de 2017.
3 Bye bye Germany: David contra Goliat.
4 Bye bye Germani. Cinemanía.



Consultadas las páginas eCartelera, Imdb y Filmaffinity.



No hay comentarios:

Publicar un comentario