Páginas vistas en total

viernes, 27 de octubre de 2017

El secreto de Marrowbone. Crítica.





Ficha técnica, El film en el Festival de San Sebastián, cartel y trailer. (Pinchad aquí)


Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice, cartel, fotografías y trailer (Pinchas aquí).



EL ESPEJO LACANIANO



Crítica:


Sergio G. Sánchez debuta detrás de las cámaras con un film de terror, o mejor un thriller psicológico, mostrando, desde un principio la cercanía del cineasta a Juan Antonio Bayona, con  el que ha colaborado como guionista  en 'El orfanato' y 'Lo imposible', así como la sombra que se proyecta sobre ambos de Alejandro Amenabar, dejándose seducir por el espejo lacaniano para difundir una gran perturbación e inquietud en un espectador que siente que el relato discurre por los límites  que separan la ficción de la realidad, poniéndolo en una situación de alerta, en una tesitura escalofriante y amenazadora que lo prepara para el más que probable susto que le haga saltar de su butaca cuando menos se lo espere, y por mucho que lo espere.Y en eso consiste el juego, en el que acierta más de una vez el realizador.

Una línea marcada en un suelo de madera polvorienta por una bota desgastada nos advierte de que debemos dejar atrás nuestras experiencias vitales y penetrar en un mundo nuevo y desconocido, en el que los espejos servirán de guía  al espectador avisado, conocedor del género, embargado por una profunda desazón, hasta que, bien avanzado el film, y conocidos ciertos datos que lo van poniendo en situación y lo preparan para el espectacular giro final, va descubriendo poco a poco de qué nos hablan esos espejos, muy ricos semánticamente y habituales en los dramas psicólogicos que nos ayudan a detectar no solo nuestro alter ego, sino, en función de su fragmentación, la posibilidad de existencia de trastornos psíquicos de personalidad múltiple. Sergio G.Sánchez no es muy explícito en la conclusión del relato y deja cierta libertad de interpretación al espectador que ha asistido a la representación. Una fotografía final se convierte en la inductora de la duda.

Se ha jugado mucho con los espejos que dejan ver al hombre lo único que el hombre no ve: su propio rostro. Una realidad que hizo que Narciso se enamorara de sí mismo cuando vio su imagen reflejada en el río, lo que ha servido de inspiración a las metáforas que ilustran los filmes psicológicos. Pero también han tenido su papel en las obras en que sus protagonistas son muertos vivientes, cuyo ectoplasma no se refleja en sus brillantes superficies. Segio G.Sanchez va a jugar a todas estas posibilidades, a las que se añaden connotaciones de la opresión de la sociedad patriarcal, del miedo al padre que maltrata a su familia, abusa de sus hijos y los fagocita, y que acaba siendo para ellos un monstruo, que habita en el ático o en el sótano de la casa. Con todo esto va a jugar el  director, que consigue mantener engañado a su público durante gran parte de la historia.

Si estos elementos no son suficientemente intranquilizadores, se acentúan con una puesta en escena que convierte la gran mansión, cada estancia, cada una de sus paredes decadentes en un elemento del horror, que contrasta con la vitalidad de aquellos pequeños espacios que habitan sus ocupantes, que despiden cierto calor; traspasados sus umbrales, la amenaza se siente en cada rincón que recorren los hermanos, que evocan a los estremecedores niños de Alejandro Amenábar, protagonistas de 'Los otros'. El secreto de los Marrowbone planea sobre un público expectante, que desea que le den datos para ir resolviendo sus expectativas y que quizá echa de menos, al principio del film, un ritmo mas marcado, porque sospecha que lo que se les esconde no es nada agradable.

Un nuevo director que  incluimos en nuestro haber cinematográfico y que indica que nuestro cine ha emprendido el  camino correcto. Un camino que ya habían emprendido otros, que con frecuencia citamos en nuestro blog.



No hay comentarios:

Publicar un comentario