Páginas vistas en total

Adsense




martes, 5 de septiembre de 2017

El lado oscuro del corazón. Comentario.



ESTRENO 8 DE SEPTIEMBRE DE 2017


la pelota que arrojé cuando jugaba en el parque aún no ha tocado el suelo. (Dylan Thomas).


¿Qué oficio es ser poeta? Se busca poeta. Remuneración. ¡¡¡Cuantas cosas dichas con tan pocas palabras, en un mundo de 'malcogidos' !!!






Ficha técnica, sinopsis, críticas, fotografías, cartel y trailer (Pinchad aquí)



Comentario.


Os recordamos que el próximo 8 de Septiembre podréis disfrutar de nuevo en cines la mítica película de Eliseo Subiela, El lado oscuro del corazón , con una nueva copia restaurada, remasterizada y digitalizada en 4K. El film, que fue un gran éxito de crítica y público, estuvo en cartel proyectándose durante mas de 10 años ininterrumpidos, transformándose en lo que es hoy una película de culto para los amantes del cine y la poesía. La película está protagonizada por Darío Grandinetti, inmenso en este papel, Sandra Ballesteros y Nacha Guevara, con la participación especial del genial escritor y poeta Mario Benedetti. Una película llena de amor, humor y poesía, que marcó a toda una generación de España y América Latina.



El recientemente fallecido Eliseo Subiela (25 de diciembre de 2016), guionista y director argentino dio comienzo a este poema audiovisual con una secuencia inicial en la que presenta el tandem amoroso que preside el relato: un poeta arrogante, diréis con los poderosos, pero ese es precisamente un lujo que no se puede permitir el segundo personaje que entra en escena, una mujer que compra sus verduras en una tienda pakistaní, que aunque alguien pudiera pensar que andaba  más inclinada que los personajes de Spike Jonze en 'Cómo ser John Malkovick', tenía un objetivo claro en su vida, que transitaba necesariamente y provisionalmente por la humillación. Él no parece sentirse necesitado de vender su cuerpo, aunque de vez en cuando pide limosna  o vende sus versos. Es un bohemio y disfruta con ello; ella se prostituye y no lo puede esconder. Lo más curioso del film de Eliseo Subiela es que es de una modernidad tal, a pesar de haber transcurrido 25 años, de una exqisitez tan absoluta, que no extraña que permaneciera 10 años en cartelera y que ahora pueda, bien avanzado el siglo XXI, tener de nuevo la posibilidad de convencer a un sector del público indeterminado todavía.



Mario Benedetti


El cineasta argentino ha sabido compensar en su relatos las expresiones artísticas que entran en juego, en una sociedad que se debate entre el pragmatismo más feroz y el idealismo más absoluto, apoyado en poetas como Mario Benedetti (que interpreta a un oficial germano que recita sus versos en alemán) o Juan Carlos Onetti, que sintieron y les dolió el alma al mirar al Sur, pero también enseñaron a quienes los leyeron a volar, la única exigencia que Oliverio pone a sus compañeras, en las que sólo busca esta cualidad, despreciando el que sean más o menos bellas o industriosas. Necesita alguien que no lo ate al pie de la cama. Subiela genera sus atmósferas muy influenciado por el macarrismo que recogió Gardel en sus tangos, ese baile en el que se tocan los cuerpos rezumando sensualidad, que inspiró al gran Borges, instalado en los bajos fondos en los que pululan las prostitutas y los pendejos de vida irregular y desordenada junto con los artistas de vida bohemia, en el que se mueven los poetas como Oliverio, que deja pasar las horas jugando con su tren eléctrico de una sola via construida formando un círculo por el que discurre el pequeño tren en un bucle interminable como su vida. Pero también en el canto desgarrado del que tiene su público en los túneles del metro.




Ana y Oliverio


Eliseo Subiela ha conseguido un equilibrio, en apariencia perfecto, entre las diferentes formas de expresión que entran en juego en la construcción de su diégesis cinematográfia, en su trabajo de Doctor Frankenstein, cuya criatura debe enfrentarse a un tiempo nuevo en el que muchos fabrican una quimera, la de que la poesía ha muerto y es necesario resucitarla. La poesía está en la imagen, en las notas musicales, en las palabras de los versos, y en los tópicos que las motivan;  es eterna, inmane a la esencia del hombre, pero el mundo gira y gira, cambia, se transforma y con él las reacciones del hombre y sus necesidades. El universo de Subiela ya no existe, se ha perdido su inevitable tiempo de espera para conocer la reacción a cualquier acción que emprende el individuo, su incertidumbre, representada por esa fotografía de Ana y Oliverio, y esos teléfonos públicos con el auricular colgando. Una hombre o una mujer se podían perder cuando quisieran en la bruma; hoy puedes contactar con una persona ubicada a miles de kilómetros de distancia, ver la evolución de su vida cotidiana en Instagram, constatar su actividad en Facebook; la certidumbre ha sustituido a la incertidumbre  y ha generado nuevas pasiones, nuevos celos e inseguridades, nueva materia prima de la poesía. Pero también hay quien busca la satisfacción en la instrucción erudita y se aferra como la Madre o la Muerte, representadas por una vaca en la iconografía del argentino, a un mundo que ya no existe, que nunca ha existido para el poeta. ¿Un poeta? le pregunta la Parca al escritor. ¿Qué es un poeta? ¿Dónde dice en e periódico 'se busca un poeta? ¿Dónde se habla de su retribución?




El poeta herido


Pero sí hay unas constantes que puede ayudar de nuevo al texto fílmico a ser entendido y compartido: la necesidad que sienten el hombre o la mujer de volar, aunque se lastimen y sufran heridas en la caída, de sentirse transportados acompañados de un amor inconveniente, por mucho que las dos entidades protectoras, por razones diferentes, le recuerden su inmadurez, le prevengan contra el amor romántico, un constructo de la sociedad patriarcal, orientado a garantizar la procreación, algo inútil para un ser obnubilado. Ana le partió el corazón, dice Oliveiro, pero al hacerlo lo creó e iluminó su lado oscuro, aunque al final optara por hacer frente a la vida para sacar adelante a sus hijos, el producto de un matrimonio fallido como el de él, dos personalidades que no pueden mantener mucho tiempo una pareja. Un lamento cierra el diálogo del poeta con la Muerte: "¿Cómo amar sin poseer? Amar s un pretexto para adueñarse del otro para convertirlo en su esclavo, para transformar tu vida en su vida." Y eso si es una constante. Hay una curiosidad divertida. Un tal Carlo Blanco inventó una cama a la que llamo 'Pirañera' que se tragaba al compañero o compañera no aceptado por el amante-poeta.




Oliverio dialoga con la Muerte.


Filósofos, pintores y literatos se han quejado de la imposibilidad de crear en los nuevos tiempos, sin embargo los tiempos en que se impone la razón son muy breves frente a aquellos en los que predominan las emociones irracionales, de acuerdo con el análisis  de Giulio Carlo Argan en su Historia del Arte, llenando el mundo de nuevos poetas que responden a nuevas sensaciones, emociones y sentimientos que se crean cada día, y que a la vez que son muy capaces de entender las contantes inmanentes a la esencia del ser humano. Hemos tenido la suerte de revisionar el film y nos ha vuelto a emocionar; el día 8 muchos podrán ver satisfechas sus expectativas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario