Páginas vistas en total

lunes, 30 de octubre de 2017

Excision. Richard Bates Jr. Crítica









LA CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA



Ficha técnica, intérpretes, sinopsis, distinciones, lo que se dice, crítica, fotografías, cartel y trailer. (Pinchad aquí). 



Crítica: 



Richard Bates Jr. es conocido por sus tremendas películas, de las que la opera prima es precisamente Excision, seguida de 'Suburban Gothic' (2014) y 'Trash Fire' (2016). En Excision, un film ecléctico difícil de clasificar porque confluyen en él diferentes géneros, es de tal radicalismo visual que acaba haciendo sonreír más de una vez al espectador. Su protagonista, Pauline, interpretada magistralmente por AnnaLine McCord, muestra su  capacidad para convencer al que la mira que está ante una perfecta desequilibrada, la hija que pocos desearían tener, la compañera asusta-acosadores, la amante desaprensiva y la chica que desea ser cirujano de mayor, que acostumbra a asociar con su regla en los sueños y desarrolla pensamientos espeluznantes, consciente de donde reside su 'Talón de Aquiles', que emite sin cesar llamadas de socorro que nadie escucha.







Tanto Pauline como su hermana Grace (Ariel Winther) están integradas en una familia tradicional norteamericana, perteneciente a la clase media, en la que domina la madre, Phyllips (Traci Lords), que intenta evitar que nadie en su casa incumpla las normas de la 'buena sociedad' establecida en el típico suburbio constituido por casas exentas, en el que, con frecuencia, la relación entre los vecinos puede llegar a ser distante y, como en este caso, favorece la tragedia. Las dos hijas del matrimonio Cooper padecen una enfermedad grave, metafórica o no, lo que las aísla de las jóvenes de su edad. Grace tiene un novio virtual y  ambas apenas pueden soportar el contacto físico con los jóvenes del sexo opuesto que la madre ve, incapaz de vislumbrar el enorme peligro que rodea a sus hijas, son satisfacción las escasas veces que se produce.







Las imágenes son más escatológicas que terroríficas. No hay sustos, sólo pesadillas surrealistas y muy sangrientas que convierten la película de Richard Bates Jr., que se homenajea a sí mismo en el propio film, en una sucesión de horrores, tan desmadrada y bizarra que provoca el efecto contrario al que muchos de los que huyen de este tipo de películas con tan solo mirar el cartel, ni siquiera sospecha: la sonrisa abierta del público que aguanta en su butaca hasta el final. Un film al que no se le puede negar que es diferente a todo lo que cualquiera haya podido ver hasta el momento, pero del que deben abstenerse los espectadores demasiado convencionales, que padecen, como se puede observar cada semana en las salas, con relatos mucho más moderados. La cuestión reside en saber si esto es un valor o no.






En su elenco cuenta con Traci Lords, que saltó a la fama cuando se descubrió que la mayor parte de sus películas pornográficas siendo menor de edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario