Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

sábado, 23 de septiembre de 2017

Kingsman: el cìrculo de oro. Matthew Vaughn.Crítica





El cine avanza imparable, mecido en el desarrollo de las nuevas tecnologías, no así la ceguera de los jueces. (inspirado en Noël Simsolo)



Ficha técnica, sinopsis y notas de producción, cartel y trailer. (Pinchad aquí)



En 1988, John Carpenter, uno de los maestros del terror que reunió a su alrededor Mick Garris en la famosa serie Masters of Horror, que comenzó sus emisiones para la televisión en 2005, un observador meticuloso de la sociedad en la que vive, realizó un film que tiene perfecta vigencia para describir la agonía por la que están pasando los humanos, impotentes ante la avaricia de los que operan en bolsa con sus ilusiones y que el cineasta ubicó en un planeta imaginario: Andrómeda. Pero os preguntaréis por qué lo traigo a colación en este post. La razón es bien sencilla:  en They Live Carpenter creó un personaje premonitorio, un predicador CIEGO que ideó con su grupo unas gafas para enseñar a los terrícolas a diferenciar  el trigo de la paja (coincidencia con la advertencia de Simsolo). Hoy, muchos críticos sólo han encontrado una forma de alejarse de las masas: especializarse en el cine de los márgenes, por donde, según el historiador Luis E.Parés crecen las flores. Más cómo se ven obligados a escribir sobre cine cada semana (el viernes es día de estreno), y no pueden evitar la urticaria que les produce el blockbuster, el cine que se sirve de los últimos avances de la tecnología (dentro de poco veremos qué es más barato, si contratar muchos extras y hacer escenarios de cartón piedra o usar programas informáticos que maneja un niño ), al tiempo que hacen patente su rechazo de los escores musicales creados, ya no por John Williams (qué más quisieran), sino por músicos que están en la cumbre de la ola, como Alexandre Desplat, James Newton Howard, Hans Zimmer, o James Horner, el resultado es que acaban coincidiendo en gustos con hombres y mujeres de la tercera edad, un público muy respetable que está manteniendo las salas de proyecciones, pero que ya no soportan los excesos epilépticos y "slapsticos" de los actores, sus gadgets o sus vehículos trepidantes y las bandas sonoras estridentees. y contundentes.

Si algo caracteriza la saga de Kingsman, y esta segunda entrega en particular, es  la forma emergente en que se erige para representar, ridiculizándolo con trajes en exceso elegantes, al célebre agente secreto al servicio de Su Majestad Británica del MI6. ahora con unos héroes colectivos que contrastan con la vulgaridad pueblerina norteamericana (Kingsman frente a Statesman ambientada con música country, y bodas reales impensables)  Sus personajes amplían el espectro social y ya no se dirigen a un público exclusivamente masculinista, sino a unos espectadores heterogéneos. que han superado la división de la sociedad en dos géneros, constituidos por hombres y mujeres heterosexuales, dando entrada a realidades homoeróticas,sugeridas en el desarrollo de la historia, de un universo poblada de espías y villanas poderosas y crueles, ridiculizando a los agentes de los filmes del género que los precedieron. Los homenajes a Spielberg, Lucas e incluso a Tarantino están bien insertados en el estilo de Vaughn, y sólo los amantes del género de aventuras, acción y ciencia-ficción disfrutan de ellos, convirtiendo el film en el juguete más caro con el que puede disfrutar un cineasta. Y Vaughn se lo ha pasado de muerte manipulándolo, mientras con él han querido jugar, incluso en los papeles más discretos,  los actores más relevantes.





El hijo ilegítimo de un aristócrata británico de nombre George Albert Harley Drummond, ahijado del rey Jorge VI, que debido a su naturaleza bastarda no pudo acceder a la herencia de la Condesa de Oxford, se venga de la altiva y orgullosa aristocracia británica y sus elegantes kingsman convirtiendo en uno de ellos al niño mimado de los Statesmen, el agente Tequila, interpretado por Channing Tatum, en un 'amorcillado' kingsman. que apenas cabe en los trajes de la famosa sastrería.  Por otra parte, el subtexto aproxima este film al de Carpenter, que divide a los habitantes de nuestro planeta en 'humanos' y frente a ellos otros. -llamémosles como queramos -,  que han llevado a la Casa Blanca al energúmeno que los gobierna, representante de una ideología de la que participa el cowboy con botas camperas, lazo, látigo y sombrero tejano, un hombre duro de los Statesmen, el agente Whiskey, interpretado por Pedro Pascal, y la traficante de drogas, dirigente de un cartel muy peligroso, encarnada por Julianne Moore, que, una vez atesoradas unas ganancias suculentas a costa de sus víctimas por cualquier razón, ha decidido pasar a engrosar el número de empresarios honorables.


Afirma el equipo de realización que " cuando se estrenó Kingsman: Servicio secreto del director Matthew Vaughn a principios del 2015, se comprobó por el efecto en los espectadores que la ficción de un servicio de inteligencia británico independiente y autofinanciado dedicado a velar por la seguridad del mundo que, gracias a su tapadera de los mejores sastres Londinenses, parecían recién salidos del escaparate de una boutique para caballeros de la mismísima Savile Row, agradaba a un público amplio. Los personajes también resultaban atractivos para los espectadores: Harry Hart o“Galahad”, un impecable gentleman y agente secreto interpretado por Colin Firth, un hombre con carisma, encanto y un paraguas de lo más letal, acompañado de Merlin (Mark Strong), el gurú tecnológico de la agencia, un escocés muy quisquilloso; Chester King o “Arthur” (Michael Caine), un líder con un lado oscuro y Roxy (Sophie Cookson), una joven recluta que rebosa ambición y, por último, pero no por ello menos importante, de Eggsy (Taron Egerton), un chaval barriobajero reclutado por el propio Harry, su protegido, quien se convertiría finalmente en un auténtico Kingsman, a pesar de ser un diamante en bruto. Al enfrentarlos a los bien diferente agentes norteamericanos, encabezados por Jeff Bridges, que si recuerda a alguien es al 'Gran Lewoski", aumenta el efecto que esta decisión podía tener."1 Un film interesante, entretenido y que no dudamos en recomendar.


1- Foxprensa.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario