Páginas vistas en total

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Su propia víctima.




EL CRIMINAL, AL MENOS EN CIERTAS FICCIONES, NUNCA GANA


Ficha técnica, sinopsis, cartel y trailer . (Pinchad aquí)



Crítica:


Paul Henreid recibió el encargo de aprovechar el impacto que produjo en la opinión pública y los espectadores el éxito de Robert Aldrich en su tremenda película ¿Que fue de Baby Jane?, pero convirtió a Bette Davis en una parodia de sí misma, que no solo no reflotó a una estrella en decadencia, sino que no logró ni aproximarse a los aspectos más sórdidos del film que frenó la decadencia de la actriz, aunque no esté libre de alguno de ellos. El trabajo espeluznante que hizo Aldrich es difícilmente igualable, en el fondo, en la forma y el background.

La ambientación con música diegética de una batería de swing parece haber inspirado a cineastas posteriores, con el toque más agresivo que imprime carácter. Pero ya estábamos en 1964, en vísperas de una revolución que iba a cambiarlo todo y arrastrar consigo a viejas estrellas como Bette Davis, ya fuera como  femmes fatales o divas de su propia historia y, aunque siguió haciendo algunas películas hasta más de veinte años después, ya nunca volvería a brillar como en sus mejores y cuestionados tiempos. La revista Time dijo de su actuación en este film : " «su interpretación, no es realmente una actuación, es alardear descaradamente. ¡Pero intente mirar para otro lado!» 1

Este fue quizá el último intento no fallido del todo de la actriz de recuperar parte del esplendor perdido, pero se tradujo en un thriller sin pasión, ni emoción, un enredo plano basado en la existencia de dos hermanas gemelas, que permite a la vieja gloria estar permanentemente en pantalla, rodeada de actores de la talla de Karl Manden o Peter Lawford que no pueden hacer nada para evitar el naufragio,de un film realizado en 1964, en blanco y negro, rememorando la época del glamour y de las divas, que ya empezaba a carecer de sentido. Un título que promete, pero no da lo que sugiere.






1. Ringgold (1968) pág 178.



No hay comentarios:

Publicar un comentario