Páginas vistas en total

Adsense




domingo, 3 de septiembre de 2017

La niebla y la doncella. Comentario.







MALTRATO A UNA MUJER POLICÍA (GUARDIA CIVIL)  QUE REÚNE TODOS LOS DEFECTOS DEL CANON DEL CONSTRUCTO PATRIARCAL


Ficha técnica, sinopsis, críticas, cartel, fotografías y trailer (Pinchad aquí)


Comentario:


Si la premisa para entender un film es que previamente se ha de haber leído la novela, en este caso de Lorenzo Silva, que escribe obras policíacas, protagonizadas por el brigada Bevilacqua y la cabo Chamorro, es que hay algo que el equipo de producción no ha entendido. No está claro si Andrés M.Koppel ha querido hacer de su sargento una réplica del policía que protagoniza 'Regression" de Alejandro Amenabar, machacada por la prensa, pero si esto es así ¿dónde están los top crítics españoles tan temibles para valorar la opera prima de este director debutante? ¿La saludan o la desprecian? Claro que después de poner una nota tan baja al film del director de Tesis ¿Qué nota podrían poner a esta película, acerca de cuyo subtexto prefiero no trasladar ninguna impresión?

Por desgracia tenemos que reproducir la cita de Peter Greenaway con la que abríamos un post acerca de las tres películas en DVD y Blu ray que circulan en el mercado, entre las que se encuentra 'El niño de Macon': "Tengo muchas quejas sobre el cine. Creo que, cuando se estableció a principios del siglo XX, se consideró que sería algo extraordinario, una forma de arte total, y no creo que haya alcanzado su potencial. Se suponía que sería la conjunción de las diversas disciplinas...pero creo que ha acabado por estar muy basado en la ilustración, tiene muy poco que ver con la cinematografía y está profundamente asociado con las librerías (...) Creo que, durante 115 años hemos visto libros ilustrados (...) el cine nunca ha llegado a ser autónomo, nunca ha llegado a ser él mismo. La mayoría de la gente, y aquí quiero provocar, son 'analfabetos visuales', no saben mirar las películas... "

"No es que no tenga nada que decir" 1, como afirma Jordi Costa en 'El País', es que dice más de  la cuenta, asociando a una mujer que osa entrar en cuerpos que permiten el uso de armas la estructura mental de una ninfómana y una psicópata, (no quiero entrar en el maltrato al constructo de género), una experta en crear relaciones tóxicas, destruir familias, y seducir a todo el que se mueve en el cuerpo. Frente a ella una cabo sosita, casta y eficiente. Tras una lección sobre novela policíaca, denominada con el término específico, whodunit, el crítico de 'El País' echa de menos que trate tangencialmente, o en realidad no trate, el tema de la corrupción política; aquí el problema se centra más bien en la podredumbre policial, sin las tablas que tienen los americanos para enfrentarse a este tema, que tiene su origen en 'La costa da Morte', encabezada por un  'Rey del mambo' y una mujer muy particular. Luís Martínez recurre a Unamuno para justificar su veredicto: " Imperfecta, ligeramente inclinada a la pomposidad, pero siempre atenta al vaho de las cosas, digámoslo así." Esto es lo que ocurre a quien, como yo, no ve las series de televisión españoleas, - solo de vez en cuando alguna que me interesa de cualquier otro país -, que nos perdemos estos referentes culturales que animan historias representadas por un elenco tan sólido. Y continúa: "La idea es detener la investigación de un asesinato en el lugar impreciso en el que cuesta distinguir a los héroes de los traidores, a los policías de los narcotraficantes, a los culpables de los inocentes. Y así hasta conseguir un thriller efectivo (quizá demasiado en su empeño de reproducir arquetipos) y perfectamente turbio. No es sólo noir, es, otra vez, niebla. La vida, que decía Unamuno." 2 Yo prefiero pensar que no es así, ya que la investigación se reinicia por la UCO por presiones de una persona influyente de Madrid, y, muy pronto, comienzas a sospechar lo que ocurre.

Lo que una siente al final es exactamente lo que afirma Beatriz Martínez: "(...) los que vuelven a encontrarse para intentar esclarecer el misterioso asesinato de un joven en la isla de la Gomera tres años atrás en lo que parece constituir un caso de negligencia por parte de las autoridades locales. Pistas falsas, informantes secretos, tráfico de estupefacientes, mafias, corrupción, prostitución… muchos son los caminos que parecen abrirse a lo largo de la investigación. Pero todos esos hilos argumentales que podían haber servido para dotar de consistencia al relato, en realidad funcionan por acumulación, no sirven para que la narración se desarrolle sino para embarullarla hasta dejar al espectador con la sensación de no haber entendido la resolución de la trama. "3  Lo cierto es que solo sirven para escandalizar a los espectadores más conservadores de la sala, reafirmar los roles del hombre y la mujer, utilizando paradójicamente la ambivalencia sexual, con tan mala pata que producen el efecto contrario, y presentar a los guardia civiles, con la excepción del villano de la historia, como unos jóvenes exangües y necesitados de vitaminas, que hablan como los pijos del Barrio de Salamanca de Madrid. Lo siento, pero no veo la niebla de Unamuno y menos la doncella, al menos en el sentido clásico de la virginidad, especialmente cuando el que parece el tema central es secundario, y los verdaderos protagonistas si están cubiertos por alguna niebla es la que les proporciona  la mafia y el ejercicio de su cargo.



1. Expediente rutinario. Diario 'El País', 31 de agosto de 2017. 2
'La niebla y la doncella': entre lo turbio y lo rígido. Diario 'El Mundo', 31 de agosto de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario